Monitor de Latinoamérica

Sólo Venezuela se­guirá su­mida en de­clive eco­nó­mico du­rante más tiempo

Pesimismo en 2016, luz al final del túnel en 2017

Latam aban­do­nará la re­ce­sión el año pró­ximo, con un avance del 1,5% al 1,6%

  Juan Alberto Fuentes, Cepal
Juan Alberto Fuentes, Cepal

Más pe­si­mismo para este año, pero op­ti­mismo re­la­tivo para el pró­ximo. La en­trada del otoño ha coin­ci­dido con un em­peo­ra­miento de las pers­pec­tivas eco­nó­micas de Latam por los grandes or­ga­nismos mul­ti­la­te­ra­les, que han re­vi­sado a la baja sus pre­vi­siones para 2016 y 2017: tanto según el FMI como la Cepal, la re­ce­sión go­blal en Latinoamérica en 2016 será su­pe­rior a la pre­vista hace unos me­ses. Pero ya se atisba re­cu­pe­ra­ción, aunque dé­bil, para el pró­ximo ejer­ci­cio.

Cuatro países de la región acabarán este año en recesión y Latinoamérica sufrirá un deterioro casi dos veces mayor que en 2015 (-0,5%), pero en 2017 todo el área excecpto Venezuela saldrá del bache.

Según la Comisión Económica para América Latina, el área acusará una contracción de la actividad económica del 0,9% este año, superior a la prevista (-0,8%), debido al mayor deterioro de algunos países sudamericanos como Brasil y Venezuela, si bien en 2017 la región avanzará el 1,5%. El FMI, algo más optimista, sitúa la recesión en 2016 en el 0,6%, con un deterioro de dos décimas sobre lo anteriormente previsto, y otea un avance del 1,6% en 2017.

El agravamiento de la situación este año en varias de las principales economías de Sudamérica está en la raíz de la rebaja de las previsiones. Los países del Cono Sur, más dedicados a producción y exportación de materias primas, registrarán un deterioro del 2,2%, dedido a la caída del 8% que Cepal prevé para Venezuela (y que el FMI eleva al 10%). Pero otros tres países de la subregión cerrarán 2016 en recesión: Brasil (-3,4% -y -3,3% según el FMI-), Ecuador (entre el -2,3% y el -2,5%) y Argentina (-1,8%). En otras economías sudamericanas la progresión bajará el pistón respecto al año pasado, salvo en Perú (entre el 3,7% y el 3,9%): Colombia crecerá del 2,2% al 2,3%; Chile entre el 1,6% y el 1,7% y Uruguay, el 0,6%.

Las naciones caribeñas, se contraerán el 0,3%, pese que según la Cepal Dominicana (6,5%) liderará este año el crecimiento del PIB, por delante de Panamá (5,4%), Nicaragua y Bolivia (4,5%) y Costa Rica (4,2 %) y Paraguay (4%). Cuba progresará el 0,8% y Haití, el 1,5%. México y Centroamérica escapan a la dinámica negativa, ya que avanzarán en global en 2016 el 2,5%, si bien la economía mexicana se expandirá sólo el 2,1%. Además del poderoso cercimiento de Panamá, Nicaragua y Costa Rica, el resto de Centroamérica mantendrá el pulso: El Salvador (2,2%); Guatemala (3,3%) y Honduras (3,5%).

La mala racha de 2015 y 2016 tendrá fin a nivel regional en 2017, aunque no para todos. Cepal, que pide a la región dinamizar la inversión, especialmente en infraestructura e innovación, y fortalecer la productividad, espera un panorama más halagüeño debido a que los precios de las commodities mejorarán y se otea mayor crecimiento de los socios comerciales del área, lo que llevará a Sudamérica a un avance modesto del 1,1%. México y Centroamérica se expandirán en conjunto el 2,6%, con Dominicana (6,3%) y Panamá (5,7%) de líderes. El Caribe de habla inglesa mejorará (+1,4%).

Aunque se espera que Brasil, Argentina y Ecuador abandonen la recesión, con avances del 0,5%, del 2,5 al 2,7% y del 0,2%, Venezuela sumará otro año más de caída del PIB, del 4% al 4,5% según organismos, inferior a la pronosticada para este año, pero acompañado de una brutal inflación del 1.660%. Si bien Cepal sitúa solo a Venezuela en recesión en 2017, el FMI juzga que Ecuador seguirá en la misma situación el año que viene, con una caída del 2,7%. El año que viene mejorarán también Chile (2%); Colombia (3,2% según Cepal y 2,7% según el FMI); Perú (4% al 4,1%) y Uruguay (1,2%) y se “estancarán” Bolivia (4,3%) y Paraguay (3,8%). México se expandirá a un ritmo del 2,3%.

Ante la contracción económica actual, la CEPAL reafirma que la región necesita un cambio estructural progresivo con un gran impulso ambiental que promueva un desarrollo basado en la igualdad y la sostenibilidad, con políticas de inversiones públicas y privadas coordinadas para redefinir los patrones energéticos, de producción y consumo.

Con todo, y pese al mantenimiento de la inquietud en países como Venezuela y Ecuador, el optimismo es la tónica para 2017. Según el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina, Jorge Familiar, Latinoamérica retornará a un “crecimiento fuerte”, pauta que ya se detecta en el área. “Soy optimista sobre el desarrollo de mejora y evolución de los países latinoamericanos y las políticas que están aplicando.El período de los seis últimos años de desaceleración o incluso recesión tocará su fin el año entrante en promedio”, señaló. “Hay países que ahora están decreciendo, pero muchos otros están ya creciendo, si bien no a las tasas en las que avanzaron en la época dorada del auge de las materias primas”, des

Artículos relacionados