Monitor de Infraestructuras

Ferrmed y em­pre­sa­rios va­len­cianos quieren mo­vi­lizar a todas las fuerzas so­ciales

Un corredor ferroviario muy reivindicativo

Cuatro au­to­no­mías exigen a Fomento un “plan de­ta­llado” de eje­cu­ción del pro­yecto

Vías de un ferrocarril pendiente.
Vías de un ferrocarril pendiente.

Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Cataluña con­ver­tirán el Corredor del Mediterráneo en la ban­dera de la reivin­di­ca­ción de la nueva le­gis­la­tura de Mariano Rajoy. Las cuatro au­to­no­mías han em­pe­zado a meter pre­sión para que el pro­yecto salga del os­tra­cismo y fi­na­lice su eje­cu­ción pese a los re­cortes que el Ministerio de Fomento re­ci­birá en los Presupuestos de 2017. Todas las fuerzas po­lí­ti­cas, in­cluido el PP mur­ciano, exi­girán al nuevo mi­nis­tro, Íñigo de la Serna, un com­pro­miso en firme.

El presidente de Ferrmed, la asociación multisectorial que actúa de lobby de presión para que se ejecute el Corredor del Mediterráneo, Joan Amorós, ha anunciado en Bruselas que solicitarán de “inmediato” una entrevista con el titular de Fomento, para abordar los planes del nuevo Ejecutivo con respecto a dicho proyecto. El objetivo de la entrevista no es otro que exigir al Ministerio que, en un plazo no superior a seis meses, presente un “plan detallado de finalización de las obras”.

Este grupo de presión ha puesto 2018 como fecha tope para que el ancho ferroviario internacional proyectado desde Barcelona hasta Almería esté acabado en dicho ejercicio, y un “estudio completo” para desdoblar la línea entre Valencia y Tarragona. “Es una vergüenza que las dos ciudades más dinámicas de España no estén unidas por alta velocidad”, ha señalado el máximo responsable de Ferrmed.

El eje ferroviario que prevé enlazar Algeciras, Almería, Murcia, Alicante y toda Cataluña con Hungría, conectará con toda Europa a través de 3.500 kilómetros de ancho internacional. Será lo que se denomina el gran proyecto ferroviario del Siglo XXI y abrirá las puertas a todo el eje Mediterráneo hacia el norte de Europa.

La presión de los empresarios valencianos

Además del lobby de presión Ferrmed, la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) ha abierto una página web denominada elcorredormediterraneo.com dedicada a informar puntualmente sobre el estado del proyecto. Con esta iniciativa, tratan de presionar también al Gobierno Central a que acelere su construcción y demostrar a todos los ciudadanos el carácter estratégico que supone para las cuatro autonomías. En la web, se pone de manifiesto que en 2025 se disponga de la doble plataforma mercancías-viajeros con ancho internacional desde Algeciras a Perpiñán.

“El Corredor Mediterráneo es, sin duda alguna, el proyecto que más contribuirá al beneficio de todos los sectores de la economía de Valencia y de España”, sostiene el empresario valenciano Vicente Boluda, y líder de la Asociación Valenciana de Empresarios.

Los empresarios instan al nuevo Ejecutivo a que ponga fecha a la alta velocidad entre Barcelona y Alicante y comprometerse también a que en 2018 exista ancho internacional ferroviario desde Almería hasta Francia. Boluda ha pedido al ministro De la Serna que tenga “una visión cortoplacista” e invierta en la finalización de las obras, “una infraestructura que sufre importantes retrasos”, ha subrayado.

Defensa de una estructura circular, no solo radial

“El problema grave lo tiene el Gobierno, que no está haciendo los deberes. No hacen los deberes por la concepción radial que tienen del Estado y el Corredor Mediterráneo es el único no radial”, ha señalado por su parte Joan Amorós, presidente de Ferrmed.

En su opinión, consideran que hasta ahora se ha defendido una estructura radial de transporte ferroviario donde todas las líneas parten de Madrid, y lo que se pretende es que se haga una estructura circular, que hará que la línea de transporte sea “más completa, eficaz y justa”.

¿Queremos conectar la estructura radial con la circular o no? ¿Queremos estar más cerca de Europa o no? se preguntan los empresarios. El futuro eje mediterráneo no sólo unirá a todo el Sur con el Norte de Europa en cuanto a transporte de mercancías ferroviarias, sino que enlazará también con toda la red portuaria española mediterránea con la europea. Además, será un gran beneficio para el turismo y permitirá abaratar los costes del transporte y favorecerá el cambio climático.

Por este motivo, toda la cuenca mediterránea reivindica estar mejor conectada con Europa y acabar un macroproyecto en un país que dispone de la primera red de alta velocidad más extensa de Europa, con 3.000 kilómetros de AVE, y la segunda del mundo, después de China. Sin embargo, está desconectada del resto de la Unión Europea.

Amorós culpa al Gobierno de Rajoy de la parálisis y no a Francia. “La responsabilidad es del Gobierno español, porque Francia, a pesar de todo, tiene aún capacidad para que puedan pasar los trenes. El límite de Francia será a partir de 2024. Por eso, estamos hablando con el Gobierno francés para que se desdoblen las líneas entre Montpellier y Perpiñán”, ha señalado.

Movilizar a todas las fuerzas

Amorós ha insistido en que a los entes regionales se les hace un caso “muy relativo” por lo que ha pedido movilizarse al mundo empresarial, sindical, municipal y a los propios gobiernos autonómicos. “Si el Gobierno de Madrid no cumple, nos tenemos que movilizar todos”, ha reivindicado.

El principal escollo que el nuevo ministro, Íñigo de la Serna, debe salvar será el problema de la financiación del proyecto. Los Presupuestos de 2017 se antojan muy restrictivos por el problema del déficit. Por imperativo de Bruselas, el Estado se verá obligado a recortar como mínimo 5.500 millones de euros y todo apunta a que el Ministerio de Fomento y la obra pública recibirán casi con seguridad un tijeretazo en inversión.

Ahora bien, el Corredor del Mediterráneo es uno de los ejes que defiende Bruselas y que se incluyen en el Plan Juncker de macroproyectos a ejecutar dentro de la Unión Europea. ¿Será posible unir algún día por tren Algeciras hasta la ciudad húngara de Zahony? Esperemos que sí.

Artículos relacionados