DESDE EL PARQUET

Meliá está al calor del sol

La evo­lu­ción de la ocu­pa­ción de los ho­teles va­ca­cio­nales y en es­pe­cial de los pre­cios gra­cias a la me­jora del tu­rismo han im­pul­sado las ex­pec­ta­tivas del Ebitda del grupo Meliá para el tercer tri­mes­tre, el más im­por­tante. El grupo es­pera me­jorar su be­ne­ficio ope­ra­tivo hasta cerca de un 40% al cie­rre, pese a que en el cuarto tri­mestre se es­pera una li­gera des­ace­le­ra­ción res­pecto a 2015 ya que se prevén menos con­ven­ciones en las dos grandes ciu­dades es­paño­las.

La escasa penalización del Brexit, una de sus principales mercados de reservas, que sigue creciendo a buen ritmo, acentúa el optimismo de cara mientras la libra no caiga del nivel de 1,10.

Para el 2017, la estrategia del grupo hotelero se focalizará en los hoteles urbanos españoles, que suponen un 19% de los ingresos, ante la alta capacidad de mejora de esta división. En los próximos meses, además, existe la intención de acometer desinversiones en hoteles por un valor aproximado de 300 millones de euros entre España y Latinoamérica, aunque con la intención de mantener la gestión.

Los fondos obtenidos se destinarán a reducir deuda y recuperar el grado de inversión perdido en 2009. Para ello el grupo tiene previsto realizar una emisión de bonos por entre 300 y 350 millones de dólares con el objetivo de alinear su exposición de ventas en dólares, así como la deuda. El foco de las inversiones se centrará en el continente americano, donde espera abrir más establecimiento Paradisus, su marca más rentable.

Especialmente interesante para el grupo es el mercado cubano a la espera de cómo evoluciones el levantamiento del embargo estadounidense. Las expectativas de la compañía respecto al negocio en el Caribe son también muy positivas gracias a la recuperación sustancial respecto a este año y como reflejan la evolución de las reservas. Además, la multinacional también quiere crecer en Asia para lo que prevé duplicar, hasta 22, el número de hoteles bajo gestión.

Entre los principales objetivos del grupo, la multinacional hotelera también quiere potenciar el peso de su plataforma online melia.com. Con su página web, espera generar reservas por un valor cercano a los 450 millones de euros frente a los 115 millones de 2015, lo que supondrá un importante ahorro de costes.

De todos estos aspectos, los expertos de Renta 4 destacan la confianza del grupo en cumplir con sus objetivos estratégicos y, especialmente, la intención de recuperar el grado de inversión, así como la reducción de sus ratios de endeudamiento. La firma ha reiterado de esta forma su recomendación de sobreponderar Meliá Hotels con un precio objetivo de 12,7 euros por acción. Esta valoración supone un potencial de subida del orden del 12% desde su actual precio de mercado. En lo que va de año la cadena hotelera acumula una caída del 7% después de haber entrado en un estrecho canal lateral entre los 11 y los 11,5 euros por acción.

Artículos relacionados