La concesionaria renegocia deuda por 5.500 millones y se ahorra 70 millones anuales

Abertis da por perdidos los 300 millones invertidos en las radiales en quiebra

Reynés asegura, en cambio, que los bancos van a cobrar porque tienen el aval del Estado

Abertis
Abertis

Abertis se ha aprovechado de la bajada de los tipos de interés y de los mercados financieros para refinanciar la parte de su deuda -unos 5.500 millones de euros en los últimos tres años- que estaban próximos a vencer, operación por la que la compañía ha conseguido ahorrarse unos 70 millones de euros anuales. El grupo ha cambiado deuda antigua al 4% por deuda nueva a un 1% a un plazo de diez años.

La con­ce­sio­naria de au­to­pistas está sa­cando un gran par­tido a los mer­cados y re­cortar sen­si­ble­mente sus costes fi­nan­cie­ros. La em­presa ha apro­ve­chado el mo­mento para crecer tanto a nivel or­gá­nico como inor­gá­nico, con unas in­ver­siones glo­bales a lo largo de 2016 que as­cen­dieron a 2.700 mi­llones de eu­ros. Entre otras ope­ra­cio­nes, des­taca la compra de la ita­liana A4 Holding y la toma de con­trol de la chi­lena Autopista Central. De los 2.700 mi­llo­nes, unos mil mi­llones se han des­ti­nado al plan Relance de Francia y con­ce­siones de au­to­pistas en Brasil.

Al igual que el resto de las grandes em­presas cons­truc­toras y con­ce­sio­na­rias, Abertis logra el 70% de sus in­gresos en el ex­te­rior y el 30% res­tante en el mer­cado es­pañol. Es de­cir, la apuesta a medio y largo plazo de la com­pañía que pre­side Salvador Alemany pasa por el ne­gocio in­ter­na­cio­nal, bá­si­ca­mente en Latinoamérica (Argentina, Puerto Rico, México), Brasil, EEUU, Francia, Reino Unido e Italia.

En estos paí­ses, será donde se con­cen­trarán bá­si­ca­mente los grandes ob­je­tivos del nuevo plan es­tra­té­gico pre­visto para 2018 en el que ya tra­baja la com­pañía y que pre­sen­tará a fi­nales de 2017. “Somos una com­pañía in­ter­na­cional y es­paño­la”, dijo el con­se­jero de­le­gado Francis Reynés, en la copa de Navidad de la em­presa. El primer eje­cu­tivo señaló que es­taban es­pe­ran­zados al contar con un Gobierno. ”Esperamos que surjan nuevas opor­tu­ni­dades para nuestro ne­go­cio”, co­mentó.

Inversión per­di­da

Reynés re­co­noció pos­te­rior­mente en un corro con pe­rio­distas que el grupo se equi­vocó en la in­ver­sión que hi­cieron de las ra­diales de Madrid R-2, R-3, R-4 y R-5, ac­tual­mente en quie­bra, y por las que el grupo ha de­bido pro­vi­sionar los 300 mi­llones de euros in­ver­tidos en su mo­mento.

En Abertis, dan ya prác­ti­ca­mente por per­dida la in­ver­sión rea­li­zada porque con­si­deran que no la van a poder re­cu­pe­rar. Reynés llegó a ad­mitir que las cosas no se hi­cieron bien en cuanto a las es­ti­ma­ciones de trá­fico y que se equi­vo­caron con el ne­gocio que podía ge­ne­rarse. “Los únicos que van a co­brar parte de la deuda que se les debe serán los ban­cos”, re­co­no­ciendo que las con­ce­sio­na­rias y cons­truc­toras son las grandes per­de­do­ras, no los bancos porque cuentan con el aval del Estado.

El con­se­jero de­le­gado ra­ti­fi­caba prác­ti­ca­mente el mismo men­saje que su pre­si­dente, Salvador Alemany, había lan­zado un día antes en Barcelona en el sen­tido de que quien ha in­ver­tido en las ocho au­to­pistas de­cla­radas en quiebra -constructoras y con­ce­sio­na­rias- “ha per­dido la in­ver­sión”. Por este mo­tivo, el primer eje­cu­tivo con­si­dera que es ne­ce­sario rea­lizar por parte del Gobierno y de las em­presas un de­bate sobre el desa­rrollo y man­te­ni­miento de las in­fra­es­truc­turas en España.

En el caso de Abertis, en la com­pañía se sos­tiene que, cuando se planteó in­vertir en di­chos pro­yec­tos, no lo veían nada claro, ya que al lado de di­chas ra­diales había au­to­vías que iban a restar ne­go­cio. Sin em­bargo, al ser lí­deres en con­ce­sio­nes, pen­saron que la em­presa tam­poco podía au­to­ex­cluirse y de­ci­dieron que de­bían apa­recer en los nuevos pro­yec­tos. Abertis forma parte del con­sorcio Accesos de Madrid in­te­grado tam­bién por ACS, Sacyr y Bankia.

La em­presa se muestra a favor de que, una vez ex­piren los con­tratos de con­ce­sión de las au­to­pistas es­paño­las, no re­viertan al Estado y se con­vo­quen nuevos con­cur­sos, con un peaje más eco­nó­mico y que in­cluya el man­te­ni­miento de la vía. La AP-7 entre Tarragona y Alicante y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz son las pri­meras cuyo plazo de con­ce­sión ex­pira pró­xi­ma­mente, con­cre­ta­mente en 2019 y 2021. El an­te­rior Gobierno de Rajoy se mostró par­ti­dario de que las au­to­pistas en las que venza el con­trato pasen a ser ges­tio­nadas por el Estado.

Respecto al as­pecto in­ter­na­cio­nal, en Abertis con­fían en la re­cu­pe­ra­ción de Brasil y que surjan nuevas opor­tu­ni­dades de ne­gocio en Argentina con el nuevo Gobierno de Mauricio Macri. Las tres grandes preo­cu­pa­ciones se con­cen­tran en las in­cer­ti­dum­bres ge­ne­radas tras el Brexit, el re­fe­réndum de Italia y las fu­turas elec­ciones en Francia. La lle­gada de Donald Trump a la Casa Blanca es otro in­te­rro­gante sobre lo que puede su­ceder a fu­turo en Estados Unidos.

Reynés se mostró tran­quilo sobre el ac­tual ac­cio­na­riado de la com­pañía donde Criteria Caixaholding es su prin­cipal ac­cio­nista con un 22,73%. Inmobiliaria Espacio con­trola un 4,24% del ca­pi­tal. El free float que su­pera más del 70% in­cluye el 10% de Capital Research, un 3,04% de Lazard y otro 3,017% de BlackRock. Ocho de sus 15 con­se­jeros son in­de­pen­dien­tes.

Artículos relacionados