UN BANCO EN EL RETIRO

Donald Trump y las relaciones de España con EEUU

Primer des­tino de in­ver­siones di­rectas es­pañolas en el ex­te­rior con un a 16.1% del total su­perando al Reino Unido, 15,2%, y Brasil 11,5%

Sin título
Trump, vencedor.

Donald Trump ha con­se­guido con­vertir en votos el des­con­tento amorfo de mu­chí­simos ciu­da­danos nor­ta­me­ri­canos con el go­bierno de Washington y las con­se­cuen­cias de la glo­ba­li­za­ción. Son en su ma­yoría vo­tantes blancos e in­cluso in­mi­grantes ya le­ga­li­zados que re­chazan la com­pe­tencia de nuevos tra­ba­ja­do­res. La tasa de ac­ti­vi­dad, es de­cir, el seg­mento de po­bla­ción en edad de tra­bajar y en busca de em­pleo, ha des­cen­dido y au­men­tado mucho el tra­bajo a tiempo par­cial.

La globalización ha hecho estragos en zonas industriales. Las ventas chinas a EEUU representan el 20% del total de sus compras en el resto del mundo. El mensaje proteccionista también ha funcionado pero sobre todo ha sido el rechazo a los musulmanes (¿Terroristas potenciales?) y la construcción del muro mexicano.

Discurso inicial ya como nuevo presidente ofreciéndose a serlo el de todos los estadounidenses y en el terreno internacional a mantener buenas relaciones con aquellos países que presenten buenos propósitos. Así mismo un inmediato plan de obras públicas y proyectos de infraestructura. ¿ Acaso una reedición del New Deal del presidente F.D. Roosevelt?.

Pero entonces la depresión era profunda y ahora la recuperación camina. La tasa de paro ha descendido del 10 al 4,6%; el crecimiento del PIB en el 2014 y 2015 ha registrado una tasa del 2,5%. La inflación subyacente, descontado los precios de los alimentos y la energía, ha subido en septiembre hasta el 2,2%, una tasa que supera el objetivo de la Reserva Federal.

El déficit presupuestario federal, sin embargo, que al finalizar 2015 representaba el 2.5% del PIB, corre el riesgo de acelerarse según las previsiones de la Oficina Presupuestaria del Congreso. Un repunte del déficit presupuestario como resultado del incremento del coste de los servicios sanitarios públicos y privados superiores al del PIB nominal. El gasto sanitario pasaría del 5,5% del PIB al 12% en 2050.

Las relaciones de EEUU con España has sido buenas durante la administración demócrata de Brack Obama. En lo político se acordó que la base naval de Rota acogería buques y personal militar estadounidense, mientras que la base que Morón se convertiría en el mando de EEUU para África.

En el terreno de las relaciones comerciales EEUU ocupa el sexto lugar como receptor de mercancías españolas y el quinto como suministrador. Lo verdaderamente novedoso es que los EEUU se han convertido en el primer destino de inversiones directas españolas en el exterior con un a 16.1% del total superando al Reino Unido, 15,2%, y Brasil 11,5%.

En 2015 se contabilizan unas 700 filiales de empresas españolas en EEUU que emplean a unas 75.000 personas. El stock de inversión directa española en EEUU alcanza unos 66.000 millones de euros mientras que la inversión directa de EEUU en España sólo representa un stock de 36.000 millones de euros.

La inversión española en EEUU incluye desde el sector alimenticio, Ebro y Campofrío, a infraestructuras. ACS tiene una interesante implantación gracias a la compra de constructoras locales mientras CINTRA opera cinco concesionarios de autopistas en Texas y Abertis otra autopista en Puerto Rico.

En el terreno de la energía, Acciona, Gamesa, Iberdrola y Abengoa tienen ya una interesante implantación a la vez que contaban con los proyectos de la candidata demócrata en el segmento de las renovables. En el sector financiero el BBVA ha dado un paso firme en banca minoritaria a la vez que Santander, Sabadell y Popular van consolidando su presencia.

Quizá lo más llamativo de la inversión española en los EEUU sea la presencia de Inditex con más de 50 tiendas y la de Grifols que controla unos 140 centros de donación de sangre y posee tres plantas de producción de plasma en California, New York y Carolina del Norte.

En los años 60-70 del pasado siglo los EEUU tenían una presencia en España comparable a la de los países que hoy constituyen la UE. Actualmente solo representa el 4.6% de nuestras exportaciones, frente al 65% de la UE. En el epígrafe de las inversiones directas nadie en aquellos años hubiese pronosticado una mutación de tan naturaleza como la que significa que los activos españoles reales en EEUU superen a los de los activos reales de los EEUU en España (Las inversiones financieras en cartera quedan excluidas).

Los intercambios comerciales y las inversiones directas con los EEUU han adquirido un volumen lo suficientemente significativo como para que se acentué el riesgo que supone el cambio desde una administración demócrata a una republicana presidida por Donald Trump. Habrá que manejar con sumo cuidado este nuevo e incierto escenario.

Artículos relacionados