News Links

Cómo lo ven fuera: separatismo tocado, alivio en Madrid y elecciones a porrillo

‘Profundas fi­suras dentro del in­de­pen­den­tismo que ge­neran in­te­rro­gantes sobre su fu­turo’

CUP Alternativa de Esquerres
CUP Alternativa de Esquerres, que feos.

El de­fi­ni­tivo voto de la CUP con el No a Artur Mas tiene un so­noro eco. Con rara una­ni­midad entre me­dios de di­fe­rentes países y de dis­tante orien­ta­ción, unos más a la iz­quierda y otros más a la de­re­cha, en Europa y en EEUU con­si­deran que tanto Cataluña como España en­tera están abo­cadas ya desde este do­mingo a unas nuevas elec­ciones au­to­nó­micas y ge­ne­ra­les, res­pec­ti­va­mente. Vuelta a la ca­silla O. Esta in­cer­ti­dumbre a todos los ni­veles es la pri­mera con­clu­sión, aunque es una in­cer­ti­dumbre ma­ti­zada.

El matiz que deja patente hoy la gran prensa internacional es el siguiente: se aleja la formación de sendos gobiernos, pero es porque se afloja la presión. Un voto Sí de la CUP habría llevado a un Govern independentista con una hoja de ruta a 30 días primero y a 18 meses después que a su vez habría obligado a acelerar un Gobierno central para hacer frente al desafío. Hasta ayer la incertidumbre era con ansiedad. Ahora es con suspiros de alivio, como refleja una crónica de Tobias Buck en Financial Times’.

El título de la información de FT contiene en menos de dos líneas casi todos los elementos de la nueva situación: ‘Golpe a las esperanzas de independencia catalana: salen a relucir las divisiones entre los soberanistas mientras Madrid da un suspiro de alivio’. Luego reitera varias veces por activa y por pasiva que ‘la campaña para la independencia ha quedado tocada’, que la votación ‘deja una clara sensación de oportunidad perdida’, de que ‘será difícil volver a reunir el ímpetu generado’ justo antes del 27-S.

Y añade Buck: ‘Para el Gobierno español, mientras tanto, la decisión del domingo llega como un alivio’. Explicación: ‘Con el campo de la independencia catalana en desbarajuste, los partidos tradicionales españoles pueden centrarse en resolver su propio dilema político’, el de llegar a una coalición. Una idea que también evoca Raphael Minder en The New York Times: ‘La votación el domingo por el comité político de la CUP dejó la política catalana en un punto muerto similar al que pronto podría encarar España en su conjunto’.

La crónica del NYT escoge la idea de la vuelta a las urna: ‘Probables nuevas elecciones en Cataluña tras el rechazo al líder separatista’. El diario tiene buen cuidado, como otros cronistas internacionales, en recoger que la propia CUP niega que esto sea el fin del ‘procés’ independentista. Pero también dice, igual otra vez que otros, que Artur Mas fue un converso tardío al separatismo y que bajo su mando se ‘ha dividido profundamente la sociedad catalana y el apoyo a Convergència ha decaído’.

Una tercera crónica, en The Wall Street Journal, también incide en el titular en que ‘El proceso catalán hacia la independencia herido por un partido de extrema izquierda’. Su autor, Matt Moffett, califica que el voto de la CUP significa de hecho ‘una zancadilla’ al movimiento independentista, pese a las protestas en contrario.

Añade el WSJ: ‘El revés para Mas fue una noticia bien recibida en Madrid, donde el Gobierno de Mariano Rajoy también está peleando por tejer una mayoría de gobierno tras las elecciones generales del 20-D’. Y no trata con mucho cariño a Artur Mas: ‘Ha evolucionado en los últimos años de ser un pilar del sistema político español a una espina al margen del Gobierno nacional. Tomó posesión por vez primera en 2010 y abrazó la independencia dos años después, tras la presencia en las calles de un millón de catalanes para presionar por la secesión’.

Moffett ve así el campo nacionalista, y lo trata peor aún: ‘El largo debate sobre Mas ha sacado a la luz profundas fisuras dentro del movimiento independentista que generan interrogantes sobre su futuro. Muchos simpatizantes de clase media expresaron su frustración por que el movimiento secesionista, que ha reunido a centenares de miles de personas en marchas los últimos años, haya sido puesto a merced de la radical CUP, cuyos miembros son conocidos por ir al Parlamento en camiseta’.

Otros miembros de la prensa internacional también devoran este lunes la cuestión catalana. AFP: ‘Falto de alianzas, Artur Mas no será investido presidente del gobierno catalán’. AP: ‘El impulso para la secesión de Cataluña, frenado por la oposición de un partido a Mas’. Reuters: ‘Falla la formación de gobierno en Cataluña y hace más probable otra elección en España’ (Sonya Dowsett). Bloomberg: ‘Mas fracasa y no obtiene apoyo para su gobierno separatista en Cataluña’ (Esteban Duarte). The Spain Report: ‘El proyecto de independencia de Cataluña en el alero’ (Editorial). The Local: ‘El líder separatista catalán Mas, imposibilitado de formar gobierno’. The Guardian: ‘Cataluña se sume en la incertidumbre tras el rechazo de Mas por los izquierdistas de la CUP’ (Stephen Burgen).

Artículos relacionados