La con­ce­sio­naria re­ne­gocia deuda por 5.500 mi­llones y se ahorra 70 mi­llones anuales

Abertis da por perdidos los 300 millones invertidos en las radiales en quiebra

Reynés ase­gura, en cam­bio, que los bancos van a co­brar porque tienen el aval del Estado

Abertis
Abertis

Abertis se ha apro­ve­chado de la ba­jada de los tipos de in­terés y de los mer­cados fi­nan­cieros para re­fi­nan­ciar la parte de su deuda -unos 5.500 mi­llones de euros en los úl­timos tres años- que es­taban pró­ximos a ven­cer, ope­ra­ción por la que la com­pañía ha con­se­guido aho­rrarse unos 70 mi­llones de euros anua­les. El grupo ha cam­biado deuda an­tigua al 4% por deuda nueva a un 1% a un plazo de diez años.

La concesionaria de autopistas está sacando un gran partido a los mercados y recortar sensiblemente sus costes financieros. La empresa ha aprovechado el momento para crecer tanto a nivel orgánico como inorgánico, con unas inversiones globales a lo largo de 2016 que ascendieron a 2.700 millones de euros. Entre otras operaciones, destaca la compra de la italiana A4 Holding y la toma de control de la chilena Autopista Central. De los 2.700 millones, unos mil millones se han destinado al plan Relance de Francia y concesiones de autopistas en Brasil.

Al igual que el resto de las grandes empresas constructoras y concesionarias, Abertis logra el 70% de sus ingresos en el exterior y el 30% restante en el mercado español. Es decir, la apuesta a medio y largo plazo de la compañía que preside Salvador Alemany pasa por el negocio internacional, básicamente en Latinoamérica (Argentina, Puerto Rico, México), Brasil, EEUU, Francia, Reino Unido e Italia.

En estos países, será donde se concentrarán básicamente los grandes objetivos del nuevo plan estratégico previsto para 2018 en el que ya trabaja la compañía y que presentará a finales de 2017. “Somos una compañía internacional y española”, dijo el consejero delegado Francis Reynés, en la copa de Navidad de la empresa. El primer ejecutivo señaló que estaban esperanzados al contar con un Gobierno. ”Esperamos que surjan nuevas oportunidades para nuestro negocio”, comentó.

Inversión perdida

Reynés reconoció posteriormente en un corro con periodistas que el grupo se equivocó en la inversión que hicieron de las radiales de Madrid R-2, R-3, R-4 y R-5, actualmente en quiebra, y por las que el grupo ha debido provisionar los 300 millones de euros invertidos en su momento.

En Abertis, dan ya prácticamente por perdida la inversión realizada porque consideran que no la van a poder recuperar. Reynés llegó a admitir que las cosas no se hicieron bien en cuanto a las estimaciones de tráfico y que se equivocaron con el negocio que podía generarse. “Los únicos que van a cobrar parte de la deuda que se les debe serán los bancos”, reconociendo que las concesionarias y constructoras son las grandes perdedoras, no los bancos porque cuentan con el aval del Estado.

El consejero delegado ratificaba prácticamente el mismo mensaje que su presidente, Salvador Alemany, había lanzado un día antes en Barcelona en el sentido de que quien ha invertido en las ocho autopistas declaradas en quiebra -constructoras y concesionarias- “ha perdido la inversión”. Por este motivo, el primer ejecutivo considera que es necesario realizar por parte del Gobierno y de las empresas un debate sobre el desarrollo y mantenimiento de las infraestructuras en España.

En el caso de Abertis, en la compañía se sostiene que, cuando se planteó invertir en dichos proyectos, no lo veían nada claro, ya que al lado de dichas radiales había autovías que iban a restar negocio. Sin embargo, al ser líderes en concesiones, pensaron que la empresa tampoco podía autoexcluirse y decidieron que debían aparecer en los nuevos proyectos. Abertis forma parte del consorcio Accesos de Madrid integrado también por ACS, Sacyr y Bankia.

La empresa se muestra a favor de que, una vez expiren los contratos de concesión de las autopistas españolas, no reviertan al Estado y se convoquen nuevos concursos, con un peaje más económico y que incluya el mantenimiento de la vía. La AP-7 entre Tarragona y Alicante y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz son las primeras cuyo plazo de concesión expira próximamente, concretamente en 2019 y 2021. El anterior Gobierno de Rajoy se mostró partidario de que las autopistas en las que venza el contrato pasen a ser gestionadas por el Estado.

Respecto al aspecto internacional, en Abertis confían en la recuperación de Brasil y que surjan nuevas oportunidades de negocio en Argentina con el nuevo Gobierno de Mauricio Macri. Las tres grandes preocupaciones se concentran en las incertidumbres generadas tras el Brexit, el referéndum de Italia y las futuras elecciones en Francia. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca es otro interrogante sobre lo que puede suceder a futuro en Estados Unidos.

Reynés se mostró tranquilo sobre el actual accionariado de la compañía donde Criteria Caixaholding es su principal accionista con un 22,73%. Inmobiliaria Espacio controla un 4,24% del capital. El free float que supera más del 70% incluye el 10% de Capital Research, un 3,04% de Lazard y otro 3,017% de BlackRock. Ocho de sus 15 consejeros son independientes.

Artículos relacionados