Monitor del Seguro

El 44,5% de la población no confía en recibir una pensión pública cuando se jubile

Pensiones: ¿quién crea la alarma?

El seguro se defiende de las acusaciones del Gobierno sobre el futuro incierto

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

El debate sobre el futuro de las pensiones está en un momento caliente. La coincidencia de la campaña de final de año para captar aportaciones para los sistemas privados de ahorro para la jubilación y el inicio de las conversaciones en el marco de la Comisión del Pacto de Toledo ha generado un ruido mediático que, al parecer, ha dejado sordos a algunos. Por ejemplo, a la presidenta de la mencionada comisión, Celia Villalobos.

Solo así se en­tiende que el mismo día en que se reunía el Pacto de Toledo, el 22 de no­viem­bre, di­jera esto en pú­blico: “Yo com­prendo que las em­presas de se­guros estén ha­ciendo su cam­paña de pen­siones que acaba el 31 de di­ciem­bre, pero lo que a mí me pa­rece im­pre­sen­table es que asusten a los ma­yo­res”.

Celia Villalobos quiso dejar claro que las pen­siones están ase­gu­radas “con crisis eco­nó­mica y sin cri­sis, con Fondo de Reserva y sin él. Y siempre será así”. Pues muy bien, in­de­pen­dien­te­mente de que es cierto que el sector ase­gu­rador está en cam­paña, tam­bién lo es que las ase­gu­ra­doras no han puesto en duda la su­per­vi­vencia de las pen­siones pú­bli­cas.

Se po­drían poner mu­chos ejem­plos de de­cla­ra­ciones an­te­riores a ese 22 de no­viem­bre. Entre ellos, el 6 de oc­tu­bre, con mo­tivo de las ac­ti­vi­dades de la Semana de la Educación Financiera, Unespa e Inverco pre­sen­taron el vídeo ‘Ahorra Ahora’, con el que se pre­tende con­cien­ciar a la so­ciedad de la ne­ce­sidad de aho­rrar para la ju­bi­la­ción. En ese evento, desde ambas ins­ti­tu­ciones se envió un men­saje ex­plí­cito de tran­qui­lidad res­pecto al fu­turo de las pen­siones pú­bli­cas.

“Nadie cues­tiona que el sis­tema pú­blico vaya a se­guir exis­tiendo. Pero la for­ta­leza de los in­gresos para la ju­bi­la­ción es mayor con dos fuentes de fi­nan­cia­ción. La pú­blica tiene sus ven­ta­jas, y sus re­tos, como el en­ve­je­ci­miento de la po­bla­ción”, afirmó Ángel Martínez Aldama, pre­si­dente de Inverco. En el mismo sen­tido, la pre­si­denta de Unespa, Pilar González de Frutos, co­mentó que en ningún caso se piensa que “el desa­rrollo de las pen­siones pri­vadas se haga a costa de las pú­bli­cas”.

Después de ese 22 de no­viem­bre, las de­cla­ra­ciones en este mismo sen­tido se pro­di­garon más, e in­cluso la pre­si­denta de Unespa llegó a pedir a Celia Villalobos una ex­pli­ca­ción sobre sus pa­la­bras: “Una acu­sa­ción así de grave y sin des­velar las ra­zones que le llevan a decir eso, ne­ce­sa­ria­mente exige una ex­pli­ca­ción y, en su caso, una dis­cul­pa”. De mo­mento, ni ex­pli­ca­ción ni dis­culpa.

Pero el sector sí ha se­guido ha­blando. Por ejem­plo, el 28 de no­viem­bre, el con­se­jero de­le­gado de AXA, Jean Paul Rignault, co­men­taba en la inau­gu­ra­ción de unas jor­nadas que “todos que­remos un sis­tema pú­blico de pen­siones fuerte, viable y sos­te­ni­ble. Por ello hay que rea­lizar re­formas es­truc­tu­rales y no cam­bios de pa­rá­me­tros que re­ducen el im­porte de las pen­sio­nes”. En ese mismo foro, Luis Miguel Ávalos, di­rector del Área de Seguros Personales de Unespa, afir­maba que “desde el sector ase­gu­rador no que­remos preo­cupar a nadie sobre la via­bi­lidad del sis­tema pú­blico de pen­sio­nes. La gente tiene que ocu­parse, pero no preo­cu­par­se”.

Más re­cien­te­mente, el 7 de di­ciem­bre, Júan Fernández Palacios, con­se­jero de­le­gado de Mapfre Vida, ex­pli­caba que el se­guro habla de pen­siones porque “es nuestra ma­teria prima. Tenemos la obli­ga­ción de de­cirlo, pero no que­remos crear alarma. Somos par­ti­da­rios de pen­siones pú­blicas dig­nas. Queremos ser parte de la so­lu­ción, no be­ne­fi­cia­rios de ningún pro­ble­ma”.

