Monitor del Seguro

Aparte de la devaluación está la menor actividad, pero la aseguradora española presenta buenas cifras

Por qué Mapfre no teme al ‘efecto Trump’

El mercado asegurador mexicano crecerá entre un 7,1% y un 7,8% entre 2016 y 2018

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca supuso un shock inicial del que poco a poco los mercados financieros, tan sensibles a los cambios, se van recuperando. Sin embargo, hay un lugar en el mundo en el que la tensión se mantiene, México. Muchas de las promesas (amenazas) de Trump durante la campaña electoral impactan directamente en la economía del país latinoamericano. Y, de impacto directo, a las empresas allí instaladas, entre ellas varias españolas.

Asuntos como la re­ne­go­cia­ción del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la no firma del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), la im­po­si­ción de un im­puesto a las re­mesas fa­mi­liares, aran­celes a los pro­ductos me­xi­ca­nos, la cons­truc­ción de un muro fron­te­rizo entre ambas na­cio­nes, son solo al­gunos de los afec­tados por la ver­bo­rrea del pre­si­dente elec­to..

Todavía no se sabe si Trump querrá o podrá llevar a la prác­tica estas pro­pues­tas, pero la in­cer­ti­dumbre no es buena, y menos en los ne­go­cios. Y en México hay mucho es­pañol ha­cién­do­los. Allí hay es­ta­ble­cidas más de 400 em­presas es­paño­las, según los úl­timos datos del ICEX, Una de ellas, Mapfre.

Pero Mapfre no teme el ‘efecto Donald Trump’. ¿Por qué? El prin­cipal im­pacto de la lle­gada del re­pu­bli­cano a la Casa Blanca en las cuentas de la ase­gu­ra­dora se pro­du­ciría por el efecto en el peso me­xi­cano de esta si­tua­ción, ya que su de­bi­lidad im­plica que al cambio la com­pañía gana me­nos. Pero Mapfre lleva mucho tiempo en el país az­teca y vai­venes de este tipo ha su­frido ya unos cuan­tos. De he­cho, en una com­pa­ra­tiva de 61 di­vi­sas, el peso me­xi­cano re­gistró la ter­cera mayor va­ria­ción ne­ga­tiva entre enero y sep­tiembre de 2016, solo su­pe­rado por la libra bri­tá­nica y el peso ar­gen­tino, según un aná­lisis de Coface.

El propio vi­ce­pre­si­dente de Mapfre, Esteban Tejera, re­cor­daba en la úl­tima pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados que el peso me­xi­cano su­fría ya antes de la vic­toria de Trump un des­censo de cerca del 14%. El re­tro­ceso se agravó con la vic­toria del can­di­dato re­pu­bli­cano: la caída acu­mu­lada frente al euro en los tres días pos­te­riores al as­censo del nuevo pre­si­dente es­ta­dou­ni­dense fue del 10,4%. Mapfre, en cual­quier caso, no ca­mina en te­rri­torio des­co­no­cido y ya ha cal­cu­lado que, en el peor de los es­ce­na­rios, el im­pacto sería de unos 30 mi­llones en el pa­tri­mo­nio.

Otra cosa es el ne­go­cio. La ase­gu­ra­dora re­caudó en los pri­meros nueve meses en México primas por valor de 581,2 mi­llones de eu­ros, con un des­censo del 46,7%, un 39,3% en mo­neda lo­cal. Pero con im­por­tantes ramos cre­ciendo, como el de Autos (un 2% en mo­neda lo­cal), según los datos apor­tados por Aristóbulo Bausela, a partir de enero CEO de Latam, en el primer Investor Day que la en­tidad ce­lebró el pa­sado 16 de no­viem­bre. También hay que tener en cuenta que la com­pañía está ‘limpiando’ el ne­go­cio: tanto en Vida como en No Vida ha can­ce­lado con­tratos de­fi­ci­ta­rios. Además, Mapfre gana di­nero en este país la­ti­noa­me­ri­cano. El be­ne­ficio bruto de los pri­meros nueve meses del año sumó 25,1 mi­llo­nes, con un au­mento del 7,3%, un 2,9% en mo­neda lo­cal. Y a favor del re­sul­tado juega el hecho de que se han puesto en marcha ini­cia­tivas de ahorro de gastos que ya están dando re­sul­tados en ramos como Autos, Riesgos Industriales y Salud.

