Monitor de Latinoamérica

Entre los grandes mer­ca­dos, sólo Brasil em­peoró en 2015, según el FEM

La competitividad mejora en el área, pese a la desaceleración

Chile, Panamá y México son las eco­no­mías más com­pe­ti­tivas de la re­gión

La competitividad mejora en 9 naciones
La competitividad mejora en 9 naciones

La com­pe­ti­ti­vidad en Latinoamérica ex­pe­ri­mentó una me­joría en con­junto en 2015, pese a la fuerte des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica del área, si bien nin­guna de sus eco­no­mías logra aún si­tuarse entre las 30 más com­pe­ti­tivas del mundo. Según el úl­timo in­forme anual 2016-17 pre­sen­tado días atrás por el Foro Económico Mundial (FEM), Chile sigue en­ca­ben­zado el rán­king en Latam, por de­lante de Panamá y México. Y Venezuela se sitúa en el ex­tremo opuesto.

En conjunto, de las 18 economías iberoamericanas analizadas en un informe en el que figura Cuba, la competitividad mejoró en 9 naciones el año pasado, se estancó en 4 y se deterioró en 5 países. Panamá, México y Dominicana experimentaron los mayores avances y Ecuador, El Salvador y Brasil los mayores deterioros. Bolivia y Costa Rica fueron los otros dos países que perdieron competitividad, mientras que ésta se estancó en Colombia, Uruguay, Guatemala y Honduras.

Pese a la mejoría general, el FEM destaca que la región está lejos aún de lograr buenas notas en competitividad. Para el organismo, el boom de las materias primas escondió la necesidad de avanzar en la agenda de competitividad, algo que hubiese permitido la aparición de nuevos actores en las economías y su diversificación, contribuyendo a sortear de forma más exitosa la desaceleración en un 2016 en el que Brasil, Venezuela, Ecuador y Argentina estarán en recesión. Según el FEM, en Latam son aún considerables las diferencias de competitividad entre países, pero la mayor brecha tiene que ver con el entorno macro, un factor que refleja el doble shock que implicó la disminución del precio de las materias primas y de las inversiones.

Entre las mayores economías, sólo un Brasil sumido en grave crisis política y en recesión económica (y cuyo PIB podría caer hasta el 3,3% este año, según el propio banco central) vio reducirse su posición competitiva. El gigante regional cedió 6 puestos, al lugar 81 mundial y el noveno regional. No obstante, el FEM resalta que no obstante la crisis política sin precedentes, el país logra resultados positivos en los factores relacionados con las instituciones. “Esto implica un reconocimiento de parte de la comunidad empresarial de que Brasil intenta afrontar y resolver los problemas vinculados con la corrupción, la desconfianza en la clase política y en las instituciones, lo que es positivo".

Por su parte, México avanzó 6 puestos, al lugar 51 mundial y el tercero en Latam y Chile mantuvo su liderazgo regional en el puesto 32 mundial (+2 dos posiciones). Y Argentina escaló dos lugares, al 104 mundial y al 14 en la región. México alcanzó en 2015 el mejor nivel de competitividad en una década, gracias a sus mejoras en capacidad tecnológica y eficiencia de mercado de bienes. Por contra, el pilar donde más empeoró fue el de las instituciones, donde ocupa el puesto 116. La evaluación señala que los factores más problemáticos para hacer negocios en México son la corrupción, el crimen, una burocracia ineficiente y las tasas impositivas.

Entre las nuevas estrellas económicas del área, Colombia se mantuvo en la posición 61 a nivel global y quinta en la región y Perú se situó sexto en Latam y avanzó dos puestos en la clasificación global, al 67. Un Ecuador golpeado por la apreciación del dólar, la caída de las materias primas y el terremoto de la pasada primavera acusó una pérdida de 15 puestos, al lugar 11 en Latam y 91 a escala global. Uruguay se mantuvo en el puesto 73 y Paraguay en el 117 a nivel global, pese a subir un peldaño. En el furgón de cola se situaron Bolivia, con una pérdida de 4 puestos, al 121 mundial, y Venezuela, sumida en una crisis interminable, y que no logra salir tampoco de los últimos puestos en la clasficicación global, pese a subir dos lugares: se ubicó en el lugar 130 entre las 138 economías mundiales analizadas por el WEF.

En Centroamérica, los alumnos más aventajados fueron Panamá, que escaló seis posiciones, al segundo lugar en el área y 42 a nivel mundial; Dominicana, que subió seis peldaños, al lugar 92 en el mundo, y Nicaragua, que avanzó cinco, al 103 mundial, un puesto por delante de Argentina. Guatemala y Honduras se estancaron en las posiciones 78 y 88 y Costa Rica (cuarta a nivel regional) bajó dos lugares, al 54 en la lista mundial. El Salvador acusó una gran pérdida de competitividad en 2015, al ceder 10 puestos y caer al 105 global. Chile, el líder, mejoró en materia educativa y formación y Panamá, en entorno macro, eficiencia de mercado y desarrollo financiero. De Costa Rica el FEM destaca sus fortalezas en educación y salud primarias, así como en innovación.

El ránking anual del FEM fue, un año más, liderado por Suiza, por delante de Singapur, EEUU, Holanda, Alemania, Suecia, Reino Unido, Japón, Hong Kong y Finlandia. España escaló un lugar, al 32 a nivel mundial. La clasificación se elabora atendiendo a 12 pilares: instituciones, infraestructura, entormo macro, salud y educación, educación universitaria y formación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica, sosfisticación de los negocios e innovación.

Artículos relacionados