ANÁLISIS

Ciudadanos soporta mal los desaires del Gobierno

Rajoy con­si­dera prio­ri­tario atraer al PSOE para ga­ran­tizar la le­gis­la­tura

Rajoy y Rivera
Mariano Rajoy y Albert Rivera.

Ciudadanos quiere fo­cos, quiere pre­sencia me­diá­tica. La si­tua­ción ideal para los com­po­nentes del par­tido que pre­side Albert Rivera es la que lo­graron du­rante los días que es­tu­vieron ne­go­ciando las 150 me­didas del do­cu­mento que fir­maron con el Partido Popular como con­di­ción para dar su apoyo de in­ves­ti­dura a Mariano Rajoy. Pero desde aquel 28 de agosto en el que Juan Carlos Girauta y Rafael Hernando fir­maron el pacto las cosas han ido a peor. Se sienten des­asis­tidos y hasta desai­ra­dos.

Este jueves han lanzado otra advertencia al Gobierno al presentar una propuesta de Ley para tratar de fijar un sistema de designación de altos cargos de acuerdo con el documento firmado en agosto para apoyar la investidura del presidente. Dicen que quieren acabar con los ‘dedazos’. Pero desde fuentes gubernamentales interpretan que lo que buscan los líderes de la formación naranja es presencia mediática. Cada día su minuto de informativos.

Los encargados de presentar la propuesta, el portavoz parlamentario de Economía, Toni Roldán, y el máximo responsable en la materia del partido, Luis Garicano transmiten que las relaciones con Luis de Guindos son muy buenas, pero quieren trasladar estas relaciones calificadas en algún momento de excelentes a los hechos.

Los hechos son que en la práctica hasta ahora las decisiones adoptadas por el Gobierno, sobre todo por lo que afecta a los nombramientos, las han adoptado los ministros sin tener demasiado en cuenta el criterio de Ciudadanos. Bien es cierto que esta explicación de autosuficiencia casa mal con la justificación que dan de ‘haber abandonado a Rita Barberá’ ante la condición de Ciudadanos de hacerlo para poder apoyarles para formar gobierno.

Según una fuente gubernamental, ‘sin tener demasiado en cuenta’ la opinión de Ciudadanos no deja de ser una expresión diplomática. No van a tomar decisiones que vayan abiertamente en contra de su programa. Tratarán de respetar todos los puntos que puedan del ideario de los 150 incluidos en el documento que sirvió para que les apoyaran para la investidura, pero lo que tiene más claro es que lo que se proponen es aplicar su programa y tratar de aproximarse al PSOE.

Pese a los acercamientos que se han hecho al PNV para contar con sus votos para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, cuando se presenten, si es que se presentan, para el Partido Popular el objetivo prioritario es aproximarse a los socialistas con los que quieren ver la forma de alcanzar acuerdos que garanticen cumplir el máximo de tiempo de la legislatura actual.

La finalidad es clara. Si no logran este acuerdo dan por hecho que van a estar constantemente en un sin vivir. Añaden que comprenden la insistencia de Ciudadanos por recordar los puntos planteados en su acuerdo, pero son puntos para una legislatura que no tienen por qué cumplirse desde el primer día.

Admiten además que en el Gobierno se dan tensiones entre personalidades muy marcadas que puede dificultar al final el entendimiento con los representantes de Ciudadanos.

Pero lo que no quieren desde el PP es que quede ninguna duda de que la época de las cámaras de televisión y de las ruedas de prensa cada tres horas, para los populares han terminado. Los acuerdos según los conservadores liderados por Mariano Rajoy se cumplen mejor en la discreción que en la revisión permanente.

Artículos relacionados