Monitor de Infraestructuras

Los consejeros de Renfe enfrentados por los aspectos técnicos y económicos de la oferta ganadora

Algo más que polémica en la adjudicación del macrocontrato del AVE

Alstom cuestiona la oferta técnica y económica presentada por Talgo

Líneas de alta velocidad de Renfe
Líneas de alta velocidad de Renfe

El contrato del siglo de Renfe para adquirir hasta 30 nuevos trenes de alta velocidad y el mantenimiento de los mismos durante 40 años se resolverá con cierto aire de polémica. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, dará a conocer el ganador oficial tras darse la pasada semana por vencedor Talgo. La multinacional francesa Alstom está, por su parte, en desacuerdo con los criterios de la compañía ferroviaria en algunos aspectos como la puntuación otorgada a su rival y ha pedido información adicional.

El me­ga­con­trato de la com­pañía fe­rro­viaria pre­su­pues­tado en 2.642 mi­llones de euros po­dría acabar in­cluso en los tri­bu­nales si Renfe no logra con­vencer a la em­presa gala. Alstom se ha mos­trado la más re­ti­cente a aceptar en un prin­cipio como ga­na­dora la oferta de Talgo por una serie de as­pectos que no le cua­dran, como es la va­lo­ra­ción téc­nica que se hace y la oferta eco­nó­mica que ha pre­sen­tado la es­pañola.

Las com­pañías dis­ponen de un plazo de 15 días para im­pugnar el con­trato ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), que sus­pen­dería la for­ma­li­za­ción del mismo hasta sol­ventar la de­manda que se pre­sente. Las em­presas afec­tadas puden acudir in­cluso a la jus­ticia or­di­na­ria.

Renfe ha anun­ciado que fa­ci­li­tará toda la in­for­ma­ción que no sea con­fi­den­cial por parte de la com­pe­ti­dora Talgo. Alstom quiere co­nocer con de­talle el cálculo que se ha hecho para la pun­tua­ción téc­nica de la pro­puesta de Talgo que se erigió el pa­sado día 22 como vir­tual ga­na­dora del con­curso pa­sado 22 en un co­mu­ni­cado en­viado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Aparte de Talgo y Alstom, op­taban al con­curso la ale­mana Siemens y la vasca CAF.

Mayor pun­tua­ción en la parte téc­nica

En la parte téc­nica, Talgo ha con­se­guido la pun­tua­ción más alta con 28,11 puntos de los 35 má­ximos po­si­bles en su tren Avril, mien­tras que la fran­cesa Alstom ha que­dado en se­gundo lugar con 25,14 puntos con su mo­delo de tren de dos plan­tas. La em­presa gala con­si­dera que del mo­delo Avril de Talgo se des­co­noce la fia­bi­lidad del mismo, ya que acaba de pasar las pruebas de con­va­li­da­ción, y es un tren que no ha cir­cu­lado y ca­rece de ex­pe­riencia co­mer­cial.

Algunas fuentes no en­tienden cómo este tren puede haber lo­grado in­cluso una pun­tua­ción mucho más ele­vada que el mo­delo Velaro de Siemens que lleva cir­cu­lando va­rios años y, en cam­bio, ha ob­te­nido la pun­tua­ción más baja de las cuatro que se han pre­sen­tado al con­curso con 21,84 pun­tos, siete puntos menos que los lo­grados por Talgo.

La pro­puesta eco­nó­mica es tam­bién con­si­de­ra­ble­mente más baja que el resto de sus com­pe­ti­do­res. Mientras que el pro­yecto de Talgo ofrece 137.768 euros por plaza, la oferta de Siemens es de 183.550 euros y Alstom 166.821 eu­ros. Los tra­bajos de man­te­ni­miento son tam­bién bas­tante más ba­jos. La es­pañola plantea rea­li­zarlos por 448,9 mi­llones de euros los 15 pri­meros tre­nes, Alstom en 602 mi­llones de euros y Siemens en 601 mi­llo­nes. El pre­su­puesto que Renfe tenía des­ti­nado era de 626 mi­llo­nes. El pe­dido de los 30 trenes AVE y el man­te­ni­miento de los mismos du­rante 40 años están pre­su­pues­tados por Renfe en 2.642 mi­llo­nes.

La oferta de la em­presa vasca CAF se da prác­ti­ca­mente por des­car­tada. En un prin­cipio partía con mucha ven­taja sobre el resto pero la pro­puesta se ha des­in­flado por po­si­bles errores de cálculo, tras los aná­lisis rea­li­zados por los pro­pios téc­nicos de Renfe. El valor eco­nó­mico de CAF as­ciende a 83.507 euros por plaza, una cifra con­si­de­rada anor­mal­mente baja si se com­para con las otras tres com­pañías com­pe­ti­do­ras.

La gran apuesta de Alstom

Alstom se ha com­pro­me­tido a cons­truir todos los trenes en te­rri­torio es­pañol por lo que está pu­jando fuerte por ha­cerse con el pro­yecto. Ha adap­tado su mo­delo de dos plantas a las pe­ti­ciones de Renfe y ha tra­ba­jado duro, de ahí que esté pe­leando como la que más hasta el úl­timo mo­mento, por en­cima in­cluso que Siemens. Por eso, al­gunas fuentes señalan que la fran­cesa no piensa arrojar fá­cil­mente la toa­lla.

Talgo, por su parte, ase­gura haber in­ver­tido unos 50 mi­llones de euros y ocho años de tra­bajo en desa­rro­llar el Avril. Según la com­pañía, el tren puede cir­cular a una ve­lo­cidad sos­te­nida de 363 ki­ló­me­tros por hora y dis­pone de una ca­pa­cidad para trans­portar hasta un má­ximo de 600 via­je­ros, aunque en la pro­puesta plan­teada a Renfe ofrece 521 pla­zas.

El mi­nistro de Fomento, Íñigo de la Serna, pre­si­dirá el acto del anuncio ofi­cial. El Ministerio ha que­rido dar una gran pro­ta­go­nismo al mismo al con­si­derar que es un con­trato de enorme en­ver­ga­dura en el que se van a crear más de 1.000 em­pleos.

Supone además la rú­brica a la gran apuesta que se ha hecho de la alta ve­lo­cidad en España y el com­pro­miso del nuevo Gobierno de acabar de cons­truir los tramos que están aún pen­dien­tes. De ahí tam­bién que se esté re­cla­mando la mayor in­de­pen­dencia po­sible en la ad­ju­di­ca­ción del con­curso. Los téc­nicos y los con­se­jeros de Renfe se han reunido va­rias veces desde el pa­sado martes para ana­lizar con de­talle todos los as­pectos téc­nicos y eco­nó­micos de las cuatro pro­puestas y que no haya la­gu­nas.

Artículos relacionados