Iberdrola, interesada en la compra de redes eléctricas en Australia

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola

Iberdrola se en­cuentra in­tere­sada en la ad­qui­si­ción de redes de elec­tri­cidad en el Oeste de Australia, en un mo­vi­miento que, de ma­te­ria­li­zarse, le per­mi­tirá en­trar en un país de ele­vada ca­li­fi­ca­ción cre­di­ticia y con­so­lidar su es­tra­tegia de cre­ci­miento en ne­go­cios re­gu­la­dos, in­di­caron a Europa Press en fuentes co­no­ce­doras de la ope­ra­ción.

Fuentes de Iberdrola consultadas por Europa Press se negaron a realizar comentarios acerca de esta eventual transacción. Pese a la distancia, empresas españolas como Gas Natural Fenosa, Acciona, ACS, Ferrovial o FCC ya han realizado inversiones en el país austral.

Las redes eléctricas de la región occidental de Australia se convertirán previsiblemente en el próximo gran activo de propiedad pública sometido a un proceso de privatización. El proceso puede quedar despejado tras las elecciones estatales previstas para 2017, si bien los inversores ya han comenzado a tomar posiciones.

Un grupo de directivos de Iberdrola estuvo en el país en las últimas semanas y dio muestras de su interés por acudir a las oportunidades de compra que se presenten en el Oeste del país, según el diario 'The Australian', que recuerda los acercamientos ya realizados por fondos asiáticos y canadienses.

La llegada del grupo español se ve con buenos ojos en el país por su condición de líder mundial en renovables y su origen europeo, si bien deberá superar el análisis del consejo australiano encargado de estudiar las operaciones extranjeras.

24.000 MILLONES HASTA 2020.

Iberdrola prevé invertir 24.000 millones de euros durante el periodo comprendido entre 2016 y 2020 para emprender una nueva fase de crecimiento en la que mantenga su apuesta por un modelo de negocio sostenible y creador de valor a largo plazo para sus accionistas.

De esta cantidad, 22.000 millones de euros corresponden a proyectos ya comprometidos y un 88% a áreas reguladas o con contratos a largo plazo, de acuerdo a la estrategia de la compañía de centrarse en negocios estables y predecibles.

La apuesta por las renovables y los negocios regulados ya ha permitido a la empresa alcanzar un importante volumen de negocio en Estados Unidos, Reino Unido, México y Brasil.

Iberdrola ha anunciado que seguirá diversificando su negocio y afianzando el proceso de internacionalización iniciado hace ya más de una década. Para 2020, cerca del 70% del beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía se generará fuera de la zona euro.

UN ACTIVO SENSIBLE.

Las redes eléctricas se consideran un activo sensible en Australia y las autoridades se cuidan de elegir a los inversores. Recientemente, la empresa estatal china China State Grid y el fondo asiático Cheung Kong Infrastructure fueron vetadas al intentar comprar la empresa pública Ausgrid, pese a lanzar una generosa oferta por 16.000 millones de dólares australianos (11.000 millones de euros) por el 50,4% del capital.

En ese momento, y para justificar el veto, el Tesoro del Estado australiano de Nueva Gales del Sur, propietario de la empresa, evocó riesgos para la seguridad de suministro del país.

El activo se encuentra ahora sujeto de nuevo a un proceso de venta y varios fondos, entre ellos GIP, QIC, AMP Capital y Hasting esperan que las autoridades aclaren qué grado de participación extranjera se encuentran dispuestas a aceptar. La respuesta puede sentar un precedente para otras inversiones, entre ellas la que estudia Iberdrola.

Artículos relacionados