Monitor del Seguro

Las garantías a largo plazo, clave de la solvencia del sector

Muy buena nota en las pruebas de estrés

El 97% de los fondos propios es de máxima calidad y sin riesgo

Aseguradoras
Aseguradoras

El seguro español goza de muy bueba salud. La Autoridad Europea de Seguros y Planes de Pensiones (Eiopa) acaba de publicar los resultados de los test de estrés realizados al sector asegurador. El examen se ha realizado a 236 compañías de 30 países. En conjunto, las entidades de la muestra gestionan 6,3 billones en activos, casi el 60% del mercado asegurador europeo, y mantienen unas provisiones técnicas de 5,2 billones. España -es decir, sus aseguradoras- ha superado con creces la prueba.

Para rea­lizar estas pruebas de re­sis­tencia la au­to­ridad eu­ropea ha so­li­ci­tado a las en­ti­dades su si­tua­ción de sol­vencia ante un es­ce­nario base fi­jado en fun­ción de los cri­te­rios de Solvencia II, ré­gimen pru­den­cial en vigor desde el pa­sado 1 de enero de 2016, y que se apoya en un prin­cipio ge­neral clave para en­tender el examen y sus re­sul­ta­dos: una en­tidad ase­gu­ra­dora debe de tener ac­tivos su­fi­cien­tes, una vez va­lo­rados con­forme al mer­cado, para cu­brir los pa­si­vos; en el pa­sivo del ase­gu­rador debe existir una di­fe­rencia entre los com­pro­misos y los ac­tivos que res­ponden por los mis­mos. Son los fondos pro­pios.

Estos fondos pro­pios tienen dos com­po­nentes bá­si­cos, el SCR o el ca­pital de sol­vencia obli­ga­to­rio; y el MCR, el re­que­ri­miento mí­nimo de ca­pital o el nivel de fondos pro­pios por de­bajo del cual la en­tidad ase­gu­ra­dora de­berá cesar su ac­ti­vi­dad. Dicho esto, el epi­centro de todo el pro­ceso de Solvencia II es el cálculo del ca­pital de sol­ven­cia, el SCR. Y sobre él hay que tener en cuenta va­rias co­sas. En primer lu­gar, que al menos la mitad debe ser Tier 1; y en se­gundo, que el ratio Fondos Propios/SCR debe ser, ideal­mente, su­pe­rior al 100%, aunque un valor por de­bajo de dicho lí­mite, es­pe­cial­mente si es cer­cano al mismo, no quiere decir ne­ce­sa­ria­mente que la en­tidad esté en si­tua­ción grave. El por­cen­taje por en­cima de 100% lo que nos dice es cuál es la can­tidad de fondos li­bres o su­pe­rá­vit.

Teniendo esto en cuenta, desde un punto de vista agre­gado, el se­guro eu­ropeo no tiene pro­blemas de ca­pi­ta­li­za­ción. El ratio SCR es del 196%. Solo dos com­pañías, el 0,02% de los ac­tivos to­tales de la mues­tra, re­por­taron un ca­pital de sol­vencia obli­ga­torio por de­bajo del 100%. Y la ca­lidad de los fondos pro­pios es ele­vada, el 90% del SCR es Tier 1.

Esto en ge­ne­ral, pero ¿cuál es la si­tua­ción de las ase­gu­ra­doras es­paño­las? Es buena. El ratio SCR es li­ge­ra­mente in­fe­rior a la media eu­ro­pea, del 192%; y el 97% del total de fondos pro­pios es de má­xima ca­li­dad. Peor ratio SCR tienen Portugal (112%), Grecia (141%), Reino Unido (142%), Luxemburgo (158%), o Holanda (161%). Y me­jor, o mucho mejor en al­gunos ca­sos, están las ase­gu­ra­doras de, por ejem­plo, Polonia (320%), Dinamarca (285%), Chipre (278%), Eslovenia (275%), Alemania (272%), Italia (243%) o Bélgica (206%).

Una de las claves de la ele­vada ca­pi­ta­li­za­ción de las ase­gu­ra­doras es­pañolas (y eu­ro­peas) es el pa­quete de me­didas a largo plazo (long-term gua­ran­tees –LTG-), que ha per­mi­tido a las en­ti­dades rea­lizar un ca­sa­miento ade­cuado de ac­tivos y pa­si­vos. Si no se tu­vieran en cuenta estas ga­ran­tías, la ratio SCR media de la muestra ba­jaría del 196% al 136%, con 32 com­pañías por de­bajo del 100%, que re­pre­sentan el 26% de los ac­tivos to­ta­les. En el caso de España, el des­censo sería del 192% al 110%. No mu­chos países que­da­rían por de­bajo de esa ‘marca’, entre ellos, Grecia (71%), Portugal (68%) o Reino Unido (51%).

