En España los sa­la­rios, los más bajos in­cluso, han caído el 25% du­rante la crisis

Asalariados al rescate de Europa

Seis mi­llones de es­pañoles viven con unos in­gresos anuales que no llegan a los 10.000 euros

Protestas por bajos salarios
Protestas por bajos salarios.

Fueron uno de los ca­ba­llos de ba­talla du­rante la brutal crisis eco­nó­mica que ha vi­vido Europa en los úl­timos años. Reducir sa­la­rios era la con­signa fa­vo­rita de los po­lí­ti­cos. Casi diez años des­pués y ago­tada prác­ti­ca­mente toda la mu­ni­ción de la que dis­pone el Banco Central Europeo (BCE), su pre­si­dente, el ita­liano Mario Draghi, vuelve la vista a una vieja me­dida como uno de los úl­timos re­cursos para ace­lerar la ac­ti­vidad en Europa, ¡la subida de sa­la­rios!

Así lo ha manifestado el presidente del BCE ante el Parlamento Europeo. Una subida de la remuneración a los trabajadores sería necesaria para reconducir una inflación situada en estos momentos en mínimos. La caída de los precios de los combustibles y el rácano crecimiento de los salarios van a ser los culpables de que el IPC crezca este año sólo el 0,2% indicaba Draghi. Muy cerca de la tan temida inflación con la que han flirteado la mayoría de los países durante meses. El objetivo de crecimiento de los precios para el BCE es el 2%.

La formidable crisis económica que ha vivido Europa ha llevado al BCE a sacar toda una batería de actuaciones con el objetivo de enderezar la inflación y estimular el crecimiento. Ha reducido los tipos de interés desde niveles superiores al 4% al 0% actual en cinco años.

Posteriormente, ha lanzado un plan de compra de bonos soberanos de los estados, con los que ha inyectado más de un billón de euros en las economías europeas. Una cantidad equivalente a lo que genera la economía española a lo largo de un año. Por último, ha lanzado un plan de recompra de bonos de empresas, con los que sigue inyectando cerca de 100.000 millones de euros mensuales.

Estragos

La bajada de salarios de los últimos años ha causado estragos en países como España, donde la debilidad de la economía se ha aprovechado no sólo para llevar a cabo una auténtica purga en el mercado laboral, así como una reducción de los salarios de hasta el 25%, según cálculos de la agencia Thomson Reuters. Mientras tanto, en países como Alemania, el sueldo de los empleados crecía el 5%, con lo que la brecha salarial entre ambos países se ha ampliado aún más.

La opinión generalizada es que se ha producido un exceso de regulación restrictiva. Los bancos, los gobiernos, los particulares se han visto empujados a un proceso de desendeudamiento. Esta política y la de salarios bajos ha llevado a una situación de frenazo en seco del consumo de la que ahora no consigue sacar el Banco Central Europeo.

Una situación que ha tenido unas consecuencias brutales en países como España, donde más de seis millones de empleados cobran menos de lo que está estipulado en el salario mínimo interprofesional, fijado en estos momentos en poco más de los 9.000 euros ¡al año! Esta es una de las conclusiones que el profesor Florentino Felgueroso ha extraído del análisis de los datos de la Encuesta de condiciones de vida de 2016.

Es probable que si se consigue una elevación de salarios (parece más fácil bajar que subir) se puedan mitigar esta serie de desajustes sociales en economías como la española. En cualquier caso, Draghi alerta ante el Parlamento Europeo de que es la hora de las medidas económicas y sociales para acompañar a la política monetaria.

Artículos relacionados