Y dicho esto, el 44,5% de la po­bla­ción no confía en re­cibir una pen­sión cuando se ju­bile, según el es­tudio ‘Opinión de los es­pañoles sobre el sis­tema de pen­sio­nes’ pre­sen­tado por Fundación Mapfre. A menor edad, más des­con­fianza: el 59% de los jó­venes entre 18 y 29 años cree que no lle­gará a ver una pen­sión pú­blica.

Estas dudas sobre la per­cep­ción de la pen­sión no de­be­rían exis­tir, ya que las pen­siones están ga­ran­ti­za­das, como re­cuerdan desde el Gobierno y desde el sector ase­gu­ra­dor, aunque le pese a Celia Villalobos. ¿Qué es lo que ocu­rre? Con todo este runrún me­diá­tico, a la so­ciedad le están lle­gando men­sajes muy ne­ga­tivos de forma reite­rada. Entre ellos: el sis­tema pú­blico de pen­siones tiene un des­fase que al­can­zará los 18.000 mi­llones a final de año; el Fondo de Reserva se ago­tará en 2017, con­su­miendo los 41.000 mi­llones con los que con­taba; el gasto pú­blico ac­tual en pen­siones re­pre­senta ya el 10% del PIB y en 2050, si nada cam­bia, será el 40%; con los ac­tuales ni­veles de co­ti­za­ción, se es­tima que de aquí a 2018 se ne­ce­si­tarán crear 2,2 mi­llones de puestos de tra­bajo para man­tener el ac­tual sis­tema de pen­sio­nes; en 2066 uno de cada tres es­pañoles tendrá más de 64 años…

El pa­no­rama que se di­buja es, por tanto, cuanto menos os­curo, por lo que las dudas de una parte de la po­bla­ción sobre el fu­turo de las pen­siones pú­blicas son com­pren­si­bles. La in­for­ma­ción en este punto es clave. Y el Gobierno está con­tri­bu­yendo poco a ello. Pese a tener la fa­mosa carta con los datos sobre la pen­sión pú­blica es­ti­mada ya pre­pa­rada, no se anima a en­viarla a los ciu­da­da­nos. Sabe que va a dar mu­chos dis­gus­tos, y po­lí­ti­ca­mente no con­viene. Esta in­for­ma­ción es cru­cial para con­cien­ciar a la so­ciedad del pro­blema real, que no es el de la exis­tencia o no de la pen­sión pú­blica, sino el hecho cierto de que solo con esa pen­sión va a ser muy di­fícil man­tener el nivel ad­qui­si­tivo tras la ju­bi­la­ción.

El 82% de la po­bla­ción ya lo tiene claro y cree que la pen­sión pú­blica no será su­fi­ciente para man­tener el nivel de vida ac­tual: 6 de cada 10 es­pañoles piensa que su ju­bi­la­ción será in­fe­rior a 900 euros al mes, según el in­forme de Fundación Mapfre. La cifra se an­toja es­casa. Según el in­forme ‘La re­vo­lu­ción de la lon­ge­vidad y su in­fluencia en las ne­ce­si­dades de fi­nan­cia­ción de los ma­yo­res’, ga­nador del XI Premio Edad&Vida, pro­mo­vido por Fundación Edad&Vida, VidaCaixa y la obra so­cial de La Caixa, los ma­yores de 65 años que re­siden en sus ho­gares tiene un gasto medio men­sual de 953 eu­ros, in­cluida una pe­queña can­tidad para el ocio, 171 eu­ros, tras pagar vi­vienda y ne­ce­si­dades bá­si­cas.

En este marco es en el que la in­for­ma­ción es clave para reac­cionar a tiempo y lo­grar que una com­bi­na­ción de pen­sión pú­blica y ahorro pri­vado per­mita una ju­bi­la­ción sin ago­bios eco­nó­mi­cos. Aunque hay un pro­blema. Si bien es cierto que la trans­pa­rencia y la in­for­ma­ción nunca so­bran, pa­rece que en poco pueden ayudar a los ciu­da­danos que no guardan di­nero para la ju­bi­la­ción porque no pue­den. Y no son po­cos. Según la en­cuesta de Fundación Mapfre, el 68,7% de los es­pañoles no aho­rra, y de ese por­cen­taje, el 68,2% no lo hace por falta de ca­pa­cidad eco­nó­mica.

Artículos relacionados