DESDE EL PARQUET

Arcelor Mittal, mercado soberano

Si la he­me­ro­teca suele ser cruel con los po­lí­ticos lo es aún más con los ana­listas y con sus pro­yec­ciones de prin­ci­pios de año. Navegando por Internet se puede en­con­trar con una cu­riosa re­co­men­da­ción de Mornig Star sobre Arcelor Mittal. En fe­brero de este año, los ana­listas de la firma re­ba­jaban su es­ti­ma­ción de precio ob­je­tivo de la ace­rera hasta los 2,7 euros por ac­ción de­bido a las peores pers­pec­tivas fi­nan­cieras y un nivel de en­deu­da­miento to­davía muy alto.

La estimación de la firma era que la acerera no podría cumplir con su objetivo de EBITDA de más de 4.500 millones de dólares para 2016 al considerar un entorno del mercado del acero particularmente deprimido, con un crecimiento de la demanda mundial de apenas el 0,5% para el año 2016, después de una contracción del 2,2% en 2015.

En el informe de febrero, la firma aseguraba que la acción cotizaba con una prima del 24% sobre su estimación de precio objetivo debido al exceso de capacidad estructural que penalizan la industria mundial del acero, las perspectivas de un crecimiento bajo durante un tiempo más prolongado y una demanda retraída son dificultades que deberían persistir a medio-largo plazo.

Pese a que buena parte de este análisis se ha confirmado, especialmente del lado del EBITDA, la contracción del mercado siderúrgico y los altos niveles de endeudamiento, el mercado ha dejado en ridículo el vaticinio de precio objetivo. No en vano, las acciones de Arcelor Mittal han sorprendido a propios y extraños convirtiéndose en el valor más alcista del Ibex 35 con notable diferencia. Su precio ha pasado de 3 euros por acción a principios de ejercicio hasta los 6,50 euros en los que cotiza en la actualidad, muy lejos de los 2,7 euros fijados por Morning Star. Salvo catástrofe, todo apunta a que será el mejor valor del selectivo al cierre del ejercicio.

Para 2017, sin embargo, el valor tendrá difícil continuar la tendencia alcista. El descenso de los precios de los productos siderúrgicos en EEUU, combinado con el efecto del rápido incremento de los precios del carbón metalúrgico sobre los márgenes obtenidos en la comercialización de los productos siderúrgicos en otras regiones geográficas se traducirá previsiblemente en una disminución de la rentabilidad en el cuarto trimestre de 2016, en comparación con el tercer trimestre. Es previsible, por tanto, una fuerte corrección de su cotización a medio plazo a niveles más correctos de valoración por fundamentales. En cualquier caso, el mercado es soberano y siempre tendrá la última palabra.

Artículos relacionados