LA SEMANA BURSÁTIL

BCE y resultados toman el pulso

El Ibex 35 des­pertó en la recta final de la se­mana pa­sada para ce­rrar con una subida del 1,7%. Logró así re­cu­perar el suelo de los 8.730 puntos per­dido la se­mana an­te­rior y asienta las bases para in­tentar de nuevo el ataque hacia los 9.300 pun­tos. Este nivel del ín­dice bur­sátil está en la parte alta del canal la­teral en el que se en­cuentra el mer­cado en estos me­ses.

Los buenos datos en China y la mejora de la producción industrial de la zona euro han insuflado algo más de confianza y han elevado el optimismo a corto plazo.

Unas positivas expectativas que quedan a expensas ahora de Wall Street. Muchos analistas empiezan a alertar del riesgo de una nueva crisis económica en el país norteamericano. Las acciones de EEUU cotizan casi tan caras como cuando se produjo el estallido de la burbuja tecnológica. Una subida de precios provocada artificialmente por la política monetaria del la Reserva Federal. Al respecto hay un dato significativo. De 2009 a 2016, la cantidad de dinero de remunerar al accionista se ha triplicado de 350.000 a más de un billón de dólares. Espectacular aumento que se ha hecho a costa de elevar el endeudamiento de las empresas, aprovechando los tipos bajos. Burbuja que corre el riesgo de saltar en mil pedazos en cuanto se retiren los estímulos económicos.

Las primeras subidas de tipos de interés en EEUU se esperan para diciembre después de que la reciente publicación de las actas de la Fed hayan puesto en evidencia que prácticamente la mitad de los miembros de la entidad consideran insostenible tasas bajas de interés y más con estos niveles de apalancamiento empresarial. De este modo, los grandes expertos norteamericanos empiezan a advertir a sus clientes de un posible desplome en los próximos meses. Luego habría que ver cómo influye este posible escenario en Europa que opera con un notable diferencial respecto a las acciones norteamericanas.

Es previsible, explican los analistas, que se recorten esos diferenciales y aunque se produzca una recaída en las principales plazas europeas, no serán tan significativas como al otro lado del Atlántico. De momento, la temporada de resultados ha empezado con mal pie tras las decepcionantes cuentas de Alcoa, lo que acentuará la cautela de cara a los próximos días.

En este proceso, los pecios del crudo tendrán un papel relevante por su influencia en la actividad económica mundial. El barril de Brent ha superado en estos días los 52 dólares tras los acuerdos de los países productores para revisar sus cuotas y gracias también a la fuerte demanda China que ha superado a EEUU como gran importador. Sin embargo, los operadores en materias primas afirman que los precios se estabilizarán antes de llegar a los 60 dólares ante el probable enfriamiento de la actividad del gigante asiático. Esta moderación condicionará al sector petrolífero pero seguirá insuflando oxigeno al conjunto de las grandes economías, aliviadas además por la reducción de las tensiones deflacionarias provocadas por el crudo por debajo de los 40 dólares.

Agenda de Bolsa semanal

Los próximos días en bolsa estarán marcados por la reunión del Banco Central Europeo. Los expertos no esperan cambios en la actual política monetaria de la entidad, por lo que la expectación se centrará en el discurso de Mario Draghui en busca de pistas sobre la situación económica de la zona euro y la necesidad de mantener los estímulos con la compra de bonos.

Por lo demás, el lunes comenzará la semana con los datos de inflación armonizada en la zona euro, mientras que en Estados Unidos se darán a conocer las cifras de producción industrial –que en septiembre experimentó un descenso de cuatro décimas de punto–, la capacidad de utilización, y el índice de la Fed de Nueva York.

El martes, la atención de los operadores se focalizará en las cifras de inflación (IPC) de Estados Unidos. Este dato, que el mes de agosto registró una subida de dos décimas es uno de los parámetros fundamentales para la Reserva Federal a la hora de considerar un posible endurecimiento de su política monetaria. Este día también se conocerá el índice de confianza de los constructores norteamericanos.

La sesión del miércoles estará condicionada por los indicadores de casas iniciadas y de permisos de construcción –que permitirán conocer la evolución del mercado norteamericano– pero sobre todo, por la publicación del Libro Beige, informe de coyuntura de la economía norteamericana que también puede influir en la decisión de la Fed.

El jueves puede ser especialmente intenso con la reunión del Banco Central Europeo y posterior discurso de su presidente, pero además se conocerán datos de ventas de casas de segunda mano en EEUU, así como el índice de la Fed de Filadelfia, muy seguido por el mercado.

La semana se cerrará el viernes con muy pocas referencias macroeconómicas. Lo más destacado será el índice de confianza consumidora de la zona euro.

En España, el Tesoro pública tiene previsto colocar el martes letras a 3 y 9 meses y el jueves, así como bonos a tres años y obligaciones a diez y 50 años. A lo largo de la semana, además, se esperan la presentación de resultados de Corporación Financiera Alba, el martes, y de Vidrala, el miércoles.

Artículos relacionados