News Links

Extranjeros apestados en Londres, Moscú habla de III Guerra y Trump de ‘follármela’

Es como si la Reina Isabel II le diera a Garicano ‘gracias por los ser­vi­cios pres­ta­dos’ y una pa­tada

The long, sordid antivaccine history of Donald Trump – Respectful ...
Donald Trump.

¿Estamos todos lo­cos? No, pero sí pa­rece que están locos ellos y al­gunas ellas. Tres epi­so­dios se han pre­ci­pi­tado en las úl­timas horas como para meter a sus pro­ta­go­nistas en el ma­ni­comio este mismo fin de se­mana. Uno: el Reino Unido no quiere ase­so­rías ex­tran­je­ras, aunque sean sa­bios re­co­no­ci­dos. Dos: Rusia ha rea­li­zado un ejer­cicio de de­fensa civil con in­ter­ven­ción de 40 mi­llones de per­so­nas, ha au­men­tado su ar­senal nu­clear y habla de III Guerra Mundial. Y tres, el video de Trump es la re­pera.

Por orden. La famosa London School of Economics y algunos de sus miembros han recibido notificación expresa de que los profesores extranjeros no pueden participar en ningún tipo de estudio o asesoría relacionada con el Brexit: ‘British only, please’. La comunidad académica ha puesto el grito en el cielo. Hasta el punto de que el profesor español Albert Sánchez Graells, de la Universidad de Bristol, está convencido de que esta nueva norma viola la legislación por discriminación de personal capacitado. Y ha ofrecido en Tweet y en la prensa británica asesoría gratis como experto en Derecho.

La especie de limpieza étnica que han desencadenado la primera ministra Theresa May y su perro de presa la ministra del Interior Amber Rudd pretende intimidar y agobiar a los extranjeros, en especial a los europeos comunitarios como medio de presión en esta era del Brexit. Y eso que todavía no se ha disparado formalmente, que será en marzo. Pero el anuncio de que se obligará a las empresas a tener un listado de trabajadores extranjeros recuerda tiempos bélicos.

Ya se han alzado muchos empresarios y no pocos políticos en contra de esta xenofobia, de este populismo barato, de este nacionalismo cutre que desmerece de un país como Reino Unido. Y la libra ya lo está pagando caro, y con su caía a plomo los ciudadanos también.

La instrucción a la London School of Economics es especialmente sangrante, absurda y paradójica: el 5 de noviembre de 2008, la Reina Isabel II visitó el centro y le preguntó a Luis Garicano sobre la crisis financiera mundial que había estallado poco antes: ‘¿Por qué nadie la vio venir?’.

Garicano, profesor de Economía, Estretegia y Gestión, salió del paso airosamente: ‘En cada momento, los unos confiaba en los otros, y todo el mundo pensaba que lo que estaban haciendo lo hacían bien’. Fue una anécdota célebre. Ahora, ya no más. Es como si la Reina le diera a Garicano las ‘gracias por los servicios prestados’ y una patada.

La segunda machada: Rusia saca pecho con bombardeos en Siria, con bombarderos de visita en Bilbao y con otras medidas para achantar donde haga falta. Del martes 4 al viernes 7 ha celebrado esas maniobras monstruo organizadas por el Ministerio de Defensa Civil, Emergencias y Eliminación de Consecuencias (EMECOM).

El simulacro se enmarca en el choque con EEUU por Siria y por espionaje informático para interferir en las elecciones a la Casa Blanca, pero también en el creciente aislamiento por las sanciones europeas y norteamericanas tras la anexión de Crimea y la guerra intermitente en el resto de Ucrania. La cadena de TV Zvezda, gestionada por Defensa, cree tenerlo muy claro: ‘La esquizofrenia de EEUU está afilando las armas nucleares para Moscú’. La historia de Rusia prueba que este tipo de arenga y acusación es una coartada que esconde primero un complejo de inferioridad y luego un afán de conotrarrestarla con agresividad.

Dicho y hecho. El Kremlin ha roto el pacto nuclear firmado con Washington, y al mismo tiempo ha aumentado su arsenal nuclear en 429 bombas. Ahora mismo, Rusia encabeza el terrorífico hit parade, con 7.300 armas atómicas, de ellas 1.796 desplegadas, por encima de las 1.550 pactadas con EEUU. Los norteamericanos tiene 6.970 ojivas, Francia 300, China, 260, Reino Unido 215, Pakistán e India 120 cada uno.

No sólo eso. Los medios de comunicación rusos están bien calientes, con varias alusiones a la III Guerra Mundial. Por ejemplo, el diario Moskovski Komsomolets ha publicado un artículo llameante: ‘Está en juego algo más que Siria: imaginaos que EEUU hace lo que ha querido hacer durante mucho tiempo y ataca a Assad, no por error sino a propósito; si Rusia quiere defender a su aliado o considera atacar a los norteamericanos, esto llevaría directamente a la III Guerra Mundial’.

La tercera paranoia puede haber acabado del todo con Donald Trump como candidato de una vez por todas. El video de tres minutos y dos segundos que ha puesto en circulación The Washington Post el viernes por la noche es demoledor. Es de 2005. La cámara enfoca en la primera parte al autobús de un programa de televisión, ‘Access Hollywood’, cuyo presentador era Billy Bush, sobrino del segundo ex presidente George Bush.

El micrófono está abierto y se oye todo perfectamente: Donald Trump dice soeces sandeces de una vulgaridad brutal y Bush ríe las gracietas. En la segunda parte, ambos bajan del autobús y la cámara los sigue mientras van al estudio acompañados de una guapa azafat.

Esa primera mitad del video ha aterrizado en cuestión de minutos todos los telediarios, en todas las primeras planas, no ya de EEUU, sino del mundo entero. Se repiten una y otra vez sus palabras. Como éstas ‘Intenté follármela pero fracasé, lo admito, estaba casada’. O como éstas: ‘Cuando eres una estrella, te dejan hacerlo, puedes hacer cualquier cosa, cogerles el coño…’. Y otra, y otras y otras.

Trump ha querido poner buena cara al mal tiempo y ha dicho que ‘es simple cotilleo de vestuario’ y que Bill Clinton ‘me dijo cosas mucho peores durante un partido de golf’. Pero prestigiosos miembros del partido republicano le han retirado su apoyo e incluso han pedido que se aparte de la carrera a la presidencia. Ante el vendaval, The Donald ha colgado de madrugada en Facebook un video de un minuto y 34 segundos, también de dos partes: en la primera confiesa que se equivocó y pide perdón.

Pero en la segunda se pone farruco y vuelve a acusar a Bill Clinton de haber abusado mujeres y a Hillary de intimidar a esas víctimas. Sus últimas palabras: ‘Hablaremos más de esto en los próximos días, nos vemos en el debate del domingo’. Pero ¿dónde estarán el domingo las probabilidades de ganar de Trump? Desde el viernes por la noche a este sábado por la mañana han caído en picado: si las elecciones fueran hoy, Hillary tendría un87,4% de posibilidades de ganar, por solo el 12,6% para Trump. Y la proyección para la jornada electoral del 8 de noviembre está así: Hillary 77,8%, Trump 22,1%

Artículos relacionados