Este es solo el punto de par­tida, ya que el examen no con­siste en saber la si­tua­ción de las ase­gu­ra­doras en un es­ce­nario base bajo los cri­te­rios de Solvencia II. Sobre estas ci­fras lo que ha hecho Eiopa han sido dos si­mu­la­ciones ma­cro­eco­nó­micas ad­ver­sas. En una de ellas se prevé un en­torno de tipos de in­terés bajos de forma pro­lon­gada (low for long), y en otra se con­templa este mismo con­texto de tipos bajos agra­vado con una caída pro­nun­ciada del valor de los ac­tivos (double hit).

Pues bien, las ase­gu­ra­doras eu­ro­peas, en su con­junto, su­fri­rían bas­tante en ambos es­ce­na­rios. En el caso de un con­texto ‘double-hit’, los ac­tivos de las ase­gu­ra­doras de la muestra se re­du­ci­rían un 9,7%, en unos 610.000 mi­llones de eu­ros, y los pa­sivos un 7,8%, en 450.000 mi­llo­nes, por lo que este es­ce­nario ten­dría un im­pacto ne­ga­tivo sobre el ex­ceso de ac­tivos en re­la­ción a los pa­sivos de cerca de 160.000 mi­llo­nes. Desaparecería casi el 30% del su­pe­rávit de fondos pro­pios.

En el es­ce­nario más ama­ble, el ‘low for long’, el im­pacto total sería de cerca de 100.000 mi­llo­nes, lo que su­pone un des­censo del 18% del ex­ceso de ac­tivos sobre el pa­sivo en re­la­ción al es­ce­nario de par­tida.

Eiopa ad­vierte de que el im­pacto de ambos es­ce­na­rios varía entre las di­fe­rentes ase­gu­ra­doras y entre los dis­tintos mer­cados na­cio­na­les. En el caso es­pañol, en el es­ce­nario más ad­verso el des­censo del pa­sivo sería de en­torno al 7,5% y el del ac­tivo del 10%. Según ha ex­pli­cado Unespa tras co­nocer los re­sul­ta­dos, “el se­guro es­pañol ha su­pe­rado con nota ambos es­ce­na­rios si­mu­la­dos.

La in­dus­tria ase­gu­ra­dora na­cional man­tiene un nivel de ac­tivos su­pe­rior al de pa­sivos des­pués de aplicar todos los es­ce­na­rios”. La pa­tronal del se­guro ha que­rido in­sistir en que estos re­sul­tados son fruto de la alta ca­lidad de los fondos pro­pios y al pa­quete de me­didas a largo plazo.

Prueba su­per­ada

Aunque hay que tener en cuenta que el test de es­trés no ha sido un examen en sen­tido es­tricto. Según ma­tiza la propia Eiopa, está di­señado para iden­ti­ficar vul­ne­ra­bi­li­dades en la in­dus­tria ase­gu­ra­dora eu­ropea y la re­sis­tencia de las en­ti­dades ante es­ce­na­rios tre­men­da­mente ad­ver­sos.

Por tanto, no se trata de una prueba para ver po­si­bles in­cum­pli­mientos de los re­que­ri­mientos de ca­pi­tal. Y en fun­ción de estos re­sul­ta­dos, como bien han in­sis­tido en des­tacar desde Unespa, lo que ha que­dado claro es que el uso de LTG (medidas in­cluidas en Solvencia II a efectos de es­ta­bi­lidad fi­nan­ciera) es clave para la sol­vencia del se­guro eu­ro­peo.

Sin la uti­li­za­ción de estas ga­ran­tías el des­censo del su­pe­rávit de ac­tivos sobre los pa­sivos sería del 102,8% y 30,5% en el es­ce­nario ‘double hit’ y ‘low for long’, res­pec­ti­va­mente. Eiopa co­menta que, sobre todo en el es­ce­nario más ad­verso, sin estas me­didas las ase­gu­ra­doras po­drían verse obli­gadas a rea­lizar ventas y re­ducir ries­gos, “lo que, po­si­ble­mente, po­dría forzar a la baja los pre­cios de los ac­ti­vos, aña­diendo vo­la­ti­lidad al mer­cado y afec­tando a la es­ta­bi­lidad fi­nan­cie­ra”.

Artículos relacionados