Monitor del Seguro

Los resultados del tercer trimestre apuntan a una mejora de ingresos y beneficios

Autos coge carrerilla para el ‘sprint’ final

Vida mantiene el crecimiento y muestra una envidiable fortaleza

LMS | Programas de valor sector Seguros
Te doy si me das.

Las aseguradoras todavía no han comenzado a presentar los resultados del tercer trimestre, pero ya se conocen los primeros datos agregados del sector correspondientes a la evolución del negocio. El seguro español ingresó por la venta de pólizas entre enero y septiembre 47.438 millones de euros, un 14,82% más. El incremento es más que significativo, sobre todo si se tiene en cuenta que hace un año en las mismas fechas el avance era prácticamente nulo (0,04%).

A este cre­ci­miento han con­tri­buido tanto los se­guros de Vida, como los de No Vida, sobre todo los pri­me­ros, pero quizá las ten­den­cias más lla­ma­tivas las en­con­tramos tras el aná­lisis de los se­guros ge­ne­ra­les.

Según los datos de ICEA di­fun­didos por Unespa, los ramos de No Vida fac­tu­raron 24.646 mi­llones de eu­ros, un 4,22% más. Este avance se ha apo­yado sobre todo en el ramo de Autos, que ha au­men­tado un 4,91% hasta los 7.902 mi­llones de euros en pri­mas. Estos datos mues­tran que estos se­gu­ros, en franco re­tro­ceso desde otoño de 2008 de­bido a la caída de los pre­cios y la cri­sis, em­piezan a con­so­lidar la re­cu­pe­ra­ción ini­ciada tí­mi­da­mente a prin­ci­pios de 2015. De he­cho, el ritmo de cre­ci­miento se ha cua­dru­pli­cado en un año.

En sep­tiembre de 2015, el avance fue del 1,20%. Además, se ha apre­ciado como a lo largo de este ejer­cicio este ramo ha ido co­giendo ca­rre­rilla tri­mestre a tri­mestre (con au­mentos de primas del 4,74% en marzo, 4,76% en junio y 4,91% en sep­tiem­bre), lo que hace prever que 2016, si nada se tuerce, se sal­dará con un buen re­sul­tado.

Los se­guros Multirriesgos tam­bién mues­tran una muy fa­vo­rable ten­den­cia. Entre enero y sep­tiembre de 2016, los in­gresos por la venta de estas pó­lizas su­maron 5.032 mi­llo­nes, con un au­mento del 3,54%, cuando hace un año era del 1,39%. En este caso es sig­ni­fi­ca­tivo el cre­ci­miento de los se­guros Multirriesgo que con­tratan las in­dus­trias, que au­men­taron la fac­tu­ra­ción un 4,81%, cuando en el mismo pe­riodo del ejer­cicio an­te­rior se ano­taban un des­censo del 1,47%.

Siempre con la salud a vuel­tas

En Salud, el avance hasta sep­tiembre ha sido del 4,10% hasta sumar primas por valor de 5.846 mi­llones de eu­ros. En este caso, como en el de Autos, tam­bién se aprecia una buena pro­gre­sión a lo largo del año. Pero lo que llama la aten­ción es el cambio del motor del cre­ci­miento. Mientras que hasta marzo eran los se­guros de la mo­da­lidad de Reembolso, a partir de junio fueron los de Subsidio, con avances en sep­tiembre del 13,9%, algo ya más mo­de­rado que el cre­ci­miento de casi el 20% re­gis­trado en el primer se­mestre del año.

Las cosas se em­piezan a torcer cuando se ana­liza el otro gran grupo de se­guros ge­ne­ra­les, los en­glo­bados bajo la ca­te­goría ‘Resto No Vida’, que agrupa las pó­lizas más li­gadas a la ac­ti­vidad eco­nó­mica. Estos se­guros fac­tu­raron 5.866 mi­llo­nes, un 4,01%. Este avance es algo más mo­de­rado que el del mismo pe­riodo del año an­te­rior (4,40%); pero lo real­mente re­le­vante es que han ido per­diendo fuelle a lo largo de todo el ejer­cicio (6,91% en marzo; 4,68% en ju­nio; y 4,01% en sep­tiem­bre).

