Monitor de Consumo Bancario

La pre­si­denta de la aso­cia­ción acusa a la en­tidad de mentir a los hi­po­te­cados para co­locar el pro­ducto

Admitida una demanda colectiva contra las hipotecas multidivisa de Bankinter

Más de 25.000 afec­tados po­drían be­ne­fi­ciarse de una even­tual sen­tencia fa­vo­rable

Guerrero y Dancausa en la junta de accionistas.
Guerrero y Dancausa en la junta de accionistas.

La su­per­he­roína del mo­vi­miento con­su­me­rista es­pañol se ha apun­tado otra vic­toria en su guerra contra los abusos ban­ca­rios. El Juzgado de lo Mercantil nú­mero 4 de Madrid ha ad­mi­tido a trá­mite la de­manda co­lec­tiva in­ter­puesta por ASUFIN contra Bankinter. El ob­je­tivo es que la Justicia de­clare la nu­lidad par­cial de las hi­po­tecas mul­ti­di­visa co­lo­cadas por la en­ti­dad, res­pon­sable de la co­mer­cia­li­za­ción de más del 50% de este tipo de prés­ta­mos, según los datos de la aso­cia­ción pre­si­dida por Patricia Suárez.

El proceso judicial que inaugura esta demanda afecta a a más de 25.000 hipotecados de todo el país, siempre según las cifras de ASUFIN. La agrupación denuncia que recibieron una información pre-contractual engañosa, que les llevó a prestar un consentimiento viciado. Así, mientras la plataforma Bloomberg mostraba escenarios negativos para el Euro frente al Franco Suizo o el Yen Japonés, Bankinter emitía informes que contradecían estos datos.

Patricia Suárez no deja lugar a las medias tintas a la hora de exponer su postura sobre el proceder de Bankinter: "Sí, minteron", asegura la cabeza visible de ASUFIN. Suárez, bautizada por la prensa como la 'Wonder Woman' del sector financiero -en las redes sociales utiliza la imagen de la popular heroína de DC Comics- acusa a Bankinter y al resto de entidades que comercializaron las multidivisa de "repercutir en los clientes el riesgo en el que ellas mismas habían incurrido, sabiendo que las divisas iban a cambiar la tendencia. Hay conductas dolosas, pasivas y activas".

imagen

En la asociación no descartan que dichas acciones puedan constituir un delito de estafa: "Podría estudiarse tal posibilidad", dice Suárez.

##La raíz del problema

Una hipoteca multidivisa es un préstamo a interés variable en el que la moneda de referencia es una divisa extranjera, que el usuario puede elegir entre varias posibles. Las multidivisa vivieron su auge cuando el Euro cotizaba al alza frente a otras divisas. Esta coyuntura hacía muy atractivas a las hipotecas multidivisa, puesto que al estar referenciadas en una moneda de valor más bajo, las cuotas a amortizar eran más baratas.

Los problemas llegan cuando el Euro sube su cotización y no sólo aumentan las cuotas mensuales de la hipoteca, sino también el importe del capital prestado. Miles de clientes, ignorantes de los riesgos que podía acarrear la volatilidad de los tipos de cambio, firmaron este tipo de préstamo siguiendo los consejos de las entidades.

"Los contratos se han constituido con graves vicios del consentimiento"- afirma María José Lunas, del despacho Lunas y Asociados y a la sazón encargada de la dirección letrada de la demanda- "Algunos clientes sabían que el cambio en el valor de las monedas podía afectar a la cuota, pero jamás pensaron que podría elevar el capital a amortizar. El capital también se recalcula en base a la cotización de la divisa elegida".

"Las entidades sabían que las expectativas del yen y del franco suizo iban a jugar en contra del cliente", apostilla la jurista. La cuantía de la demanda asciende a 5.000 millones de euros. Esta cifra representa la suma de tdos los préstamos multidivisa concedidos por Bankinter desde el año 2005 en adelante.

##El comienzo de un largo camino

La meta que espera alcanzar ASUFIN con esta demanda colectiva es triple: "Que cesen los efectos de la multidivisa, reduciéndose la cuantía de la deuda; que se devuelva lo que se ha pagado de más; y que se elimine de los contratos toda la parte multidivisa, dejando todo el clausulado de la hipoteca para el pago en euros", expone Suárez.

El 30 de junio de 2015, el Tribunal Supremo, mediante sentencia, declaró que las hipotecas multidivisa contienen derivados implícitos que las convierten en un producto complejo. Por consiguiente, es de aplicación la Ley del Mercado de Valores y en determinados casos la normativa Mifid. Desde entonces, según los datos de ASUFIN, los consumidores han ganado más del 80% de los juicios por Hipotecas Multidivisa. Esta cifra se eleva hasta el 86% de sentencias favorables dictadas en 2016.

La asociación cuenta con 3.000 socios, más de la mitad de los cuales -1.750- son afectados por este tipo de préstamos. La presidenta traza una comparativa entre la problemática de las multidivisa y las 'cláusulas suelo', contra las que también se presentó en su día una macrodemanda: "los afectados por los 'suelos' están ahora en mejor posición que hace unos años. Todo gracias a una acción de cesación como la que estamos llevando a cabo ahora", sostiene Suárez, quien anunció que la agrupación está preparada para elevar sus argumentos a las más altas instancias de la Justicia española y europea.

El 21 de diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) emitirá su dictamen sobre la retroactividad total de las cláusulas suelo. Lo hará con el antecedente del informe negativo del Abogado General de la UE, quien se posicionó contra la devolución del dinero cobrados de más desde el inicio del préstamo. El jurista justificó su postura en el impacto que la retroactividad total tendría en los balances de los bancos, y que podría poner en peligro la recuperación económica.

María José Lunas se pronuncia a este respecto manifestando su confianza en que el TJUE haga caso omiso del informe del Abogado General "y vuelva a los argumentos jurídicos y no políticos".

(@josesmendoza81)

Artículos relacionados