DESDE EL PARQUET

Carbures, tensiones internas

Las cre­cientes ten­siones entre los ac­cio­nistas de Carbures están pe­sando como una losa sobre su co­ti­za­ción. Durante el mes de no­viem­bre, las ac­ciones del grupo es­pe­cia­li­zado en fibra de car­bono han su­frido un des­plome del 17% de su va­lor, más de todo lo que venía per­diendo hasta en­tonces a lo largo del ejer­ci­cio.

La salida de su consejero delegado, Roberto Rey, para liderar la nueva inmobiliaria del Banco Popular, ha reabierto la guerra entre accionistas que viene sufriendo el grupo en los últimos años.

La salida de Rey ha llevado a Rafael Contreras, fundador y principal accionista con el 14,7% del capital, a tomar de nuevo las riendas de la compañía, respaldado por el fondo de capital riesgo Black Toro Capital. Esta decisión no ha gustado nada al segundo gran grupo de accionistas, liderado por las familias catalanas Tarragó y Santacana, que ostentan el 13,3% del capital a través de las sociedades Anangu y Lacus, muy recelosas con la nueva dirección del grupo.

No hay que olvidar que ambas partes se han disputado el control de la compañía en los últimos años., lo que ha ido laminando su relación y elevando las desavenencias. Ahora, José María Tarragó quiere volver al equipo directivo después de su salida en 2015 tras dimitir como consejero delegado para defender los intereses estas sociedades.

Un intento que puede verse bloqueado por la Junta General Extraordinaria prevista para el próximo 13 de diciembre. En uno de los puntos del día se votará una propuesta del consejo para modificar el artículo 19 de los estatutos sociales. Un nuevo foco de fricción, porque con esta medida, denuncian, se pretende impedir a los accionistas minoritarios acceder al consejo por el sistema de representación proporcional previsto por la ley. Para evitar esta maniobra Anangu y Lacus reclaman al consejo máxima transparencia en la Junta.

Sea como fuera, las tensiones internas pueden complicar la marcha de la compañía a corto plazo en pleno proceso de reestructuración y cuando ya empezaba a dar muestras de viabilidad después de una larga travesía por el desierto de las pérdidas. Algo que los inversores están castigando con un continuo goteo vendedor. Las acciones de Carbures han caído hasta los 50 céntimos de euros, en estos días, (un -33,7% en el año) y se han situado muy cerca de su mínimo anual e histórico.

Artículos relacionados