Monitor de Consumo Bancario

La tasa cerró septiembre en -0,057% y estará por debajo de cero añós más

El euribor agudiza su signo negativo

Para ver un repunte habrá que esperar a finales de 2018, como mínimo

Peter Praet, BCE
Peter Praet, BCE

La frase hecha "los hipotecados están de enhorabuena", convertida en lugar común durante el último año, volverá a iniciar los epígrafes de la información bancaria un mes más. El Banco de España (BDE) ha anunciado que el euríbor a doce meses, que es el principal indicador para el cálculo de las cuotas, cerró septiembre en el -0,057%, hundiéndose aún más con respecto al -0,048% de agosto. Una coyuntura de números rojos para el índice que, según las previsiones, podría continuar hasta 2018 o más allá.

Con éste son ya ocho meses con­se­cu­tivos de tasas ne­ga­ti­vas, con una caída in­ter­anualde 0,21 puntos res­pecto al 0,154% re­gis­trado en sep­tiembre del pa­sado año. Esta ci­fra, tras­la­dada a las cuotas hi­po­te­ca­rias, po­dría su­poner un ahorro de unos 115 euros al año para los usua­rios, unos 9,60 euros men­sua­les.

Eso sí, el signo ne­ga­tivo del ín­dice no sig­ni­finca que los bancos vayan a tener que pagar por los prés­tamos que han con­ce­dido, ya que al eu­ribor hay que aña­dirle el di­fe­ren­cial, que es la can­tidad que la en­tidad cobra por la hi­po­teca.

Una co­yun­tura que con­ti­nuará el resto de la dé­cada La es­piral ba­jista del eu­ri­bor, que pa­rece ins­ta­lado en una cuesta abajo que no tiene fin, po­dría estar aún lejos de tocar fondo. Así lo creen di­versas fuentes del sector fi­nan­ciero, que au­gura que las tasas en ne­ga­tivo se­guirán hasta fi­nales de 2018 o prin­ci­pios de 2019, cuando re­bo­tarán y darán paso a una época de leve cre­ci­miento que sólo lle­gará al 0,50% en 2021.

Una de las prin­ci­pales ra­zones de este largo 'coma' en el que se verá in­merso el ín­dice es el Brexit. El pro­ceso de sa­lida del Reino Unido de la Unión Europea ga­ran­tiza, según los ex­per­tos, dos años más de tipos en ne­ga­tivo, algo que ya se pudo com­probar el pa­sado 24 de ju­nio, cuando se co­no­cieron los re­sul­tados del re­fe­rén­dum: a partir de esa fe­cha, el eu­ribor ace­leró su caída.

Los ana­listas tam­bién con­fían en que la re­ti­rada pau­la­tina de los es­tí­mulos del Banco Central Europeo (BCE) y la subida del precio del pe­tróleo serán fac­tores de­ci­sivos para la nor­ma­li­za­ción al alza de los tipos de in­te­rés.

Artículos relacionados