Dado que se trata de un grupo muy va­rio­pinto las ra­zones son va­rias. Pero hay que des­tacar una: la pa­rá­lisis po­lí­tica. Con un Gobierno que lleva en fun­ciones algo más de 300 días es muy di­fícil sacar ade­lante pro­yectos en el ám­bito pú­blico (muchos de ellos ac­tual­mente en stand by) y las li­ci­ta­ciones se pa­ra­li­zan. Y esto ex­plica la mala evo­lu­ción que está te­niendo desde prin­ci­pios de año el se­guro de Caución, muy li­gado a la ac­ti­vidad pú­blica. Acabó 2015 con avances de primas de casi el 34%, ya en marzo de 2016 en lugar de crecer re­tro­cedió un 13,8%, en junio esa caída era del 35%, y tres meses más tarde se man­tiene prác­ti­ca­mente el ritmo de des­censo, un 34,57%.

Aunque el cambio no ha sido tan ra­di­cal, tam­bién hay que llamar la aten­ción sobre la evo­lu­ción de otro ramo, el de Decesos, uno de los más po­pu­lares en España. Sin ex­pli­ca­ción apa­rente, estos se­guros han de­jado de crecer en 2016. A fi­nales de 2015 avan­zaban a un ritmo del 4,2%; en el primer tri­mestre de este ejer­cicio to­davía cre­cían, pero la mi­tad, un 2,2%; y en el primer se­mestre se re­gistró el primer des­censo, un 0,24%, ten­dencia que se ha man­te­nido en sep­tiembre (-0,16%). Habrá que estar atento a los re­sul­tados de final de año para ver si se trata de una evo­lu­ción co­yun­tu­ral, quizá re­la­cio­nada con la tem­po­rada ve­ra­niega, como se apun­taba re­cien­te­mente desde Unespa.

Ahora le toca el turno al se­guro de Vida, la gran sor­presa de 2016. Las primas en este ramo caían en el primer se­mestre de 2015 a un ritmo del 3%. Y a partir de esa fecha la ten­dencia co­menzó a re­ver­tirse. En un primer mo­mento los datos no eran de­ma­siado lla­ma­ti­vos. El ramo logró acabar el ejer­cicio an­te­rior con un avance del 1,65%. Pero a partir de aquí se dis­paró. En marzo cre­cieron un 27,3%, en junio un 38,9%, y en sep­tiem­bre, aunque algo se ha ra­len­ti­zado el cre­ci­miento, el es­tirón sigue siendo im­por­tante, un 29%. Por tanto, la buena salud de estos se­guros se con­firma.

En este caso el motor del cre­ci­miento está siendo el se­guro de Ahorro, que a fi­nales de sep­tiembre su­maba en primas 19.439 mi­llo­nes, un 31,57% más, mien­tras que un año antes re­tro­cedía un 5%. ¿Qué ha pa­sado? Algunos piensan que es fruto de una mayor con­cien­cia­ción por parte de la po­bla­ción de la ne­ce­sidad de aho­rrar de forma sis­te­má­tica a largo plazo. Algo de esto puede ha­ber, no en vano las ase­gu­ra­doras han ini­ciado una in­tensa cam­paña para que los ciu­da­danos no ol­vi­demos los desafíos a los que se en­frenta el sis­tema pú­blico de pen­sio­nes, y en con­se­cuencia el riesgo de perder poder ad­qui­si­tivo tras la ju­bi­la­ción si no se com­ple­menta la pen­sión pú­blica con ahorro pri­vado. Pero no es este ni el único, ni pro­ba­ble­mente el prin­cipal mo­tivo.

Desde el sector se apunta que al ramo le ha fa­vo­re­cido el fin de la guerra de tipos de in­terés en los de­pó­si­tos, y vin­cu­lado a ello, la apuesta que están rea­li­zando los grandes bancos por el ne­gocio de los se­guros con el ob­je­tivo de ca­na­lizar hacia estos pro­ductos el ahorro que sale de las cuentas ante las bajas ren­ta­bi­li­dades ofre­ci­das, y de paso, dar un poco más de lustre a los re­sul­tados gra­cias a las co­mi­siones que mu­chos de ellos co­bran a sus aliados ase­gu­ra­dores por la dis­tri­bu­ción de los pro­ductos a través de sus ofi­ci­nas.

El que sea el sector ban­cario el ver­da­dero im­pulsor del ne­go­cio, algo to­davía por con­fir­mar, in­dica que no hay que bajar la guar­dia, ya que en­tonces el avance del ramo po­dría ser co­yun­tu­ral, y cam­biar la ten­dencia cuando las en­ti­dades den un nuevo giro a su es­tra­tegia ante, por ejem­plo, una subida de los tipos de in­te­rés.

Artículos relacionados