MONITOR DE LATINOAMÉRICA

La Paz, en busca de más socios del sector privado para impulsar la economía

Bolivia redobla su esfuerzo por atraer empresas españolas

El país andino invertirá más de 48.000 millones de dólares hasta el año 2020

Evo.jpg
Evo Morales. pte, Bolivia.

Bolivia destinará 48.000 millones de dólares en diversos sectores hasta 2020 y tiene especial interés en que las empresas españolas participen en este plan inversor, bien directamente o mediante forja de sociedades y alianzas. Con el programa, que hace especial hincapié en proyectos de infraestructura, ferrocarril, electricidad, hidrocarburos y litio y en el que destacan las oportunidades de contratación de servicios especializados en varias áreas, La Paz pretende impulsar el aparato productivo en un entorno internacional complicado.

Este 2016 ya pró­ximo a su fin habrá sido el año de la plena re­pa­ra­ción de la con­fianza em­pre­sa­rial es­pañola en Bolivia, cuyo Gobierno ha rea­li­zado im­por­tantes es­fuerzos por acer­carse a las firmas es­pañolas y de­ta­llar sus pro­yec­tos, bien a través de vi­sitas como la cur­sada en julio a Madrid por tres mi­nis­tros del área eco­nó­mica, bien con reuniones en La Paz como las re­cientes Jornadas de Partenariado Multilateral Bolivia-España, inau­gu­radas por el em­ba­jador es­pañol, Ángel Vázquez.

En estas úl­timas se de­talló a un grupo de em­presas de in­fra­es­truc­tu­ras, trans­porte, ener­gía, agua, agroin­dus­tria y salud (entre ellas Elecnor, Eptisa, FCC, Inypsa, Sacyr y Técnicas Reunidas) los pro­yectos con­te­nidos en el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016-20, pro­mul­gado el pa­sado marzo por el pre­si­dente Morales. Según el vi­ce­mi­nistro de Planificación, Diego Pacheco, pre­sente en el evento, el plan in­ver­sor, a eje­cutar me­diante re­cursos pro­pios o con fi­nan­cia­ción de los or­ga­nismos mul­ti­la­te­ra­les, per­sigue re­ducir la po­breza, lo­grar la in­te­gra­ción vial con los países ve­ci­nos, im­pulsar la lo­gís­tica de trans­porte y apun­talar a Bolivia como ex­por­tador de energía eléc­trica. La Paz quiere estar en con­di­ciones de ex­portar 2.000 me­ga­va­tios en 2020.

“Bolivia es un país en cons­truc­ción y con un fuerte cre­ci­mien­to”, in­dicó Pacheco, para des­tacar el es­fuerzo es­tatal rea­li­zado por atraer in­ver­sión ex­tran­jera de Europa, Asia y EEUU me­diante la pro­mul­ga­ción de nuevas leyes de pro­mo­ción de in­ver­sio­nes, ar­bi­traje y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Todo ello en un unas jor­nadas en las que el em­ba­jador es­pañol des­tacó el cre­ciente in­terés de las firmas es­pañolas por el país y su apro­xi­ma­ción en “plano de igual­dad” y con ánimo de con­tri­buir al desa­rro­llo. “España apoya a Bolivia en su em­peño por atraer in­ver­sión. Y en este te­rreno con­si­de­ramos que la co­la­bo­ra­ción pú­blica pri­vada es fun­da­mental para con­tri­buir al cre­ci­miento del país”, dijo.

Dentro del plan de in­ver­sión pú­blica por 48.574 mi­llones de dó­la­res, el Ejecutivo tiene pre­visto des­tinar 9.472 mi­llones a in­fra­es­truc­tura, con es­pe­cial én­fasis en la me­jora de la red vial entre Santa Cruz, Beni y La Paz y los prin­ci­pales cen­tros de pro­duc­ción. Para el Corredor Ferroviario Bioceánico que in­te­grará a Brasil, Bolivia y Perú, se des­ti­narán 7.000 mi­llo­nes, y para la me­jora de la red eléc­trica 4.000 mi­llo­nes, no­ta­ble­mente en plantas ter­mo­eléc­tri­cas, hi­dro­eléc­tri­cas, so­la­res, eó­licas y geo­tér­mi­cas, así como en la cons­truc­ción de un ten­dido eléc­trico desde la fron­tera bo­li­viana a los países ve­ci­nos. En hi­dro­car­buros y li­tio, el plan in­cluye 16.000 y 900 mi­llones para pro­yectos de ex­plo­ta­ción, ex­plo­ra­ción y desa­rrollo in­dus­trial. Y en tu¬­rismo hay pro¬­yectos por 400 mi¬­llo­nes. Con dead­line más pro­lon­gado, Bolivia in­ver­tirá 25.400 mi­llones hasta 2025 para cons­truir 21 hi­dro­eléc­tricas que ge­ne­rarán 10.933 me­ga­va­tios.

Las metas del plan son lo­grar un cre­ci­miento anual del 5% en los pró­ximos cinco años, re­ducir la po­breza ex­trema del 17,3% de 2014 al 9,5% en 2020 y subir la in­ver­sión ex­te­rior al 8% del PIB. Morales ha pe­dido un mayor es­fuerzo a los em­pre­sa­rios bo­li­vianos (quiere que el sector pri­vado acom­pañe al menos con el 50% de la in­ver­sión). La pa­tronal sos­tiene que ya en 2015 el 44% de la in­ver­sión (3.837 mi­llo­nes) fue eje­cu­tado por el sector pri­vado, de ellos 2.498 mi­llones por em­presas na­cio­nales y 1.339 mi­llones pro­ce­dentes de IED.

El PIB bo­li­viano viene cre­ciendo en los úl­timos años por en­cima de la media de Latam, pese a haber re­du­cido el paso res­pecto a los avances su­pe­riores al 5% de años pre­vios. No obs­tante la ra­len­ti­za­ción re­gio­nal, Bolivia pro­gre­sará este año el 4,5% (sólo por de­bajo de Panamá) y el 4,3% en 2017, según el FMI.

España ha sido el primer país in­versor ex­tran­jero en Bolivia en el úl­timo quin­quenio y según el banco cen­tral bo­li­viano, en 2015 fue el prin­cipal país de origen de la IED, con el 29% del to­tal. Las em­presas es­pañolas pre­sentes en Bolivia tienen con­tratos con el Estado para cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras, en par­ti­cular en el sector ener­gé­tico o han rea­li­zado in­ver­siones di­rectas en hi­dro­car­buros y ser­vi­cios, prin­ci­pal­mente. En el país están asen­tadas más de 40 com­pañías es­paño­las, entre ellas Repsol, Abertis, Isolux, Sacyr, BBVA, Telefónica, Técnicas Reunidas, UEE, Sa

Artículos relacionados