DESDE EL PARQUET

Deoleo, giro estratégico

Los re­cientes cam­bios en la cú­pula di­rec­tiva de Deoleo apenas se están de­jando sentir en la co­ti­za­ción del va­lor. El grupo acei­tero, con­tro­lado con algo más del 50% por el fondo de ca­pital riesgo CVC optó por cam­biar el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción para salir del os­curo túnel de pér­didas en el que se en­cuentra in­merso, apos­tando por di­rec­tivos con alta ca­pa­cidad de ges­tión y con ex­pe­riencia de­mos­trada en mer­cados es­tra­té­gicos como es Estados Unidos.

Un nuevo equipo que debe afrontar como principal reto la política de compra de materia prima, el mayor punto débil de la compañía en los últimos años.

Buena parte de las pérdidas acumuladas –más de 80 millones de euros entre 2015 y el primer semestre de este ejercicio– están relacionadas, señalan los expertos, con los desequilibrios provocados por la mala gestión entre los costes de producción y los precios de distribución. Con este giro estratégico el grupo aceitero busca iniciar una nueva etapa, priorizando para ello la eficiencia y calidad de los procedimientos de producción y de las estructuras de la organización.

Las grandes agencias de calificación, sin embargo, se muestran escépticas a la espera de comprobar cómo resuelve el nuevo gobierno corporativo los importantes retos a los que se enfrenta la compañía.

Los expertos de Moody´s, por ejemplo, han rebajado su “rating” de B3 a Caa1, con perspectiva negativa. La agencia considera que el entorno de altos precios del aceite de oliva, pese a la buena campaña de este año, continuarán presionando los márgenes y complica los retos pendientes del plan de negocio de Deoleo.

Algo más optimista se muestra la agencia “Standard & Poor´s”. Esta firma ha optado por reiterar la calificación crediticia en B- con perspectiva estable al estimar que mantiene una liquidez adecuada, cumple con sus “covenants” financieros y genera “cash flow” positivo. Asimismo destaca la solvencia de su cartera de clientes que, junto a que los dos tramos del préstamo (First Lien y Second Lien por 460 y 55 millones de euros respectivamente) no vencen hasta 2021, le permite disponer de fuentes de financiación y asegurarse sus necesidades de capital circulante.

Después de los duros ajustes del último año y medio, fruto de sus malos resultados empresariales, lo que llevó a Deoleo a marcar mínimos históricos sobre los 15,5 céntimos de euro, las acciones han entrado en los últimos meses en un canal lateral entre los 17 y los 21 céntimos, su principal resistencia en estos momentos. Cada vez que se acerca a esta zona sale abundante papel al mercado, haciendo difícil su ruptura al alza. Un escenario que lleva a los expertos técnicos a prever un largo proceso de consolidación a la espera de nuevos catalizadores que puedan impulsar su valor como puedan ser efectos positivos en el cambio de gestión o que se confirme alguno de los rumores de movimientos corporativos que suelen circular en torno al valor.

Artículos relacionados