DESDE EL PARQUET

El tortuoso split de Grifols

En la pri­mera se­sión hábil de 2016, de­butan las ac­ciones nuevas de Grifols, tanto de la serie ‘A’ como de la ‘B’, re­sul­tado de su split en la pro­por­ción de dos por cada una an­ti­gua.

Los títulos de la serie ‘A’ participan en la confección del Ibex 35 y los de la serie ‘B’, que operan en el mercado continuo y en el Nasdaq, carecen de derechos políticos, pero cobran un céntimo de euro más de dividendo.

La operación supone duplicar el número de acciones cotizadas, reduciendo su valor nominal a la mitad. El nominal de los títulos de la serie ‘A’ desciende desde 0,5 euros hasta 0,25 euros y el de los de la clase ‘B’ desde 0,10 euros hasta 0,05 euros. Como, en la última sesión de 2015, las acciones de la clase ‘A’ cerraron en 42,63 euros y las de la serie ‘B’ en 29,91 euros, los precios precedentes de referencia para la jornada de hoy -4 de enero- serán los resultantes de dividirlos por dos, es decir, 21,31 euros para la clase ‘A’ y 14,94 euros para la clase ‘B’.

Los inversores opinan que este split contribuirá a mejorar la evolución del valor a medio plazo, puesto que, además de incrementar su liquidez, también terminarán propiciando cierta repercusión positiva sobre la cotización, ya que, ante el efecto psicológico de que se ha abaratado su precio, se estima que aumente la afluencia de compradores.

El valor, que estableció su máximo histórico intradía en 46 euros, el pasado 3 de diciembre, el día que se anunció el split, ha perdido gas en las últimas jornadas del año, presionado por el panorama postelectoral y temores a una ralentización en la economía global, con lo que ha concluido 2015 con una revalorización del 28,7%. Un ajuste que, en cualquier caso, contribuirá también en días venideros a animar su contratación, pues semanas atrás varios sectores de inversores coincidían en que el valor estaba caro y operaba con múltiplos muy elevados (su PER estimado para 2015 era de unas 26 veces, frente a las 22 veces de media en el sector).

En cualquier caso, los títulos de Grifols cuentan con buenas expectativas y en los nueve primeros meses de 2015 superaron las previsiones de los inversores. Por otra parte, sus ingresos se verán favorecidos por la apreciación del dólar, que se estima se sitúen en meses venideros en torno a la paridad con el euro, aunque por este efecto, también se incrementará su endeudamiento y en consecuencia sus costes financieros.

Artículos relacionados