El 'Estudio financiero pyme' tendrá que ser detallado sobre los riesgos de la empresa

Negar finaciación a emprendedores obligará a la banca a explicar los motivos

La banca podría tener problemas para cumplir con esta obligación debido a la carencia de balance de muchos autónomos

Viveros
Creación de empresas

A partir de ahora, cuando un banco le niegue la financiación a un pequeño empresario, tendrá que explicar por qué, y tendrá que ponerlo negro sobre blanco y aportando información contable. No sólo las grandes firmas, sino también las pymes y autónomos, han ganado el derecho a que la banca les proporcione un estudio sobre su situación financiera. Este documento, denominado Estudio financiero pyme, es obligatorio para las entidades financieras que operen en España desde el pasado 11 de octubre.

Ese día en­traba en vigor la nor­ma­tiva con­te­nida en la cir­cular 6/2016 del Banco de España (BDE), que es­ta­blece que los bancos ten­drán que ela­borar un in­forme de riesgo sobre las pe­queñas em­presas y au­tó­nomos a los que se de­niegue la con­ce­sión o la re­no­va­ción de sus cré­di­tos.

La cir­cular ex­pe­dida por el su­per­visor se en­marca en la Ley de fo­mento de la fi­nan­cia­ción em­pre­sa­rial, di­ri­gida a hacer más ac­ce­sible y fle­xible la fi­nan­cia­ción ban­caria a las pymes y avanzar en el desa­rrollo de me­dios al­ter­na­tivos de fi­nan­cia­ción. Nuevos de­beres para los bancos

El es­tudio puede ser so­li­ci­tado por todas las pe­queñas y me­dianas em­presas y por los au­tó­no­mos, que pre­via­mete ten­drán que abonar la ta­rifa de libre dis­po­si­ción. Sin em­bargo, esta me­dida está es­pe­cial­mente orien­tada a aque­llas em­presas que hayan visto des­es­ti­mada su so­li­citud de fi­nan­cia­ción.

La in­ten­ción de la norma es clara: evitar que las en­ti­dades de­nie­guen el cré­dito sin mo­tivos de peso. Se per­si­gue, por tanto, una mayor trans­pa­rencia en las re­la­ciones entre la banca y las py­mes, un fo­mento del cré­dito em­pre­sa­rial que es­ti­mule la ac­ti­vidad eco­nó­mica y el im­pulso a formas de fi­nan­cia­ción al­ter­na­tivas a la banca tra­di­cio­nal.

Asimismo, se es­pera que el Estudio fi­nan­ciero pyme se cons­ti­tuya como una útil he­rra­mienta para el co­no­ci­miento y ges­tión de los más de 5,5 mi­llones de pymes y au­tó­nomos de nuestro país.

Dificultades

Esta nueva obli­ga­ción, des­ti­nada a pa­liar la caída del cré­dito a las em­presas en España -que ac­tual­mente se sitúa en ni­veles pa­re­cidos a los del año 2005- no va a re­sultar fácil de cum­plir para los ban­cos, según la con­sul­tora AIS Group.

De acuerdo con esta firma, es­pe­cia­lista en ges­tión de riesgo del cré­dito, la ela­bo­ra­ción de este do­cu­mento pre­senta un enorme reto para la banca en lo que se re­fiere a la ca­li­fi­ca­ción de la si­tua­ción fi­nan­ciera de los au­tó­no­mos. Según Ramón Trías, pre­si­dente de AIS Group, “el Banco de España en su Circular basa su me­to­do­logía en el ba­lance de las em­pre­sas, algo de lo que mu­chos au­tó­nomos ca­re­cen”.

Con esta realidad como pre­misa, Trías ex­plica que “la banca debe in­ge­niár­selas para ser capaz de cons­truir una me­to­do­logía que le per­mita ela­borar esa eva­lua­ción de la si­tua­ción fi­nan­ciera de los au­tó­nomos con in­for­ma­ción dis­po­nible a partir de otras vías al­ter­na­ti­vas".

Para ayudar a la banca a 'hacer los de­be­res', AIS Group ha desa­rro­llado un mé­todo de cons­truc­ción de las ra­tios a partir de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, es de­cir, las de­cla­ra­ciones del IRPF y de Patrimonio, junto con la de­cla­ra­ción del propio au­tó­nomo y los datos de la Central de Información de Riesgos de Banco de España (CIRBE).

(@josesmendoza81)

Artículos relacionados