Monitor de Consumo Bancario

La tasa cerró sep­tiembre en -0,057% y es­tará por de­bajo de cero añós más

El euribor agudiza su signo negativo

Para ver un re­punte habrá que es­perar a fi­nales de 2018, como mí­nimo

Peter Praet, BCE
Peter Praet, BCE

La frase hecha "los hi­po­te­cados están de en­ho­ra­bue­na", con­ver­tida en lugar común du­rante el úl­timo año, vol­verá a ini­ciar los epí­grafes de la in­for­ma­ción ban­caria un mes más. El Banco de España (BDE) ha anun­ciado que el eu­ríbor a doce me­ses, que es el prin­cipal in­di­cador para el cálculo de las cuo­tas, cerró sep­tiembre en el -0,057%, hun­dién­dose aún más con res­pecto al -0,048% de agosto. Una co­yun­tura de nú­meros rojos para el ín­dice que, según las pre­vi­sio­nes, po­dría con­ti­nuar hasta 2018 o más allá.

Con éste son ya ocho meses consecutivos de tasas negativas, con una caída interanualde 0,21 puntos respecto al 0,154% registrado en septiembre del pasado año. Esta cifra, trasladada a las cuotas hipotecarias, podría suponer un ahorro de unos 115 euros al año para los usuarios, unos 9,60 euros mensuales.

Eso sí, el signo negativo del índice no signifinca que los bancos vayan a tener que pagar por los préstamos que han concedido, ya que al euribor hay que añadirle el diferencial, que es la cantidad que la entidad cobra por la hipoteca.

Una coyuntura que continuará el resto de la década La espiral bajista del euribor, que parece instalado en una cuesta abajo que no tiene fin, podría estar aún lejos de tocar fondo. Así lo creen diversas fuentes del sector financiero, que augura que las tasas en negativo seguirán hasta finales de 2018 o principios de 2019, cuando rebotarán y darán paso a una época de leve crecimiento que sólo llegará al 0,50% en 2021.

Una de las principales razones de este largo 'coma' en el que se verá inmerso el índice es el Brexit. El proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea garantiza, según los expertos, dos años más de tipos en negativo, algo que ya se pudo comprobar el pasado 24 de junio, cuando se conocieron los resultados del referéndum: a partir de esa fecha, el euribor aceleró su caída.

Los analistas también confían en que la retirada paulatina de los estímulos del Banco Central Europeo (BCE) y la subida del precio del petróleo serán factores decisivos para la normalización al alza de los tipos de interés.

Artículos relacionados