Monitor de Infraestructuras

Los con­se­jeros de Renfe en­fren­tados por los as­pectos téc­nicos y eco­nó­micos de la oferta ga­na­dora

Algo más que polémica en la adjudicación del macrocontrato del AVE

Alstom cues­tiona la oferta téc­nica y eco­nó­mica pre­sen­tada por Talgo

Renfe
Líneas de alta velocidad de Renfe

El con­trato del siglo de Renfe para ad­quirir hasta 30 nuevos trenes de alta ve­lo­cidad y el man­te­ni­miento de los mismos du­rante 40 años se re­sol­verá con cierto aire de po­lé­mica. El mi­nistro de Fomento, Íñigo de la Serna, dará a co­nocer el ga­nador ofi­cial tras darse la pa­sada se­mana por ven­cedor Talgo. La mul­ti­na­cional fran­cesa Alstom está, por su parte, en desacuerdo con los cri­te­rios de la com­pañía fe­rro­viaria en al­gunos as­pectos como la pun­tua­ción otor­gada a su rival y ha pe­dido in­for­ma­ción adi­cio­nal.

El megacontrato de la compañía ferroviaria presupuestado en 2.642 millones de euros podría acabar incluso en los tribunales si Renfe no logra convencer a la empresa gala. Alstom se ha mostrado la más reticente a aceptar en un principio como ganadora la oferta de Talgo por una serie de aspectos que no le cuadran, como es la valoración técnica que se hace y la oferta económica que ha presentado la española.

Las compañías disponen de un plazo de 15 días para impugnar el contrato ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), que suspendería la formalización del mismo hasta solventar la demanda que se presente. Las empresas afectadas puden acudir incluso a la justicia ordinaria.

Renfe ha anunciado que facilitará toda la información que no sea confidencial por parte de la competidora Talgo. Alstom quiere conocer con detalle el cálculo que se ha hecho para la puntuación técnica de la propuesta de Talgo que se erigió el pasado día 22 como virtual ganadora del concurso pasado 22 en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Aparte de Talgo y Alstom, optaban al concurso la alemana Siemens y la vasca CAF.

Mayor puntuación en la parte técnica

En la parte técnica, Talgo ha conseguido la puntuación más alta con 28,11 puntos de los 35 máximos posibles en su tren Avril, mientras que la francesa Alstom ha quedado en segundo lugar con 25,14 puntos con su modelo de tren de dos plantas. La empresa gala considera que del modelo Avril de Talgo se desconoce la fiabilidad del mismo, ya que acaba de pasar las pruebas de convalidación, y es un tren que no ha circulado y carece de experiencia comercial.

Algunas fuentes no entienden cómo este tren puede haber logrado incluso una puntuación mucho más elevada que el modelo Velaro de Siemens que lleva circulando varios años y, en cambio, ha obtenido la puntuación más baja de las cuatro que se han presentado al concurso con 21,84 puntos, siete puntos menos que los logrados por Talgo.

La propuesta económica es también considerablemente más baja que el resto de sus competidores. Mientras que el proyecto de Talgo ofrece 137.768 euros por plaza, la oferta de Siemens es de 183.550 euros y Alstom 166.821 euros. Los trabajos de mantenimiento son también bastante más bajos. La española plantea realizarlos por 448,9 millones de euros los 15 primeros trenes, Alstom en 602 millones de euros y Siemens en 601 millones. El presupuesto que Renfe tenía destinado era de 626 millones. El pedido de los 30 trenes AVE y el mantenimiento de los mismos durante 40 años están presupuestados por Renfe en 2.642 millones.

La oferta de la empresa vasca CAF se da prácticamente por descartada. En un principio partía con mucha ventaja sobre el resto pero la propuesta se ha desinflado por posibles errores de cálculo, tras los análisis realizados por los propios técnicos de Renfe. El valor económico de CAF asciende a 83.507 euros por plaza, una cifra considerada anormalmente baja si se compara con las otras tres compañías competidoras.

La gran apuesta de Alstom

Alstom se ha comprometido a construir todos los trenes en territorio español por lo que está pujando fuerte por hacerse con el proyecto. Ha adaptado su modelo de dos plantas a las peticiones de Renfe y ha trabajado duro, de ahí que esté peleando como la que más hasta el último momento, por encima incluso que Siemens. Por eso, algunas fuentes señalan que la francesa no piensa arrojar fácilmente la toalla.

Talgo, por su parte, asegura haber invertido unos 50 millones de euros y ocho años de trabajo en desarrollar el Avril. Según la compañía, el tren puede circular a una velocidad sostenida de 363 kilómetros por hora y dispone de una capacidad para transportar hasta un máximo de 600 viajeros, aunque en la propuesta planteada a Renfe ofrece 521 plazas.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, presidirá el acto del anuncio oficial. El Ministerio ha querido dar una gran protagonismo al mismo al considerar que es un contrato de enorme envergadura en el que se van a crear más de 1.000 empleos.

Supone además la rúbrica a la gran apuesta que se ha hecho de la alta velocidad en España y el compromiso del nuevo Gobierno de acabar de construir los tramos que están aún pendientes. De ahí también que se esté reclamando la mayor independencia posible en la adjudicación del concurso. Los técnicos y los consejeros de Renfe se han reunido varias veces desde el pasado martes para analizar con detalle todos los aspectos técnicos y económicos de las cuatro propuestas y que no haya lagunas.

Artículos relacionados