Monitor del Seguro

Aparte de la de­va­lua­ción está la menor ac­ti­vi­dad, pero la ase­gu­ra­dora es­pañola pre­senta buenas ci­fras

Por qué Mapfre no teme al ‘efecto Trump’

El mer­cado ase­gu­rador me­xi­cano cre­cerá entre un 7,1% y un 7,8% entre 2016 y 2018

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

La lle­gada de Donald Trump a la Casa Blanca su­puso un shock ini­cial del que poco a poco los mer­cados fi­nan­cie­ros, tan sen­si­bles a los cam­bios, se van re­cu­pe­rando. Sin em­bargo, hay un lugar en el mundo en el que la ten­sión se man­tiene, México. Muchas de las pro­mesas (amenazas) de Trump du­rante la cam­paña elec­toral im­pactan di­rec­ta­mente en la eco­nomía del país la­ti­noa­me­ri­cano. Y, de im­pacto di­recto, a las em­presas allí ins­ta­la­das, entre ellas va­rias es­paño­las.

Asuntos como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la no firma del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), la imposición de un impuesto a las remesas familiares, aranceles a los productos mexicanos, la construcción de un muro fronterizo entre ambas naciones, son solo algunos de los afectados por la verborrea del presidente electo..

Todavía no se sabe si Trump querrá o podrá llevar a la práctica estas propuestas, pero la incertidumbre no es buena, y menos en los negocios. Y en México hay mucho español haciéndolos. Allí hay establecidas más de 400 empresas españolas, según los últimos datos del ICEX, Una de ellas, Mapfre.

Pero Mapfre no teme el ‘efecto Donald Trump’. ¿Por qué? El principal impacto de la llegada del republicano a la Casa Blanca en las cuentas de la aseguradora se produciría por el efecto en el peso mexicano de esta situación, ya que su debilidad implica que al cambio la compañía gana menos. Pero Mapfre lleva mucho tiempo en el país azteca y vaivenes de este tipo ha sufrido ya unos cuantos. De hecho, en una comparativa de 61 divisas, el peso mexicano registró la tercera mayor variación negativa entre enero y septiembre de 2016, solo superado por la libra británica y el peso argentino, según un análisis de Coface.

El propio vicepresidente de Mapfre, Esteban Tejera, recordaba en la última presentación de los resultados que el peso mexicano sufría ya antes de la victoria de Trump un descenso de cerca del 14%. El retroceso se agravó con la victoria del candidato republicano: la caída acumulada frente al euro en los tres días posteriores al ascenso del nuevo presidente estadounidense fue del 10,4%. Mapfre, en cualquier caso, no camina en territorio desconocido y ya ha calculado que, en el peor de los escenarios, el impacto sería de unos 30 millones en el patrimonio.

Otra cosa es el negocio. La aseguradora recaudó en los primeros nueve meses en México primas por valor de 581,2 millones de euros, con un descenso del 46,7%, un 39,3% en moneda local. Pero con importantes ramos creciendo, como el de Autos (un 2% en moneda local), según los datos aportados por Aristóbulo Bausela, a partir de enero CEO de Latam, en el primer Investor Day que la entidad celebró el pasado 16 de noviembre. También hay que tener en cuenta que la compañía está ‘limpiando’ el negocio: tanto en Vida como en No Vida ha cancelado contratos deficitarios. Además, Mapfre gana dinero en este país latinoamericano. El beneficio bruto de los primeros nueve meses del año sumó 25,1 millones, con un aumento del 7,3%, un 2,9% en moneda local. Y a favor del resultado juega el hecho de que se han puesto en marcha iniciativas de ahorro de gastos que ya están dando resultados en ramos como Autos, Riesgos Industriales y Salud.

De cara al futuro, que es ahora lo que importa, Mapfre pronostica que el mercado asegurador mexicano crecerá entre 2016 y 2018 entre un 7,1% y un 7,8%. Actualmente, las primas de seguros en México representan el 2,14% del PIB, por lo que el recorrido potencial se antoja elevado. No obstante, la economía mexicana podría dar algún que otro susto. Al margen de lo que haga Donal Trump, los datos muestran que se avecinan curvas: en el tercer trimestre del año la economía se desaceleró un 1,5% y en el presupuesto presentado por el Gobierno para 2017 se ha impuesto la austeridad (recorte del gasto de 240.000 millones de pesos), lo que unido a la depreciación de la moneda, que ha supuesto un aumento de los precios de importación y la inflación, complicará el entorno en el corto plazo a los sectores más relacionados con el consumo privado.

En cualquier caso, Mapfre no depende de México ni mucho menos. La diversificación geográfica es uno de sus puntos fuertes. El país azteca es el mercado clave para la entidad de la región Latam Norte, y el conjunto de estos países aportan el 5,4% de las primas y el mismo porcentaje del resultado atribuible total. Mucho más peso tiene Brasil, que aporta el 15% del beneficio y el 18% de las primas. Y del país carioca se esperan grandes cosas, pese a que tampoco está pasando actualmente su mejor momento económico. Según explica Esteban Tejera, “lo importante es que en un entorno tan difícil, sobre todo en los primeros meses del año, la compañía ha sido capaz de mantener ritmos de crecimiento adecuados y de rentabilidad muy importantes”. También ha destacado que la alianza con Banco do Brasil “sigue tan vigorosa como el primer día. En cuanto la recuperación económica tome fuerza, sacaremos gran ventaja de ello”. La entidad confía sobre todo en que en 2017 se recupere de forma significativa el seguro de Autos.

Además, también es importante subrayar que el 88% de las obligaciones y los activos de la compañía están denominados en euros o en dólares.

El ‘efecto Trump’ también podría llegar a las cuentas de Mapfre por su exposición a EEUU. Allí está desde 2008 cuando compró The Commerce Group. Mapfre USA aporta en estos momentos el 12% de las primas totales y entre el 8% y el 9% del beneficio. La entidad está centrada en el negocio de particulares con una fuerte posición en Massachusetts: es la compañía líder en No Vida, con una cuota de mercado del 25,6% en Autos, según destacó Alfredo Castelo, a partir de enero CEO del Área Norteamérica, en el Investor Day. En este caso Mapfre no ve más influencia en el negocio que la de la propia evolución de la economía estadounidense que, según Esteban Tejera, no tiene porque resentirse por la llegada de Trump al poder. De hecho, la apuesta por EEUU es clara y, según ha adelantado Castelo, en 2017 Mapfre lanzará Verti USA en Pennsylvania.

Por tanto, la aseguradora española no tiene porque tener problemas por la llegada de Donald Trump a la Presidencia de EEUU, salvo por el impacto que pueda tener en el peso mexicano, el cual está cuantificado. Y, además, tampoco sería una novedad. Mapfre, como cualquier otra empresa con intereses en Latinoamérica, ha sufrido en sus cuentas la devaluación de las monedas en estos países en varias ocasiones. El año pasado, sin ir más lejos, fueron las de Venezuela y Brasil las que deslucieron la cuenta de resultados del grupo.

Artículos relacionados