De cara al fu­turo, que es ahora lo que im­porta, Mapfre pro­nos­tica que el mer­cado ase­gu­rador me­xi­cano cre­cerá entre 2016 y 2018 entre un 7,1% y un 7,8%. Actualmente, las primas de se­guros en México re­pre­sentan el 2,14% del PIB, por lo que el re­co­rrido po­ten­cial se an­toja ele­vado. No obs­tante, la eco­nomía me­xi­cana po­dría dar algún que otro susto. Al margen de lo que haga Donal Trump, los datos mues­tran que se ave­cinan cur­vas: en el tercer tri­mestre del año la eco­nomía se des­ace­leró un 1,5% y en el pre­su­puesto pre­sen­tado por el Gobierno para 2017 se ha im­puesto la aus­te­ridad (recorte del gasto de 240.000 mi­llones de pe­sos), lo que unido a la de­pre­cia­ción de la mo­neda, que ha su­puesto un au­mento de los pre­cios de im­por­ta­ción y la in­fla­ción, com­pli­cará el en­torno en el corto plazo a los sec­tores más re­la­cio­nados con el con­sumo pri­vado.

En cual­quier caso, Mapfre no de­pende de México ni mucho me­nos. La di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fica es uno de sus puntos fuer­tes. El país az­teca es el mer­cado clave para la en­tidad de la re­gión Latam Norte, y el con­junto de estos países aportan el 5,4% de las primas y el mismo por­cen­taje del re­sul­tado atri­buible to­tal. Mucho más peso tiene Brasil, que aporta el 15% del be­ne­ficio y el 18% de las pri­mas. Y del país ca­rioca se es­peran grandes co­sas, pese a que tam­poco está pa­sando ac­tual­mente su mejor mo­mento eco­nó­mico. Según ex­plica Esteban Tejera, “lo im­por­tante es que en un en­torno tan di­fí­cil, sobre todo en los pri­meros meses del año, la com­pañía ha sido capaz de man­tener ritmos de cre­ci­miento ade­cuados y de ren­ta­bi­lidad muy im­por­tan­tes”. También ha des­ta­cado que la alianza con Banco do Brasil “sigue tan vi­go­rosa como el primer día. En cuanto la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica tome fuerza, sa­ca­remos gran ven­taja de ello”. La en­tidad confía sobre todo en que en 2017 se re­cu­pere de forma sig­ni­fi­ca­tiva el se­guro de Autos.

Además, tam­bién es im­por­tante sub­rayar que el 88% de las obli­ga­ciones y los ac­tivos de la com­pañía están de­no­mi­nados en euros o en dó­la­res.

El ‘efecto Trump’ tam­bién po­dría llegar a las cuentas de Mapfre por su ex­po­si­ción a EEUU. Allí está desde 2008 cuando compró The Commerce Group. Mapfre USA aporta en estos mo­mentos el 12% de las primas to­tales y entre el 8% y el 9% del be­ne­fi­cio. La en­tidad está cen­trada en el ne­gocio de par­ti­cu­lares con una fuerte po­si­ción en Massachusetts: es la com­pañía líder en No Vida, con una cuota de mer­cado del 25,6% en Autos, según des­tacó Alfredo Castelo, a partir de enero CEO del Área Norteamérica, en el Investor Day. En este caso Mapfre no ve más in­fluencia en el ne­gocio que la de la propia evo­lu­ción de la eco­nomía es­ta­dou­ni­dense que, según Esteban Tejera, no tiene porque re­sen­tirse por la lle­gada de Trump al po­der. De he­cho, la apuesta por EEUU es clara y, según ha ade­lan­tado Castelo, en 2017 Mapfre lan­zará Verti USA en Pennsylvania.

Por tanto, la ase­gu­ra­dora es­pañola no tiene porque tener pro­blemas por la lle­gada de Donald Trump a la Presidencia de EEUU, salvo por el im­pacto que pueda tener en el peso me­xi­cano, el cual está cuan­ti­fi­cado. Y, ade­más, tam­poco sería una no­ve­dad. Mapfre, como cual­quier otra em­presa con in­tereses en Latinoamérica, ha su­frido en sus cuentas la de­va­lua­ción de las mo­nedas en estos países en va­rias oca­sio­nes. El año pa­sado, sin ir más le­jos, fueron las de Venezuela y Brasil las que des­lu­cieron la cuenta de re­sul­tados del grupo.

Artículos relacionados