El día 14 anunciará el pago de un dividendo a cuenta a sus accionistas de 0,35 euros brutos por título

Repsol se apunta al rally alcista apoyado en la subida del petróleo y el recorte de su deuda

La petrolera roza los 13 euros con una subida anual en Bolsa de más de un 30%

Sede Repsol
Sede Repsol

Repsol ha vuelto a tomar aire en Bolsa de la mano de la subida que está registrando el precio del petróleo tras el acuerdo de la OPEP. Las perspectivas apuntan a un crudo por encima de los 60 dólares el barril con lo que la petrolera se coloca en el listón de seguridad para generar beneficios. Esta mejora del mercado y la reducción de su deuda han puesto al valor en calma y con buenas sensaciones para seguir subiendo en Bolsa.

La pe­tro­lera que pre­side Antonio Brufau rea­li­zará de forma de­fi­ni­tiva el día 14 el anuncio del pago del di­vi­dendo a cuenta que rea­li­zará a sus ac­cio­nistas y las con­di­cio­nes. El con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción ha apro­bado la re­tri­bu­ción de 0,35 euros brutos por tí­tulo a sus ac­cio­nistas a cuenta del ejer­cicio 2016, lo que su­pone un re­corte de un 12,5% res­pecto al ejer­cicio pa­sado. El pago será me­diante la fór­mula de di­vi­dendo fle­xible que per­mite a los ac­cio­nistas elegir si re­ciben el pago en efec­tivo o en forma de nuevos tí­tu­los.

La com­pañía re­tri­buyó el año pa­sado un im­porte de 0,80 euros por tí­tulo -0,50 euros en enero de 2015 más otros 0,30 eu­ros-, tras re­cor­tarlo un 20% de­bido a los malos re­sul­tados su­fridos y las pro­vi­siones que debió rea­lizar por los bajos pre­cios del pe­tró­leo. El ór­gano rector del grupo pe­tro­lero ha acor­dado fijar el valor de mer­cado de la am­plia­ción de ca­pital en 512,97 mi­llones de eu­ros.

Desde el anuncio del pago de di­vi­dendo, el valor ha pa­sado de los 12,08 euros que co­ti­zaba el pa­sado 29 de no­viembre a so­bre­pasar los 13 euros (el viernes cerró li­ge­ra­mente por de­bajo de este ni­vel, 12.92 eu­ros) , im­pul­sado por la subida del ba­rril que su­pera ya los 53 dó­lares y los in­formes fa­vo­ra­bles de al­gunos ana­listas sobre el sector como el pu­bli­cado por el Barclays.

En lo que va de año, las ac­ciones de Repsol han subido más de un 30%, co­lo­cán­dose como uno de los va­lores más des­ta­cados del Ibex 35. La en­tidad bri­tá­nica apuesta fuerte por la pe­tro­lera es­pañola que sitúa su valor en el en­torno de los 17,5 eu­ros, frente a los 16 euros an­te­rior­mente. En un in­forme, sub­raya que Repsol in­cre­men­tará sus be­ne­fi­cios a la vez que se­guirá re­cor­tando su deuda.

Cerca de 10.000 mi­llones de deuda

El en­deu­da­miento neto del grupo al final del tercer tri­mestre se si­tuaba en 9.988 mi­llones de eu­ros, 1.771 mi­llones in­fe­rior res­pecto al se­gundo tri­mestre de 2016. El ratio de deuda neta sobre ca­pital em­pleado se sitúa en un 25% al cierre del tri­mes­tre.

En el Plan Estratégico 2016-2020 de Repsol, se han fi­jado unas des­in­ver­siones de 6.200 mi­llones de eu­ros. El pa­sado mes de sep­tiembre la pe­tro­lera vendió un 10% del ca­pital de Gas Natural Fenosa al fondo es­ta­dou­ni­dense GIP por 1.901 mi­llones de eu­ros. Tras le venta, la com­pañía se co­loca en los ni­veles pre­vistos de 2018 -unos 4.700 mi­llones in­gre­sados por la venta de di­fe­rentes ac­ti­vos-, y ad­quiere una si­tua­ción fi­nan­ciera mucho más con­for­table para los in­ver­so­res.

La des­in­ver­sión en Gas Natural Fenosa per­mite a Repsol ade­lan­tarse dos años en el cum­pli­miento del plan y, mien­tras tanto, es­perar a ver cómo evo­lu­cionan los pre­cios del pe­tróleo y del re­fino. En la pa­sada junta de ac­cio­nis­tas, Brufau ad­mitió que es­taban tra­ba­jando con un es­ce­nario de 50 dó­lares el ba­rril. “Todo lo que venga por en­cima de ese pre­cio, bien­ve­nido sea”, dijo en mayo pa­sado.

Mejores pers­pec­tivas

Por eso, si el crudo se es­ta­bi­liza por en­cima de los 50, la si­tua­ción de la com­pañía me­jo­raría no­ta­ble­mente. Además, sus di­rec­tivos no tienen ahora la ur­gencia de des­in­vertir como antes y aceptar una oferta a la baja. La opi­nión del Barclays es que Repsol ha pa­sado lo peor y que es uno de los grupos pe­tro­leros que mejor lo tiene. Así, prevé un in­cre­mento del be­ne­ficio del 24% y una deuda más con­tro­lada que el resto que está muy apa­lan­cado.

La en­tidad es­tima que el pro­ceso que ha lle­vado Repsol en in­cre­mentar las efi­cien­cias en el ‘upstream’ (exploración y pro­duc­ción) y en el desapa­lan­ca­miento de la com­pañía no se re­flejan en la co­ti­za­ción en Bolsa, que está va­lo­rando las re­servas pro­badas de crudo en sólo cuatro dó­lares por ba­rril, lo que su­pone un 50% de des­cuento res­pecto a los com­pa­ra­bles.

Respecto a los pre­cios del pe­tró­leo, las pre­vi­siones del Barclays apuntan a un cre­ci­miento de hasta un 30% para di­ciembre de 2017 res­pecto a la co­ti­za­ción ac­tual. El banco bri­tá­nico atri­buye estas me­jores pers­pec­tivas al acuerdo re­ciente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de re­ducir en 1,2 mi­llones de ba­rriles dia­rios su pro­duc­ción con el ob­je­tivo de subir los pre­cios. Rusia, por su parte, se ha com­pro­me­tido a un re­corte de 300.000 ba­rriles al día.

El papel del pre­si­dente ruso, Vladimir Putin, ha sido cru­cial para con­se­guir que Arabia Saudí e Irán hayan acep­tado re­cortar su pro­duc­ción y con­tri­buir a que las mul­ti­na­cio­nales pe­tro­leras se sientan más ali­viadas en sus cuen­tas. Las grandes han de­bido aco­meter duros ajustes en sus gastos y re­cortes en sus in­ver­sio­nes. Las pro­pias com­pañías rusas han apo­yado la de­ci­sión de Putin, ya que es­timan que, con di­chos re­cor­tes, los pre­cios del crudo se­guirán al alza y pueden au­mentar sus in­gre­sos.

Artículos relacionados