Monitor de Consumo Bancario

La banca defiende la legalidad y los beneficios de un índice que se ha demostrado más caro que el Euribor

El IRPH, la próxima manzana de la discordia

Probable nulidad de las cláusulas que vinculan la hipoteca al índice, por su poca transparencia y su carácter manipulable

Euribor
Euribor

El Euribor, que ha bajado tanto que amenaza con obligar a las entidades a pagar a los hipotecados por la cuota, es el índice más común para calcular la cuantía hipotecaria, pero no el único. Y tampoco tiene el monopolio de la polémica: cada vez son más las sentencias judiciales que declaran la nulidad de las cláusulas que vinculan el cálculo del tipo de variable al IRPH, un indicador sobre cuyo supuesto carácter abusivo hay suscitada una intensa controversia que amenaza con ir a más.

Originariamente, el IRPH existía en tres va­rian­tes: IRPH Cajas, IRPH Bancos y CECA, este úl­timo co­rres­pon­diente a las cajas de aho­rros. Para cal­cu­larlo, las en­ti­dades fi­nan­cieras en­viaban al Banco de España (BDE) la media arit­mé­tica de los in­tereses bajo los que co­mer­cia­li­zaban sus hi­po­te­cas. Recibidos los da­tos, el su­per­visor a su vez hacía la media de las ci­fras de todas las en­ti­dades y pu­bli­caba el re­sul­tado. Así se es­ta­blecía la cuantía del ín­dice.

Este ru­di­men­tario sis­tema fue siempre ob­jeto de las crí­ticas de las or­ga­ni­za­ciones con­su­me­ris­tas, ya que con­si­de­raban que el IRPH era fá­cil­mente ma­ni­pu­lable ya que no se com­pro­baba la ve­ra­cidad de los por­cen­tajes pro­por­cio­nados al BDE por los ban­cos. Además, como la media no es­taba pon­de­rada (se hacía el cálculo sin con­si­derar el muy dispar peso de las en­ti­dades en el sec­tor) el re­sul­tado bien podía no re­flejar en ab­so­luto la realidad del mer­cado.

Bruselas llamó la aten­ción a España y el Poder Legislativo tomó cartas en el asunto a través de la Ley de Emprendedores, que eli­minó las va­ria­ciones del IRPH y las sus­ti­tuyó por el IRPH con­junto de en­ti­da­des, pen­sado para aque­llos prés­tamos que no tu­vieran otro ín­dice sus­ti­tu­tivo en vi­gor.

Más caro e im­pues­to

Este in­di­cador ha se­guido un ca­mino opuesto al del Euribor: mien­tras éste se en­cuentra en tasas ne­ga­ti­vas, el IRPH se ha ido acre­cen­tando en los úl­timos tiem­pos, y ac­tual­mente bordea el 2%, lo que sig­ni­fica que los que se cam­biaron al IRPH pagan una cuota sen­si­ble­mente su­pe­rior.

Este en­ca­re­ci­miento se suma al hecho de que se trata de un ín­dice re­sul­tado de unas con­di­ciones pre-­re­dac­tadas por la en­tidad e im­puestas al usua­rio, con una no­toria falta de trans­pa­rencia e in­for­ma­ción por parte de las en­ti­da­des, según las or­ga­ni­za­ciones de con­su­mi­do­res. Estas cir­cuns­tan­cias, unidas a su ya men­cio­nado ca­rácter ma­ni­pu­la­ble, han lle­vado a los juz­gados a un nú­mero cre­ciente de con­su­mi­do­res, que por regla ge­neral con­si­guen que la Justicia de­clare la nu­lidad del IRPH.

Desde BBS abo­ga­dos, una de las firmas más be­li­ge­rantes contra la im­po­si­ción del IRPH, afirma que ac­tual­mente hay “una au­tén­tica ava­lancha de de­man­das” en los des­pa­chos, bien para anular las hi­po­tecas con el ín­dice o las con­ver­siones que se dieron des­pués. Anuncian in­cluso una “nueva bomba de re­lo­je­ría”, al es­tilo de las cláu­sulas suelo.

A por la nu­li­dad

Asufin (Asociación de Usuarios Financieros) ha dado un paso más allá anun­ciando una serie de de­mandas co­lec­tivas contra de­ter­mi­nados ban­cos, a partir de no­viem­bre. Para Oscar Serrano, abo­gado del Colectivo Ronda que ejer­cerá la di­rec­ción ju­rí­dica de la de­manda "la le­gis­la­ción es ab­so­lu­ta­mente clara al res­pecto: si el IRPH es con­si­de­rado abu­sivo, tal y como ha su­ce­dido, sus efectos son nulos desde el primer mo­mento que se han des­ple­gado. Es de­cir, co­rres­ponde la de­vo­lu­ción de todo el di­nero abo­nado en con­cepto de in­tereses cal­cu­lados con el IRPH. Y la fór­mula de la de­manda co­lec­tiva otorga fuerza a nuestra pe­ti­ción y ahorra costes para las per­sonas afec­tadas que se quieran su­mar".

Por su parte, Patricia Suárez, pre­si­denta de ASUFIN, con­si­dera que "las cajas no so­la­mente abu­saron con las pre­fe­ren­tes, tam­bién im­pu­sieron un ín­dice abu­sivo en las hi­po­te­cas, el IRPH, que está oca­sio­nando un grave per­juicio a las fa­mi­lias".

¿La po­si­ción de la banca? Básicamente, negar la mayor y de­fender no sólo la le­ga­lidad del IRPH sino además las grandes ven­tajas que ate­sora para el pres­ta­ta­rio. Desde la AEB (Asociación Española de Banca) ex­plican que el IRPH ga­ran­tiza la se­gu­ridad que no da el eu­ri­bor, “un tipo muy vo­látil cuyas alzas o bajas se tras­ladan a la cuota hi­po­te­ca­ria”. Las po­si­ciones son to­tal­mente con­tra­puestas y las es­padas están en todo lo alto: la pró­xima gran ba­talla del con­sumo ban­cario está en cier­nes.

(@josesmendoza81)

Artículos relacionados