El día 14 anun­ciará el pago de un di­vi­dendo a cuenta a sus ac­cio­nistas de 0,35 euros brutos por tí­tulo

Repsol se apunta al rally alcista apoyado en la subida del petróleo y el recorte de su deuda

La pe­tro­lera roza los 13 euros con una subida anual en Bolsa de más de un 30%

Sede Repsol
Sede Repsol

Repsol ha vuelto a tomar aire en Bolsa de la mano de la subida que está re­gis­trando el precio del pe­tróleo tras el acuerdo de la OPEP. Las pers­pec­tivas apuntan a un crudo por en­cima de los 60 dó­lares el ba­rril con lo que la pe­tro­lera se co­loca en el listón de se­gu­ridad para ge­nerar be­ne­fi­cios. Esta me­jora del mer­cado y la re­duc­ción de su deuda han puesto al valor en calma y con buenas sen­sa­ciones para se­guir su­biendo en Bolsa.

La petrolera que preside Antonio Brufau realizará de forma definitiva el día 14 el anuncio del pago del dividendo a cuenta que realizará a sus accionistas y las condiciones. El consejo de administración ha aprobado la retribución de 0,35 euros brutos por título a sus accionistas a cuenta del ejercicio 2016, lo que supone un recorte de un 12,5% respecto al ejercicio pasado. El pago será mediante la fórmula de dividendo flexible que permite a los accionistas elegir si reciben el pago en efectivo o en forma de nuevos títulos.

La compañía retribuyó el año pasado un importe de 0,80 euros por título -0,50 euros en enero de 2015 más otros 0,30 euros-, tras recortarlo un 20% debido a los malos resultados sufridos y las provisiones que debió realizar por los bajos precios del petróleo. El órgano rector del grupo petrolero ha acordado fijar el valor de mercado de la ampliación de capital en 512,97 millones de euros.

Desde el anuncio del pago de dividendo, el valor ha pasado de los 12,08 euros que cotizaba el pasado 29 de noviembre a sobrepasar los 13 euros (el viernes cerró ligeramente por debajo de este nivel, 12.92 euros) , impulsado por la subida del barril que supera ya los 53 dólares y los informes favorables de algunos analistas sobre el sector como el publicado por el Barclays.

En lo que va de año, las acciones de Repsol han subido más de un 30%, colocándose como uno de los valores más destacados del Ibex 35. La entidad británica apuesta fuerte por la petrolera española que sitúa su valor en el entorno de los 17,5 euros, frente a los 16 euros anteriormente. En un informe, subraya que Repsol incrementará sus beneficios a la vez que seguirá recortando su deuda.

Cerca de 10.000 millones de deuda

El endeudamiento neto del grupo al final del tercer trimestre se situaba en 9.988 millones de euros, 1.771 millones inferior respecto al segundo trimestre de 2016. El ratio de deuda neta sobre capital empleado se sitúa en un 25% al cierre del trimestre.

En el Plan Estratégico 2016-2020 de Repsol, se han fijado unas desinversiones de 6.200 millones de euros. El pasado mes de septiembre la petrolera vendió un 10% del capital de Gas Natural Fenosa al fondo estadounidense GIP por 1.901 millones de euros. Tras le venta, la compañía se coloca en los niveles previstos de 2018 -unos 4.700 millones ingresados por la venta de diferentes activos-, y adquiere una situación financiera mucho más confortable para los inversores.

La desinversión en Gas Natural Fenosa permite a Repsol adelantarse dos años en el cumplimiento del plan y, mientras tanto, esperar a ver cómo evolucionan los precios del petróleo y del refino. En la pasada junta de accionistas, Brufau admitió que estaban trabajando con un escenario de 50 dólares el barril. “Todo lo que venga por encima de ese precio, bienvenido sea”, dijo en mayo pasado.

Mejores perspectivas

Por eso, si el crudo se estabiliza por encima de los 50, la situación de la compañía mejoraría notablemente. Además, sus directivos no tienen ahora la urgencia de desinvertir como antes y aceptar una oferta a la baja. La opinión del Barclays es que Repsol ha pasado lo peor y que es uno de los grupos petroleros que mejor lo tiene. Así, prevé un incremento del beneficio del 24% y una deuda más controlada que el resto que está muy apalancado.

La entidad estima que el proceso que ha llevado Repsol en incrementar las eficiencias en el ‘upstream’ (exploración y producción) y en el desapalancamiento de la compañía no se reflejan en la cotización en Bolsa, que está valorando las reservas probadas de crudo en sólo cuatro dólares por barril, lo que supone un 50% de descuento respecto a los comparables.

Respecto a los precios del petróleo, las previsiones del Barclays apuntan a un crecimiento de hasta un 30% para diciembre de 2017 respecto a la cotización actual. El banco británico atribuye estas mejores perspectivas al acuerdo reciente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de reducir en 1,2 millones de barriles diarios su producción con el objetivo de subir los precios. Rusia, por su parte, se ha comprometido a un recorte de 300.000 barriles al día.

El papel del presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido crucial para conseguir que Arabia Saudí e Irán hayan aceptado recortar su producción y contribuir a que las multinacionales petroleras se sientan más aliviadas en sus cuentas. Las grandes han debido acometer duros ajustes en sus gastos y recortes en sus inversiones. Las propias compañías rusas han apoyado la decisión de Putin, ya que estiman que, con dichos recortes, los precios del crudo seguirán al alza y pueden aumentar sus ingresos.

Artículos relacionados