Lo que in­gresan las en­ti­dades por este con­cepto re­gistró un des­censo del 1% en el primer se­mestre

La banca prepara su asalto a las comisiones

El Santander es­ta­blece una co­mi­sión de 3 euros men­suales para sus tar­jetas en la Cuenta 1, 2, 3

Bancos
Bancos y sus comisiones.

Los bancos re­gresan al punto de par­tida. El com­pli­cado es­ce­nario que atra­viesan las en­ti­dades fi­nan­cieras para ren­ta­bi­lizar su ne­gocio ha hecho que las en­ti­dades fi­nan­cieras vuelvan a re­plan­tearse el cobro de co­mi­siones para al­gunos de sus ser­vi­cios. Así lo ha hecho el Santander esta misma se­mana. A prin­ci­pios de año, el pre­si­dente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ad­virtió que la banca se apro­xi­maba a una co­yun­tura en la que tarde o tem­prano vol­ve­rían a im­po­nerse estas ta­sas.

En una carta dirigida a los clientes de la Cuenta 1, 2, 3 el Banco Santander anunciaba hace unos días que comenzará a cobrar tres euros al mes de comisión por las tarjetas Débito Oro, Mundo y Mi Otra. Esta comisión se suma a la de mantenimiento que ya había tenía establecida la entidad por el mismo importe.

El Santander ha modificado también una de las condiciones de la cuenta. Hasta ahora se exigía la realización de seis movimientos en cuenta con tarjeta durante los tres meses anteriores a la liquidación de intereses, para lo que valían las extracciones de dinero en cajero. A partir de ahora, uno de estos movimientos deberá realizarse con una tarjeta de crédito, tanto en comercio como compras online.

En el año 2005, el Santander decidió eliminar las comisiones a sus clientes. El establecimiento de la nueva comisión se suma a la de mantenimiento de tres euros al mes con el que nació esta cuenta, que remunera saldos de clientes a un tipo del 3% para saldos comprendidos entre los 3.000 y los 15.000 euros. Y el 1% en saldos entre 1.000 y 2.000 euros y el 2% para los comprendidos entre 2.000 y 3.000 euros.

El banco ha comunicado a sus clientes que las nuevas condiciones de la Cuenta 1, 2, 3 entrarán en vigor a partir del próximo 12 de febrero.

Caída de comsiones

La decisión del Santander se produce en un contexto de caída de las comisiones de los bancos. En el primer semestre del año, las que ingresan los bancos españoles se redujeron en 38 millones respecto a las percibidas en igual periodo de 2015, hasta unos ingresos globales por este concepto de 3.785 millones de euros.

Un descenso del 1% que se suma al efecto negativo que sobre las cuentas de resultados tienen los tipos de interés en mínimos históricos. En el primer semestre, las entidades españolas anotaron un beneficio conjunto de 3.918 millones de euros, 29 millones o el 0,7% menos que en el mismo periodo de 2015.

El presidente de la AEB, José María Roldán, ya anunció en abril que “el cliente tendrá que acostumbrarse a pagar de manera explícita por aquellos servicios que antes pagaba de manera menos transparente”. En 2005 la decisión del Santander arrastró a todo el sector y es probable que en esta ocasión vuelva a suceder lo mismo.

Artículos relacionados