Las fe­de­ra­ciones em­pre­sa­riales y sin­di­cales exigen una Secretaría de Estado y salir de Economía

Luis de Guindos desafía a las grandes industrias con un plantón histórico

No acudió el día 28 a la firma de una Declaración pi­diendo un Pacto de Estado por la Industria

De Guindos-
Luis de Guindos.

No ha trans­cu­rrido un mes del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy y el mi­nistro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, acaba de dar un gran pa­ti­nazo con los re­pre­sen­tantes de uno de los sec­tores que ahora re­pre­senta: la in­dus­tria. Ha sido muy cri­ti­cado por el plantón y porque ha dado pie a que las grandes in­dus­trias del país vayan di­ciendo en las mesas con mantel y cu­ber­tería de plata que no tienen ningún re­pre­sen­tante gu­ber­na­mental que les salve de la crisis por la que atra­vie­san.

De Guindos no acudió el pasado día 21 a presidir la firma de la Declaración conjunta que todas las organizaciones empresariales y federaciones sindicales de UGT y CCOO realizaron pese a estar invitado, lo que ha provocado fuertes comentarios de todas las empresas y sindicatos. Todas las partes firmaron una Declaración en la que exigen a todos los partidos un gran Pacto de Estado por la Industria.

Al acto asistió la actual secretaria general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Begoña Cristeto, pero fue destacable la ausencia del ministro en una convocatoria en la que estuvieron presentes los máximos representantes de sectores estratégicos como el automóvil (Anfac), química y farmacia (Feique), cemento (Oficemen), siderurgia (Unesid), papel (Aspapel), alimentación y bebidas (Fiab).

En el vino que se sirvió a continuación de la foto de rigor con la secretaria general de Industria fue bastante comentada la ausencia de De Guindos. La mayoría consideraba que habría sido una gran oportunidad para acallar las voces críticas que se están alzando en contra de semejante atropello. La Energía llegó a depender en su día del Ministerio de Economía, siendo José Folgado secretario de Estado de Economía y Energía en 2000, lo que resultó un gran fiasco.

Y es que, tanto Economía como Energía son dos áreas que tienen el suficiente peso por separado como para estar juntas en una misma agenda ministerial. En cambio, la Industria y la Energía sí deben ir de la mano porque son dos sectores que tienen muchas competencias parecidas.

Falta de sensibilidad

Por ese motivo, si ya se consideraba una gran equivocación el hecho de que el presidente Mariano Rajoy haya cometido la gran eqivocación de separar el área de Industria del Ministerio de Energía, a la primera de cambio el ministro del ramo ha dado pie para que todas las empresas y las federaciones sindicales se le hayan echado encima y se hayan revuelto contra su figura, acusando a Luis de Guindos de falta de sensibilidad por la industria.

La mayoría piensa que ha sido una gran bofetada del nuevo Ejecutivo hacia un sector que, precisamente, en su conjunto, genera el 50% del PIB industrial y más de cuatro millones de empleos en el país. Además, los datos muestran la caída que ha sufrido la industria con la crisis desde 2008. Desde entonces hasta 2016, se han perdido unos 800.000 empleos en el sector industrial y unas 46.500 empresas han desaparecido del mapa. Actualmente, la industria supone el 16% del Producto Interior Bruto (PIB) y lo que se necesitaría es que representase el 20% para ser competitivos con los países punteros europeos.

El acto, celebrado en la sede del Consejo Económico y Social, fue muy relevante pues las organizaciones empresariales citadas -se han adherido también los sectores del metal, de equipos y componentes para la automoción, del textil, la moda y el calzado- y los sindicatos firmaron una Declaración instando a las fuerzas políticas al desarrollo de un Pacto de Estado por la industria. El documento recoge nueve políticas para impulsar la competitividad industrial y el crecimiento en España.

Reclaman una Secretaría de Estado

Los agentes sociales industriales reclaman además como esencial al nuevo Ejecutivo una Secretaría de Estado de Industria con competencias para desarrollar la agenda industrial y coordinar todas las políticas industriales de Estado con todos los departamentos involucrados.

El nuevo esquema del actual Ministerio de Economía está compuesto por las Secretarías de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, la de Comercio y la de Investigación, Desarrollo e Innovación. En cambio, Industria como tal ha quedado relegada a una secretaría general, algo a lo que todos los sectores industriales no dan crédito.

“Me habría gustado poder saludar a un ministro y a una secretaría de Estado”, comentó durante su intervención el secretario general de CCOO Industria, Agustín Martín. “Eso nos va a traer problemas”, añadió refiriéndose a los solapamientos que en más de una ocasión se van a producir entre los ministerios de Energía y Economía, respectivamente, pues se producirán circunstancias en las que el sector de la energía y la industria van de la mano.

Sobre este mismo problema incidió el secretario general de UGT-FICA (Federación de Industria, Construcción y Agroalimentaria), Pedro Luis Hojas, lamentando en todo momento que el nuevo Gobierno haya mostrado una falta de sensibilidad hacia la industria. “Han separado a la industria del Ministerio de Energía, Turismo y la Agenda Digital, y nos han metido en un elefante como es el Ministerio de Economía”, dijo, para añadir a continuación: “la industria ha sido siempre el sector más adecuado para garantizar el crecimiento. La industria debería ser el motor de la investigación”.

Artículos relacionados