Monitor de Consumo Bancario

La banca de­fiende la le­ga­lidad y los be­ne­fi­cios de un ín­dice que se ha de­mos­trado más caro que el Euribor

El IRPH, la próxima manzana de la discordia

Probable nu­lidad de las cláu­sulas que vin­culan la hi­po­teca al ín­dice, por su poca trans­pa­rencia y su ca­rácter ma­ni­pu­lable

Euribor
Euribor

El Euribor, que ha ba­jado tanto que ame­naza con obligar a las en­ti­dades a pagar a los hi­po­te­cados por la cuota, es el ín­dice más común para cal­cular la cuantía hi­po­te­ca­ria, pero no el único. Y tam­poco tiene el mo­no­polio de la po­lé­mica: cada vez son más las sen­ten­cias ju­di­ciales que de­claran la nu­lidad de las cláu­sulas que vin­culan el cálculo del tipo de va­riable al IRPH, un in­di­cador sobre cuyo su­puesto ca­rácter abu­sivo hay sus­ci­tada una in­tensa con­tro­versia que ame­naza con ir a más.

Originariamente, el IRPH existía en tres variantes: IRPH Cajas, IRPH Bancos y CECA, este último correspondiente a las cajas de ahorros. Para calcularlo, las entidades financieras enviaban al Banco de España (BDE) la media aritmética de los intereses bajo los que comercializaban sus hipotecas. Recibidos los datos, el supervisor a su vez hacía la media de las cifras de todas las entidades y publicaba el resultado. Así se establecía la cuantía del índice.

Este rudimentario sistema fue siempre objeto de las críticas de las organizaciones consumeristas, ya que consideraban que el IRPH era fácilmente manipulable ya que no se comprobaba la veracidad de los porcentajes proporcionados al BDE por los bancos. Además, como la media no estaba ponderada (se hacía el cálculo sin considerar el muy dispar peso de las entidades en el sector) el resultado bien podía no reflejar en absoluto la realidad del mercado.

Bruselas llamó la atención a España y el Poder Legislativo tomó cartas en el asunto a través de la Ley de Emprendedores, que eliminó las variaciones del IRPH y las sustituyó por el IRPH conjunto de entidades, pensado para aquellos préstamos que no tuvieran otro índice sustitutivo en vigor.

Más caro e impuesto

Este indicador ha seguido un camino opuesto al del Euribor: mientras éste se encuentra en tasas negativas, el IRPH se ha ido acrecentando en los últimos tiempos, y actualmente bordea el 2%, lo que significa que los que se cambiaron al IRPH pagan una cuota sensiblemente superior.

Este encarecimiento se suma al hecho de que se trata de un índice resultado de unas condiciones pre-redactadas por la entidad e impuestas al usuario, con una notoria falta de transparencia e información por parte de las entidades, según las organizaciones de consumidores. Estas circunstancias, unidas a su ya mencionado carácter manipulable, han llevado a los juzgados a un número creciente de consumidores, que por regla general consiguen que la Justicia declare la nulidad del IRPH.

Desde BBS abogados, una de las firmas más beligerantes contra la imposición del IRPH, afirma que actualmente hay “una auténtica avalancha de demandas” en los despachos, bien para anular las hipotecas con el índice o las conversiones que se dieron después. Anuncian incluso una “nueva bomba de relojería”, al estilo de las cláusulas suelo.

A por la nulidad

Asufin (Asociación de Usuarios Financieros) ha dado un paso más allá anunciando una serie de demandas colectivas contra determinados bancos, a partir de noviembre. Para Oscar Serrano, abogado del Colectivo Ronda que ejercerá la dirección jurídica de la demanda "la legislación es absolutamente clara al respecto: si el IRPH es considerado abusivo, tal y como ha sucedido, sus efectos son nulos desde el primer momento que se han desplegado. Es decir, corresponde la devolución de todo el dinero abonado en concepto de intereses calculados con el IRPH. Y la fórmula de la demanda colectiva otorga fuerza a nuestra petición y ahorra costes para las personas afectadas que se quieran sumar".

Por su parte, Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, considera que "las cajas no solamente abusaron con las preferentes, también impusieron un índice abusivo en las hipotecas, el IRPH, que está ocasionando un grave perjuicio a las familias".

¿La posición de la banca? Básicamente, negar la mayor y defender no sólo la legalidad del IRPH sino además las grandes ventajas que atesora para el prestatario. Desde la AEB (Asociación Española de Banca) explican que el IRPH garantiza la seguridad que no da el euribor, “un tipo muy volátil cuyas alzas o bajas se trasladan a la cuota hipotecaria”. Las posiciones son totalmente contrapuestas y las espadas están en todo lo alto: la próxima gran batalla del consumo bancario está en ciernes.

(@josesmendoza81)

Artículos relacionados