El 'Estudio fi­nan­ciero pyme' tendrá que ser de­ta­llado sobre los riesgos de la em­presa

Negar finaciación a emprendedores obligará a la banca a explicar los motivos

La banca po­dría tener pro­blemas para cum­plir con esta obli­ga­ción de­bido a la ca­rencia de ba­lance de mu­chos au­tó­nomos

Viveros
Creación de empresas

A partir de ahora, cuando un banco le niegue la fi­nan­cia­ción a un pe­queño em­pre­sa­rio, tendrá que ex­plicar por qué, y tendrá que po­nerlo negro sobre blanco y apor­tando in­for­ma­ción con­ta­ble. No sólo las grandes fir­mas, sino tam­bién las pymes y au­tó­no­mos, han ga­nado el de­recho a que la banca les pro­por­cione un es­tudio sobre su si­tua­ción fi­nan­ciera. Este do­cu­mento, de­no­mi­nado Estudio fi­nan­ciero pyme, es obli­ga­torio para las en­ti­dades fi­nan­cieras que operen en España desde el pa­sado 11 de oc­tu­bre.

Ese día entraba en vigor la normativa contenida en la circular 6/2016 del Banco de España (BDE), que establece que los bancos tendrán que elaborar un informe de riesgo sobre las pequeñas empresas y autónomos a los que se deniegue la concesión o la renovación de sus créditos.

La circular expedida por el supervisor se enmarca en la Ley de fomento de la financiación empresarial, dirigida a hacer más accesible y flexible la financiación bancaria a las pymes y avanzar en el desarrollo de medios alternativos de financiación. Nuevos deberes para los bancos

El estudio puede ser solicitado por todas las pequeñas y medianas empresas y por los autónomos, que previamete tendrán que abonar la tarifa de libre disposición. Sin embargo, esta medida está especialmente orientada a aquellas empresas que hayan visto desestimada su solicitud de financiación.

La intención de la norma es clara: evitar que las entidades denieguen el crédito sin motivos de peso. Se persigue, por tanto, una mayor transparencia en las relaciones entre la banca y las pymes, un fomento del crédito empresarial que estimule la actividad económica y el impulso a formas de financiación alternativas a la banca tradicional.

Asimismo, se espera que el Estudio financiero pyme se constituya como una útil herramienta para el conocimiento y gestión de los más de 5,5 millones de pymes y autónomos de nuestro país.

Dificultades

Esta nueva obligación, destinada a paliar la caída del crédito a las empresas en España -que actualmente se sitúa en niveles parecidos a los del año 2005- no va a resultar fácil de cumplir para los bancos, según la consultora AIS Group.

De acuerdo con esta firma, especialista en gestión de riesgo del crédito, la elaboración de este documento presenta un enorme reto para la banca en lo que se refiere a la calificación de la situación financiera de los autónomos. Según Ramón Trías, presidente de AIS Group, “el Banco de España en su Circular basa su metodología en el balance de las empresas, algo de lo que muchos autónomos carecen”.

Con esta realidad como premisa, Trías explica que “la banca debe ingeniárselas para ser capaz de construir una metodología que le permita elaborar esa evaluación de la situación financiera de los autónomos con información disponible a partir de otras vías alternativas".

Para ayudar a la banca a 'hacer los deberes', AIS Group ha desarrollado un método de construcción de las ratios a partir de la información disponible, es decir, las declaraciones del IRPF y de Patrimonio, junto con la declaración del propio autónomo y los datos de la Central de Información de Riesgos de Banco de España (CIRBE).

(@josesmendoza81)

Artículos relacionados