LA SEMANA BURSÁTIL

La renta variable se hace la interesante

Pese a que 2016 se pre­senta pla­gado de in­cer­ti­dum­bres, la renta va­riable sigue siendo la al­ter­na­tiva de in­ver­sión más in­tere­sante, fun­da­men­tal­mente a medio plazo.

Las bolsas europeas han sufrido en 2015 una volatilidad muy superior a la que cabría esperar a la vista de la marcha de la economía. Un comportamiento que ha puesto de relieve los temores existentes sobre la evolución futura de la economía de la Eurozona.

Las dudas que han acompañado la llegada del nuevo ejercicio, lógicamente hacen que las previsiones no sean demasiado optimistas, especialmente, a corto plazo.

Unas expectativas muy en línea con la marcha de 2015, que, tras una primera parte prometedora, que permitió abrir grandes expectativas, empalmó con una segunda fase en la que avanzaron las incertidumbres, ante la fuerte ralentización de las economías emergentes y la consiguiente caída registrada por los precios de las materias primas, especialmente, del petróleo.

Además, en el mercado doméstico, el deterioro se vio acentuado a medida que se aproximaron las elecciones generales, dado el incierto panorama político que se iniciaba.

En cualquier caso, la renta variable sigue siendo la alternativa de inversión más interesante de cara a meses venideros, pues la impresión dominante es que la economía de la Unión Europea (UE) seguirá mejorando en 2016, apoyada por la estrategia de los bancos centrales, la evolución de los beneficios empresariales y unos atractivos niveles de cotización frente a los activos de deuda.

El FMI prevé que en 2016 la economía global crezca a un ritmo del 3,6%, frente al 3,1% del 2015. Asimismo, el potencial de crecimiento que se estima para la Eurozona en el año recién iniciado es de entre un 1,6% y un 1,7%

En principio, en el escenario menos favorable, la impresión es que la economía mundial crecerá, al menos, moderadamente, apoyada en los relanzamientos de las economías avanzadas (UE y EEUU), lo que permitirá obtener retornos discretos en los mercados, a la espera de que toquen fondo las crisis emergentes y propicien un nuevo relanzamiento de la economía global.

No obstante, ciertos expertos estiman que las autoridades chinas lograrán controlar los desequilibrios en meses venideros y relanzarán su economía hacia crecimientos muy cercanos al 6,5% en 2016,

En política monetaria, nos encontramos con actuaciones divergentes, ya que la Fed estadounidense se encuentra subiendo tipos, mientras el BCE intensifica sus estímulos. En cualquier caso, el endurecimiento de la política monetaria estadounidense será muy pausado y asegurará, durante un largo periodo de tiempo, unos tipos mucho más bajos de los que se estiman como normales.

Con todo, a medio plazo, la impresión general es que el crecimiento de la economía y los beneficios empresariales se mantengan en años venideros, con lo que los valores europeos seguirán generando rendimientos interesantes.

Los expertos estiman que los crecimientos de los beneficios empresariales en 2015 hayan sido del orden de algo más de un 10%, frente al 14% que se estimó inicialmente Y, para 2016, prevén que los beneficios crezcan en la banda comprendida entre el 10% y el 8%. Y, en esta línea, tras las rebajas de previsiones aplicadas, el objetivo del Ibex 35 para este año se estima entre los 11.500 puntos y los 11.750 puntos.

En definitiva, el ciclo alcista va a continuar, pero, a corto plazo, se han impuesto unos objetivos más modestos de los de los últimos años.

En cuanto al mercado doméstico, pese a que la economía seguirá creciendo, la impresión es que, mientras persistan las incertidumbres políticas y no se alcancen acuerdos para formar un gobierno, el Ibex 35 registrará un comportamiento peor que los restantes índices continentales. En el caso de que se logre alcanzar algún tipo de pacto para un Gobierno de concentración estable, que pueda afrontar las reformas que requiere el país, el mercado español subiría con fuerza, pues la inversión extranjera volvería a apostar por los valores domésticos, que se resarcirían de los castigos de los últimos tiempos. Claro que ciertos expertos revisan a la baja todavía más las expectativas, en el caso de que se prolongue el periodo para la formación de un Gobierno, por su posible impacto en la economía. Asimismo temen que sólo se logren acuerdos para la formación de un Ejecutivo en minoría, que, antes o después, desemboque en unas elecciones anticipadas.

En la primera semana del ejercicio, se esperan multitud de datos significativos en todos los mercados, que tendrán su peso en el proceso de formación de las cotizaciones.

El lunes, en China, se publicará el PMI Caixin manufacturero de diciembre. En la Unión Europea, se conocerán las ventas minoristas de Alemania en diciembre, los PMIs manufactureros de la Eurozona, Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido en diciembre y el IPC armonizado de Alemania en diciembre; y, en Estados Unidos, el ISM manufacturero de diciembre, los gastos a la construcción de noviembre y el PMI manufacturero de diciembre.

El martes, en China, se conocerá el PMI Caixin de servicios de diciembre; y, en la Unión europea, la tasa de paro de diciembre en Alemania y el IPC armonizado de la Eurozona en diciembre.

El miércoles, en la Unión europea, se conocerán la confianza del consumidor de Francia en diciembre, los PMI de servicios de la Eurozona, Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido en diciembre y los precios a la producción de la Eurozona en noviembre. A su vez, en Estados Unidos, se harán públicos la encuesta ADP de creación de empleo privado en diciembre, la balanza comercial de noviembre, el PMI de servicios de diciembre, el ISM no manufacturero de diciembre y los pedidos de bienes duraderos de noviembre;

el jueves, en la Unión Europea, la tasa de paro de la Eurozona en noviembre, las ventas minoristas de la Eurozona en noviembre y el sentimiento económico, la confianza del consumidor y el clima empresarial de la Eurozona en diciembre; y, en Estados Unidos, las peticiones de subsidios de desempleo cursados la semana anterior.

Finalmente el viernes, en China, se conocerá la balanza comercial de diciembre; en Europa, la balanza comercial de Alemania en noviembre y la producción industrial de Alemania en noviembre. A su vez, en Estados Unidos, se publicará el dato más importante de la semana: el balance del empleo en diciembre (creación de puestos de trabajo no agrícolas y tasa de desempleo).

Artículos relacionados