El TJUE or­dena a la banca de­volver todo lo co­brado de más por las cláu­sulas suelo

La sentencia europea sobre las cláusulas suelo costará 7.500 millones a la banca

Las en­ti­dades ten­drán que de­volver lo co­brado de más desde la firma del con­trato hi­po­te­cario

Tribunal de Justicia Europeo
Tribunal de Justicia Europeo

La Justicia eu­ropea ha sen­ten­ciado este miér­coles que la banca es­pañola tendrá que de­volver la to­ta­lidad de lo in­gre­sado por las cláu­sulas suelo hi­po­te­ca­rias desde el mo­mento de la firma. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) zanja así de forma de­fi­ni­tiva el de­bate ju­rí­dicio y eco­nó­mico sobre esta fi­gura ban­ca­ria, ha­ciendo oídos sordos a la ju­ris­pru­dencia del Tribunal Supremo y al dic­tamen del Abogado General de la UE, que se ma­ni­festó en contra de la re­tro­ac­ti­vi­dad. El coste para la banca es­pañola se es­tima en más de 7.500 mi­llones de eu­ros, según el Banco de España.

Las cláusulas suelo se han convertido en la representación de los abusos bancarios que tuvieron lugar de forma masiva durante los años de la burbuja inmobiliaria, y que han llevado a la refundación del sector financiero de nuestro país.

Este ingenio financiero, consistente en la aplicación de un límite mínimo a las bajadas del Euribor con el fin de impedir que el usuario se beneficie de los descensos de la tasa, ha estado en el epicentro de una auténtica guerra judicial que con la decisión del TJUE llega a un punto de inflexión.

Abusivas, y por tanto nulas La sentencia, emitida esta mañana, deja clara la nulidad de pleno derecho de esta polémica figura contractual: "La declaración judicial del carácter abusivo de una cláusula debe tener como consecuencia el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula. Por consiguiente, la declaración del carácter abusivo de las cláusulas suelo debe permitir la restitución de las ventajas obtenidas indebidamente por el profesional en detrimento del consumidor".

La disputa sobre la retroactividad total o parcial de estas cláusulas tuvo su origen en una sentencia del Tribunal Supremo (TS) de mayo de 2013. El Alto Tribunal condenó a BBVA, Abanca y Cajamar por la falta de transferencia en la comercialización de hipotecas con 'suelos'. El fallo obligaba a las entidades a reembolsar lo cobrado de forma abusiva, pero sólo a partir de la fecha de la sentencia, sin que existiera el deber de devolver lo percibido anteriormente.

El dictamen del TJUE deja en evidencia el criterio del máximo órgano jurisdiccional español, poniendo en solfa la restricción establecida por éste al reembolso de los importes cobrados de más. "La jurisprudencia española que limita en el tiempo los efectos de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo es incompatible con el Derecho de la Unión", afirma la sentencia.

La decisión de la Justicia europea hace caso omiso a las conclusiones emitidas el pasado mes de julio por el Abogado General de la UE, Paolo Mengozzi, quien echó mano de argumentos políticos para justificar la limitación temporal de las devoluciones, al aducir que la retroactividad total implicaría un fuerte impacto en los balances de los bancos y, por ende, repercusiones negativas para la recuperación de la Economía.

Lo que les tocará pagar

Según los cálculos del Banco de España (BDE), la condena a reembolsar a los afectados la totalidad de lo cobrado supondrá para el sector financiero español una factura conjunta de unos 7.500 millones de euros, que las entidades sufrirán de forma dispar.

(@josesmendoza81)

Artículos relacionados