DESDE EL PARQUET

Oryzon, beneficio vs riesgo

Las in­cer­ti­dum­bres po­lí­ticas y eco­nó­micas en el ho­ri­zonte de los mer­cados de renta va­riable han lle­vado a los ope­ra­dores a mul­ti­plicar su li­quidez como pri­mera me­dida de pru­den­cia. El ob­je­tivo es man­tener el di­nero a res­guardo ante po­si­bles des­censos ines­pe­rados y a la es­pera de en­con­trar el mo­mento pro­picio de in­ver­sión, cada vez más di­fí­ciles de en­con­trar. En cual­quier caso, si se ob­serva una ele­vada pre­dis­po­si­ción de los in­ver­sores a mover su ca­pital en cuanto ob­servan la más mí­nima opor­tu­ni­dad.

Así lo refleja, por ejemplo, el fuerte interés de compra generado en estos días por Oryzon. El grupo biotecnológico ha multiplicado casi por dos su precio en apenas dos días de negociación, simplemente con el hecho de anunciar la presentación para diciembre, entre expertos e inversores, de los avances clínicos del compuesto para el tratamiento de la leucemia denominado Ory-1011.

Las investigaciones, en fases preliminares I/IIA, del compuesto recogen una potencial eficacia en un subgrupo de pacientes con leucemia, cuyos resultados se presentarán en los primeros días de diciembre en el congreso anual de la Sociedad Americana de Hematología. Una vez superados estos primeros ensayos será Roche, poseedora de la licencia, quien proseguirá con los ensayos, además de ampliar las posibles indicaciones en el desarrollo de este compuesto.

El acuerdo de licencia firmado con Roche en 2014 cifra, según Reuters, en hasta 500 millones de dólares los ingresos de Oryzon en función de los objetivos alcanzados en su desarrollo. Aunque aún quedan años de investigación y los resultados finales son aún inciertos, algunos operadores están apostando abiertamente por la biotecnológica al considerar razonables los riesgos de incumplimiento de los objetivos en función de la altísima rentabilidad que puede alcanzar la compañía a medio y largo plazo.

Los responsables de Oryzon se centrarán ahora en un segundo compuesto, el Ory-2001, con indicaciones para el tratamiento del Alzheimer y la esclerosis múltiple, al que destinarán una inversión de 25 millones de dólares.

Tras superar la barrera de los 3 euros, el tope de la tendencia lateral en la que se encontraba inmerso, el valor se enfrenta ahora al reto de superar la cota de los 4,6 euros, sus máximos anuales logrados en su debut en Bolsa el pasado 14 de diciembre. De conseguirlo, Oryzon dejaría despejado su camino al alza y podría incluso a llegar a colocarse entre el top 10 de las empresas más revalorizadas del mercado continuo en el año.

Artículos relacionados