Monitor de Infraestructuras

El nuevo ministro Íñigo de la Serna se enfrenta a la primera de sus 'patatas calientes'

Choque de trenes entre Adif y Renfe

La CNMC se opone a que el gestor de infraestructuras suba el peaje un 15%

Adif
Adif

El nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tiene ya encima de le mesa de su despacho la primera patata caliente del Ministerio: la guerra que mantienen Adif y Renfe por culpa del canon ferroviario. El gestor de infraestructuras pretende una subida del 15% para 2017 algo que no está dispuesto a permitir la compañía ferroviaria. De la Serna tendrá que dar una solución al primer conflicto de su recién estrenada cartera ministerial de cara a los futuros Presupuestos.

El en­fren­ta­miento entre Adif y Renfe se pre­senta harto com­pli­cado para Fomento ante unas pers­pec­tivas de Presupuestos so­me­tidos al con­trol del gasto por exi­gen­cias del dé­ficit que obli­garán al nuevo Gobierno a un re­corte de unos 5.500 mi­llones de eu­ros. El Ministerio de las grandes in­ver­siones puede ser uno de los más afec­tados lo que re­dun­daría en de­tri­mento del gestor de in­fra­es­truc­tu­ras.

Adif Alta Velocidad arrastra desde hace tiempo se­rias di­fi­cul­tades fi­nan­cieras para poder acabar las obras que le restan del AVE por la ele­vada deuda que tiene que so­por­tar. A cierre de 2015, la deuda a largo plazo as­cendía a 14.768,9 mi­llones de eu­ros, lo que con­vierte a Adif en una de las em­presas pú­blicas más en­deu­dadas del Estado. El pa­sivo pre­visto para 2016 se es­pera al­cance los 16.000 mi­llo­nes.

A la pelea que ambos or­ga­nismos sos­tienen se ha unido la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que da la razón a Renfe porque con­si­dera des­pro­por­cio­nada la subida del canon que plantea Adif. En un in­forme que acaba de hacer pú­blico, el su­per­re­gu­lador li­mita la subida a un 4,2% ante el temor de que se tras­lade el au­mento del 15% al precio del bi­llete de los via­jeros y re­dunde en una caída del uso del AVE, donde se han rea­li­zado las ma­yores in­ver­siones de los Presupuestos del Ministerio de Fomento.

Previsión de Adif muy con­ser­va­dora

Además, el or­ga­nismo que pre­side José María Marín Quemada en­tiende que el trá­fico de las lí­neas de alta ve­lo­cidad cre­cerá un 3% en 2017 frente a la “congelación” en el trá­fico que prevé el gestor de in­fra­es­truc­tu­ras. La CNMC con­si­dera, por tanto, “demasiado con­ser­va­dora” la pre­vi­sión que Adif hace, ante los in­cre­mentos re­cord que viene re­gis­trando desde 2013.

Hasta julio pa­sado, los ser­vi­cios co­mer­ciales de Renfe ha­bían trans­por­tado 18,51 mi­llones de via­je­ros, lo que su­pone un in­cre­mento de la de­manda del 3,7%. El mayor au­mento se ha pro­du­cido en los trenes de Alta Velocidad que han cre­cido entre enero y julio un 6,6%, ro­zando ya los 12 mi­llones de via­jeros en siete me­ses. Los trenes de AVE y Larga Distancia ce­rraron 2015 con un re­cord de casi 31 mi­llones de via­je­ros, con lo que se su­peró por pri­mera vez la cuota de los 30 mi­llones de usua­rios.

La po­lí­tica de des­cuentos y las pro­mo­ciones que, desde hace tiempo, viene apli­cando Renfe, la aper­tura de nuevas lí­neas, la mo­vi­lidad la­boral y el au­mento del tu­rismo son fac­tores que están im­pul­sando este nuevo má­ximo his­tó­rico del AVE. La CNMC quiere evi­tar, por ello, que una subida des­pro­por­cio­nada del canon acabe con la ga­llina de los huevos de oro y que los usua­rios de la alta ve­lo­cidad dejen de uti­lizar los 3.000 ki­ló­me­tros que in­te­gran la red de Alta Velocidad es­pañola, la se­gunda mayor del mundo des­pués de China y la pri­mera de Europa.

La Comisión en­tiende que “a largo plazo, todo ello afec­taría a la de­man­da”, lo que, a la pos­tre, se tra­du­ciría en me­nores in­gresos para Adif y Adif Alta Velocidad. El peaje que Renfe debe pagar al gestor por uti­lizar las vías, es­ta­ciones y otras in­fra­es­truc­turas fe­rro­via­rias su­pone unos 600 mi­llones de euros anua­les.

Freno a la com­pe­tencia y la li­be­ra­li­za­ción

De igual modo, es­tima que unos cá­nones muy ele­vados su­pon­drían una ba­rrera a la en­trada de nuevos ope­ra­do­res, lo que fre­naría la li­be­ra­li­za­ción. La nueva Ley del Sector Ferroviario per­mite una es­truc­tura de cá­nones di­fe­rente de­pen­diendo de las lí­neas y del trá­fico, con el ob­je­tivo de vin­cular las tasas a la ren­ta­bi­lidad po­ten­cial del mer­cado.

La CNMC da la razón en este sen­tido al sector pri­vado y exige va­lorar la adap­ta­ción de los cá­nones que cobra Adif, dado que puede su­poner un ele­mento dis­tor­sio­nador de la com­pe­ten­cia. El pre­si­dente de Adif, Gonzalo Ferre, se opone, en cam­bio, a que se re­baje el canon por con­si­derar que “estaríamos sub­ven­cio­nando los ne­go­cios de ter­ceros con di­nero de todos los con­tri­bu­yen­tes”.

Respecto al canon que Adif cobra a los trenes de Renfe que cir­culan por las lí­neas AVE, el gestor afirma en su favor que éstos cu­bren entre sólo el 49% y el 50,6% de los costes de estas in­fra­es­truc­tu­ras, aunque existen grandes di­fe­ren­cias de costes e in­gresos entre unas y otras.

Mientras el AVE Madrid-Sevilla cubre de sobra los costes (el 124% del to­tal) hay otras que son de­fi­ci­ta­rias, por lo que se cues­tiona la ren­ta­bi­lidad de una in­fra­es­truc­tura que ne­ce­sita ele­va­dí­simas in­ver­siones para los re­sul­tados que aporta fi­nan­cie­ra­mente. Según la propia Adif, las vías más ren­ta­bles son Sevilla, Barcelona y Málaga. La pe­lota ahora para sol­ventar la pelea que Adif y Renfe sos­tienen por el canon está en el te­jado del Ministerio de Fomento y del nuevo mi­nistro Íñigo de la Serna.

Artículos relacionados