MONITOR DE LATINOAMÉRICA

El área cerrará en conjunto 2016 con una caída del PIB superior a la prevista

Recuperación sin alegrías en 2017 para la economía regional

Argentina y Brasil recobrarán el pulso y sólo Venezuela continuará en recesión

CEPAL
CEPAL

Latinoamérica recobrará la senda del crecimiento en 2017, aunque con un discreto avance del 1,3%, después de encadenar dos años de recesión. La desaceleración habrá sido este año 2016 que acaba más aguda de lo previsto, con una caída del PIB regional del 1,1%, tras un descenso del 0,5% en 2015, según las nuevas proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y Caribe (Cepal).

Cuatro países ce­rrarán el año en de­clive: Brasil caerá el 3,6%; Argentina (pese al cambio de rumbo) y Ecuador lo harán el 2% y Venezuela, que suma ya tres años en caída li­bre, el 9,7%.

El año que viene so­la­mente Venezuela se man­tendrá su­mida en pe­ríodo re­ce­sivo, si bien mo­de­rará a la mitad la caída del PIB res­pecto a este año (-4,7%). Tanto el gi­gante re­gio­nal, Brasil, como Ecuador reanu­darán el cre­ci­miento, aunque con avances mí­nimos del 0,4% y del 0,3%. Con más fuerza se su­mará a la ex­pan­sión Argentina (2,3%), im­pul­sada por la nueva ruta eco­nó­mica que la Administración Macri ha im­ple­men­tado du­rante el úl­timo año.

La mo­desta ex­pan­sión de 2017 obe­de­cerá a una me­jora de los pre­cios de las ma­te­rias primas que be­ne­fi­ciará es­pe­cial­mente a Sudamérica, cuyo PIB cre­cerá el 0,9%. La mayor de­manda ex­terna y la re­cu­pe­ra­ción del co­mercio in­tra­rre­gional por el mejor desem­peño de las eco­no­mías del sur darán un balón de oxí­geno a Latam.

Pero la in­cer­ti­dumbre del con­texto in­ter­na­cional tendrá im­pacto y con­tri­buirá a acen­tuar di­fe­ren­cias su­bre­gio­nales según la orien­ta­ción pro­duc­tiva y co­mer­cial de cada país. El Caribe cre­cerá el 1,3%, im­pul­sado por la ac­ti­vidad tu­rís­tica, y Centroamérica, el 3,7%. Entre las som­bras que se ciernen sobre la re­gión está el fu­turo de los tra­tados co­mer­cia­les, en es­pe­cial el TLC nor­te­ame­ri­cano y el TPP, así como el com­plejo mo­mento que vive la UE. Fortaleza pe­ruana y de­bi­lidad me­xi­cana Entre las grandes eco­no­mías y las eco­no­mías emer­gen­tes, so­la­mente Perú se si­tuará en el grupo de fuerte cre­ci­miento el año que viene. Dominicana ex­pe­ri­men­tará el mayor avance re­gional (6,2%, tras el 6,4% de 2016), se­guida por Panamá (5,9%, tras un 5,2%) y Nicaragua (4,7% des­pués de un 4,8%). Perú y Costa Rica pro­gre­sarán el 4% (3,9% en 2016) y Bolivia y Paraguay lo harán el 3,8% (tras tasas del 4% y 4,1% en 2016). Honduras ano­tará un avance del 3,4% (3,5% en 2016) y Guatemala, del 3,3%, como el año pre­vio. A la no­table re­cu­pe­ra­ción de Argentina y a la muy débil de Brasil se su­marán cre­ci­mientos preo­cu­pan­te­mente mo­de­rados en México (1,9% tras el 2% de 2016) y Chile (2% des­pués del 1,6%) y más ro­bustos en Colombia (un 2,7% que su­cede al 2% de 2016). Uruguay avan­zará el 1% (0,6% este año), Cuba, el 0,9% (0,4% en 2016) y El Salvador, el 2,2% (igual que en 2016).

En cuanto al año que acaba, la re­gión fi­na­li­zará con una con­trac­ción media del 1,1% que oculta grandes di­fe­ren­cias: Sudamérica será la su­bre­gión más afec­tada, con una caída del PIB del 2,4%, mien­tras que el Caribe se con­traerá el 1,7% y Centroamérica tendrá un cre­ci­miento del 3,6%. Consecuencia de dos años de re­ce­sión, el paro se habrá de­te­rio­rado este año y aca­bará en una tasa del 9%, muy su­pe­rior al 7,4% de 2015, según Cepal.

Es algo que cons­tata tam­bién la OIT en su “Panorama Laboral 2016 de América Latina y el Caribe", en el que ex­presa su in­quietud y señala que la tasa media de de­socu­pa­ción habrá subido al 8,1%, la más alta en una dé­cada (6,6% en 2015), lo que im­plica unos cinco mi­llones de pa­rados más en una re­gión cuyo des­em­pleo ofi­cial sube ya a 25 mi­llones de tra­ba­ja­do­res. “El pa­no­rama la­boral de la re­gión em­peoró en el 2016, con un au­mento abrupto de la de­socu­pa­ción y la in­for­ma­lidad y un des­censo de la ca­lidad del em­pleo”.

La in­fla­ción ano­tará ni­veles di­fe­rentes según su­bre­gio­nes. En Sudamérica habrá pa­sado del 9,2% en sep­tiembre de 2015 al 10,9% en igual mes de 2016, mien­tras que en Centroamérica y México lo habrá hecho del 2,5% al 3,4%.

Según la se­cre­taria ge­neral de Cepal, Alicia Bárcena, la re­gión está en un “punto de in­fle­xión”. “Latinoamérica vol­verá a cre­cer, pero de forma mo­de­rada y sin mo­tores claros que la im­pul­sen. Y la re­cu­pe­ra­ción será frágil mien­tras se man­tengan las in­cer­ti­dum­bres del con­texto eco­nó­mico, en par­ti­cular las ten­den­cias pro­tec­cio­nistas re­cien­te­mente ob­ser­va­das”.

Ante esta co­yun­tura, el or­ga­nismo re­co­mienda se­guir fo­men­tando la in­ver­sión con po­lí­ticas eco­nó­micas con­tra-­cí­cli­cas, un au­mento de la pro­duc­ti­vidad y me­didas fis­cales ac­tivas e in­te­li­gen­tes, además de más ac­ciones para re­ducir la eva­sión fiscal (se sitúa en el 6,7% del PIB re­gio­nal); un mayor con­trol del gasto pú­blico; una re­vi­sión de la es­truc­tura de sub­si­dios (especialmente a los com­bus­ti­bles) y una reorien­ta­ción hacia la pro­mo­ción de in­ver­sio­nes.

Artículos relacionados