Las firmas in­ver­soras pe­queñas ten­derán a con­cen­trarse en los pró­ximos años

Las socimi se desinflan y pierden el protagonismo inversor en España

La cre­ciente es­pe­cia­li­za­ción de los tipos de ac­tivos que ofrecen se con­vierte en ten­dencia

Socimis en Bolsa.
Socimis en Bolsa.

Las so­cie­dades de in­ver­sión in­mo­bi­liaria las fa­mosas Socimi, pierden fuelle como mo­tores del mer­cado in­mo­bi­lia­rio. mien­tras crece el flujo de so­cie­dades de este tipo que buscan fi­nan­ciarse en bolsa y de­butan en el Mercado Alternativo Bursátil. El pro­ta­go­nismo que han te­nido en los úl­timos años como ca­ta­li­za­dores de la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria, se di­luye.

Estas sociedades que disfrutan de una amable regulación fiscal, están cediendo el testigo al flujo de inversiones financieras extranjeras en el ladrillo español. Así, las socimis españolas, que el pasado año generaron el 41% de la inversión total, sólo representan el 10% del dinero inyectado en el sector residencial en lo que va de 2016.

"Ello demuestra la confianza de los inversores en el mercado inmobiliario español", según un estudio de la consultora CBRE. Estados Unidos constituye el primer país inversor en activos inmobiliarios españoles, por delante de Reino Unido.

El resultado de esa pérdida de fuelle por parte de la socimis será el retroceso del volumen de inversiones en España. Caerá un 30% este año para alcanzar los 9.000 millones de euros frente a los 13.000 millones contabilizados en 2015. Otra causa de esta evolución es el descenso de la oferta de activos a la venta tras dos ejercicios de récord en compraventa de edificios terciarios, según la consultora inmobiliaria CBRE.

Por el momento, entre enero y septiembre, el sector inmobiliario no residencial español contabilizó una inversión de 6.360 millones de euros, lo que representa una disminución del 16% en comparación con el mismo periodo de 2015.

Las previsiones para fin de año de la firma consultora tienen ya en cuenta las 'macrooperaciones' anunciadas y que está previsto que se cierren antes de fin de año, como son la compra de Torre Cepsa, uno de los cuatro rascacielos del Norte de Madrid, por parte de Amancio Ortega, y la del Edificio España por el grupo Baraka, además de la compraventa de activos logísticos de El Corte Inglés.

Protagonsmo paradójico

iParadójico que este menor protagonismo coincida con una avalancha de nuevas socimis entrando en bolsa. Estas firmas se centran en la vivienda de alquiler, destacando nombres como Domo Activos, constituida en julio del año pasado, y que tendría como objetivo captar hasta 50 millones de euros y llevar a cabo ampliaciones por hasta 250 millones. Otras socimis que prevén entrar en el mercado son Alquiler Seguro e Inverplus.

En algunos casos, su debut en el parqué viene condicionado por la normativa que regula estas empresas y que establece que debían acabar cotizando en bolsa y el plazo se acababa el 30 de septiembre.

Con este panorama, algunos expertos del sector inmobiliario creen que las socimis más pequeñas tenderán a concentrarse en los próximos años para ganar así una mayor cuota de mercado, relevancia en el sector e ir ganando eficiencia de gestión y visibilidad.

Asimismo, consideran que estas sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria mantendrán su papel protagonista durante los próximos ejercicios y profundizarán en su especialización en sectores como el residencial o el hotelero. La tendencia es la creciente especialización de los tipos de activos que ofrecen las socimis en línea con la paulatina sofisticación de la demanda de los inversores.

Artículos relacionados