Monitor de Latinoamérica

En el país, que solo crecerá el 0,6% en 2016, inquieta el descenso de la IED

Uruguay busca apoyo para insuflar oxígeno a su economía

Promulgará un decreto destinado a atraer más inversión extranjera

Montevideo, Uruguay
Montevideo, Uruguay

Uruguay crecerá un tímidol 0,6% este año, según las proyecciones internacionales, para mejorar a un débil 1,2% en 2017.Por eso busca fórmulas para atraer inversión exterior con voluntad de permanencia y reforzar su economía. Dentro de esta estrategia, Montevideo ha anunciado que promulgará un decreto destinado a estimular varios sectores de la actividad mediante la concesión de facilidades para que se asienten en el país centros matrices de las grandes multinacionales.

La idea, según el Ministerio de Economía, es ge­nerar es­tí­mulos con­tra­cí­clicos que ayuden a fo­mentar el di­na­mismo de la eco­nomía a medio y largo plazo. El de­creto, que fi­jará una am­plia­ción del ré­gimen de be­ne­fi­cios para los cen­tros de ser­vi­cios com­par­tidos (CSC), es de­cir, las casas madre de em­presas in­ter­na­cio­nales que brindan ser­vi­cios, tam­bién per­sigue im­pulsar la ce­le­bra­ción de con­gresos in­ter­na­cio­nales en el país, im­pulsar la imagen de Uruguay como des­tino in­versor y ge­nerar in­cen­tivos para la fi­nan­cia­ción de em­pren­di­mientos in­no­va­dores en ciencia y tec­no­lo­gía.

El de­creto am­pliará las ac­ti­vi­dades que se po­drán rea­lizar bajo el ré­gimen de be­ne­fi­cios para CSC, en el que se in­cluirán a aque­llas vin­cu­ladas a lo­gís­tica y al­ma­ce­na­miento de las mul­ti­na­cio­na­les, ser­vi­cios de ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­ciera y so­porte de ope­ra­ciones de I+D.

En reali­dad, y según Economía, Uruguay viene bus­cando desde hace dos años la pro­mo­ción de ese tipo de in­ver­sio­nes, que hoy sólo se pueden rea­lizar aco­gién­dose a ese ré­gimen en al­gunas ac­ti­vi­dades como ase­so­ra­miento en re­la­ción a ac­ti­vi­dades para brindar ser­vi­cios fuera del país, pro­ce­sa­miento de datos y ser­vi­cios de di­rec­ción y ad­mi­nis­tra­ción.

En lí­neas ge­ne­ra­les, el plan es hacer más atrac­tivo el ré­gimen para lo­grar la ra­di­ca­ción de la mayor can­tidad de CSC. Por ejem­plo, ac­tual­mente, para lo­grar un 90% de exen­ción del Impuesto a la Renta de Actividades Económicas, la com­pañía debe dar em­pleo al menos a 150 per­so­nas, un ta­maño de plan­tilla que la ma­yoría de esas fir­mas, por su ca­suís­tica, no al­can­zan. Así, el de­creto fi­jará una exo­ne­ra­ción del 75% a la com­pañías con al menos 100 em­plea­dos. Atraer la ce­le­bra­ción de eventos in­ter­na­cio­nales que sirvan de vi­trina ex­te­rior a las po­ten­cia­li­dades in­ver­soras del país es otra de las metas del de­creto, que es­ta­ble­cerá que los arren­da­mientos de salas de con­ven­cio­nes, ser­vi­cios de or­ga­ni­za­ción y ma­trí­cula de ins­crip­ción sean con­si­de­rados ex­por­ta­ciones de ser­vi­cios y se exo­neren del IVA. Para ello estos eventos de­berán contar con la de­cla­ra­ción de in­terés del Ministerio de Turismo. Uruguay tiene ya un centro de con­ven­ciones de primer nivel mun­dial (Punta del Este) y en unos meses abrirá sus puertas otro, el Antel Arena, en Montevideo, que se suma a una am­plia oferta ge­ne­rada por al­gunos de los prin­ci­pales ho­teles ra­di­cados en el país.

Asimismo, el de­creto del pre­si­dente Tabaré Vázquez per­sigue crear in­cen­tivos para fi­nan­ciar los em­pren­di­mientos in­no­va­dores en ciencia y tec­no­logía que pre­via­mente tengan apro­ba­ción de la Agencia Nacional de Investigación. Por otro lado, fi­jará tam­bién un nuevo cri­terio para de­ter­minar la re­si­dencia fis­cal. Así, una per­sona será re­si­dente fiscal uru­guayo cuando dis­ponga en te­rri­torio na­cional una in­ver­sión en bienes in­mue­bles su­pe­rior a 1,8 mi­llones de dó­lares o acre­dite una in­ver­sión en una firma por más de 5 mi­llones de dó­la­res.

A fi­nales de 2015, y dentro de su po­lí­tica de cap­ta­ción de ca­pital ex­te­rior y de apuesta por el tri­nomio in­ver­sio­nes, cre­ci­miento y desa­rrollo so­cial, Uruguay ya aprobó dos im­por­tantes de­cre­tos. El pri­mero otor­gaba un 10% de be­ne­fi­cios adi­cio­nales a los pro­yectos de in­ver­siones a eje­cutar en 2016, dentro de la Ley de pro­mo­ción de Inversiones y sus de­cretos re­gla­men­ta­rios. Y un se­gundo es­taba di­ri­gido a pro­mover las in­ver­siones en vi­viendas de in­terés so­cial. De he­cho, el Gobierno se ha de¬­ca­n¬­tado por fa¬­vo¬­recer la in¬­ve­r¬­sión ex¬­tra­n¬­jera como uno de los pi¬­lares del cre¬­ci¬­miento, apro¬­ve¬­chando la nueva ley de Asociación Público-Privada y las no­r¬­ma¬­tivas para ve­n¬­tajas e in¬­ce­n¬­tivos fi­s¬­cales a las co­m¬­pañías, atrac­tivos a los que se suma un mul­ti­mi­llo­nario plan de obras pú­bli­cas.

La atonía del cre­ci­miento tras años de gran pro­gre­sión in­quieta en Montevideo, cuyo Gobierno tam­bién está preo­cu­pado por la caída de la in­ver­sión ex­te­rior. En 2015, la IED bajó el 27%, a 1.499 mi­llones de dó­la­res, según el banco cen­tral. Se trata de un de­te­rioro in­fe­rior al eva­luado por Cepal, que sitúa la caída de la IED en 2015 en el 25%, a 540 mi­llo­nes, el menor nivel desde 2009.

Pese a la ra­len­ti­za­ción eco­nó­mica y el re­tro­ceso de la in­ver­sión fo­rá­nea, el in­terés de las em­presas es­pañolas por Uruguay ha cre­cido en los úl­timos años. Sacyr, Gamesa y Abengoa han lo­grado con­tratos o han im­pul­sado pro­yectos en el úl­timo año en un país donde están ins­ta­ladas más de 120 firmas es­paño­las, entre ellas BBVA, Santander, Telefónica, Iberia, Mapfre, OHL, Aqualia, Air Europa, Avanza, Cobra, Inditex, Tryp, NH, Indra, Isolux y Prosegur.

Artículos relacionados