DESDE EL PARQUET

PharmaMar, subidas potenciales

Las buenas no­ti­cias sobre PharmaMar han de­vuelto la con­fianza a los ac­cio­nistas des­pués del bajón a partir de fi­nales de sep­tiem­bre. La bio­tec­no­ló­gica ha al­can­zado un acuerdo ex­clu­sivo con la ja­po­nesa Chugai Pharmaceutical para la li­cen­cia, desa­rrollo y co­mer­cia­li­za­ción en Japón del an­ti­tu­moral de origen ma­rino, PM1183 -lurbinectedina.

Según los términos del acuerdo, PharmaMar recibirá un pago inicial de 30 millones de euros y royalties de dos dígitos escalonados. Percibirá además otros pagos en función de si se cumplen determinados hitos tanto relativos al desarrollo clínico como a ventas. El importe potencial en su conjunto podría elevarse por encima de los 100 millones de euro, según estimaciones de la compañía. Un 16% de su capitalización actual.

La biotecnológica española continuará llevando a cabo las actividades de desarrollo clínico de PM1183 para las dos primeras indicaciones en Japón (cáncer de ovario resistente a platino y cáncer de pulmón microcítico), mientras Chugai realizará pagos por milestones al comienzo de dichos estudios y se encargará del proceso de registro en este territorio. La japonesa tendrá además los derechos para llevar a cabo el desarrollo clínico en Japón en otras indicaciones, pudiendo contribuir al desarrollo global de la molécula.

PharmaMar conservará los derechos de producción de lurbinectedina en exclusiva y suministrará el principio activo a la compañía japonesa. Este acuerdo supone reforzar la alianza estratégica de la cotizada española con Chugai en su esfuerzo común por crear fármacos innovadores de origen marino en el tratamiento contra el cáncer. Ambas sociedades esperan ahora recibir pronto la aprobación de las autoridades a partir de los resultados clínicos obtenidos y también a partir de los nuevos resultados que vendrán en el futuro”. Desde el punto de vista técnico, la acción de Pharmamar ha vivido un año realmente complicado, con grandes vaivenes, que va camino de salvar con ligeras subidas. El valor tocó mínimos anuales en 1,72 euros por acción a mediados de febrero para luego dispararse hasta los 3,19 euros, máximos anuales, en abril, al calor de la publicación en la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer de los avances en los estudios de sus diferentes productos anticancerígenos. A partir de ese momento, los títulos han experimentado fuertes altibajos hasta entrar en los últimos meses en un proceso de consolidación en torno a los 2,4 euros por acción. Con el acuerdo con Chugai como catalizador, los expertos esperan ahora un nuevo movimiento al alza al menos hasta los 3 euros, donde se encuentra su principal zona de resistencia en la actualidad.

Artículos relacionados