DESDE EL PARQUET

GAM, alto volumen

La ca­lidad por fun­da­men­tales de las em­presas no in­fluye en los ana­listas téc­nicos a la hora de elegir sus op­ciones de in­ver­sión. Su tra­bajo con­siste en de­tectar las po­si­bles opor­tu­ni­dades si­guiendo las di­rec­trices del mer­cado. Con estos cri­te­rios, al­gunos ex­pertos se han fi­jado en el po­ten­cial de General Alquiler de Maquinarias.

Los fundamentales de la compañía no son excesivamente buenos. La caída de sus resultados, lastrados por el cambio de divisas en los países en los que opera, los cambios en el consejo y el difícil entorno económico, generan muchas dudas en el mercado. Sin embargo, los malos múltiplos no concuerdan con su perfil técnico.

En agosto perforó al alza la directriz bajista vigente desde finales de 2007 y hace una semana superó la segunda directriz bajista en la que se adentró el valor a mediados de este año. Y en ambos casos, lo ha hecho con un volumen de negocio que multiplica con creces su media diaria anual. Más allá de las posibles correcciones fruto de la recogida de beneficios, los expertos consideran muy relevante el creciente aumento de la actividad conforme el precio presiona al alza.

Especialmente significativa fue la subida del 17% del pasado 19 de octubre, día en el que se cambiaron de manos 8,3 millones de títulos, cifra récord de los dos últimos años. La media diaria apenas supera los 0,4 millones. La actividad de negocio es muy tenida en cuenta por algunos operadores que observan en este factor el interés de las manos fuertes para evitar la caída de los valores y una manera de aprovechar para sacar jugosos beneficios.

El mayor volumen y la configuración de un importante suelo sobre 0,24 euros invitan a ser optimistas de cara a un nuevo movimiento al alza de GAM en las próximas semanas. Todo apunta a que atacará en breve su principal barrera ubicada en las inmediaciones de los 0,3 euros por acción, cuya superación dejaría vía libre a un avance a medio plazo al menos hasta niveles cercanos a los 0,4 euros, con un potencial del orden del 50%.

Los esfuerzos de reestructuración, la mejora del Ebitda y la posible mejora del escenario económico con una mayor estabilidad política que anima la obra pública y con ella la necesidad de maquinaria son elementos bienvenidos pero que no deben afectar al movimiento técnico esperado.

Artículos relacionados