ANÁLISIS

Bruselas amenaza con llevar a España a los tribunales por los créditos hipotecarios

Segundo aviso al Gobierno es­pañol por no aplicar la nor­ma­tiva de pro­tec­ción de los con­su­mi­dores

creditos
Créditos hipotecarios.

La Comisión Europea pre­tende no dejar un solo día sin ad­ver­ten­cias al sector fi­nan­ciero. Este jueves han sido dos a falta de una. Por una parte ad­vierte que nos lle­vará a los tri­bu­nales si no apli­camos la nor­ma­tiva vi­gente sobre cré­ditos hi­po­te­ca­rios desde el 2014 y, por otra, alerta de que la nor­ma­tiva sobre los res­ca­tes, en caso de crisis en Europa, re­sul­taría in­su­fi­ciente.

Advertía el pasado lunes el presidente de la patronal bancaria, José María Roldán, con ocasión de su intervención en el Foro de la Nueva Economía que ha llegado el momento de parar con la regulación y dejar paso a la supervisión.

Insistía el presidente de la Asociación Española de Banca, (AEB), en que el elevado grado de regulación distrae a los gestores de banca de los numerosos desafíos del negocio bancario. Y apuntaba Roldán a dos de los principales desafíos actuales como son la baja rentabilidad de la banca y el proceso de digitalización, que algunas entidades llevan con mucho más retraso que otras.

Pues no han pasado ni tres días de las palabras del máximo dirigente de la asociación que agrupa a los banqueros cuando desde la Comisión han llegado dos advertencias que implican la aplicación de más normas.

Bien es verdad que las advertencias de la Comisión no solo tienen a España como destino final. Está claro, el caso de España no es el único. El Ejecutivo comunitario ha advertido este jueves también a Croacia, Chipre, Finlandia, Grecia, Luxemburgo, Portugal, Eslovenia y Suecia para que cumplan en su totalidad con la normativa de la Unión Europea sobre hipotecas que entró en vigor en el 2014 y que debería estar ya vigente.

Conviene dejar claro que esta advertencia es el primer paso para acabar en los tribunales de la Unión. La advertencia de Bruselas casi lleva implícita la seguridad de que los países no van a cumplir y que finalmente se verán en el Tribunal Europeo de Luxemburgo.

Bruselas considera que, dado que la Directiva 2014/17 entró en vigor hace ya dos años, los países advertidos han tenido más que tiempo suficiente para haber traspuesto sus disposiciones. Máxime teniendo en cuenta que en la exposición de motivos se explicaba que el objetivo de la misma era aplicar las medidas de protección de los consumidores en toda la Unión gracias a prácticas crediticias responsables a escala de la UE.

No es el primer aviso que recibe España junto al resto de países emplazados a aplicar esta nueva normativa. Los Estados miembros de la Unión tenían que haber incorporado estas normas al ordenamiento jurídico nacional como máximo el pasado 21 de marzo de 2016.

No se ha respetado ese plazo. Por ello, el pasado mes de mayo Bruselas envió a Madrid y al resto de Estados las correspondientes ‘cartas de emplazamiento’.

Este requerimiento de hoy adopta la forma legal conocida como ‘dictamen motivado’. Guindos, como el resto de ministro de los Estados miembros emplazados tienen el plazo de dos meses para aplicar la nueva normativa. De no hacerlo así, Bruselas les llevará ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Lo cierto es que en esta ocasión habría que darle la razón a la Comisión. En definitiva se trata de que los consumidores puedan disponer de información más clara, comprensible y necesaria gracias a la introducción de la Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN).

Esta ficha lo que facilita es que los prestatarios comprendan mejor los riesgos inherentes a su contrato hipotecario, a la vez que pueden comparar las distintas ofertas para poder elegir así la que mejor responda a sus necesidades al mejor precio.

La segunda advertencia la ha lanzado José Leandro, asesor del presidente de la Comisión Europea, quien considera que la normativa actual es insuficiente para garantizar que si hay una nueva crisis financiera no tengan que ser de nuevo los contribuyentes quienes asuman los costes.

Sobre este asunto volveré en otro momento ahora que se está replanteando también si lo aprobado en España ha sido suficiente o no.

Artículos relacionados