El sector fi­nan­ciero mo­vi­liza 9.808 mi­llones en 2015 con am­plia­cio­nes, el 35% menos

Inmobiliarias y constructoras absorben los escasos recursos de la economía española

Ladrillo y fi­nanzas copan la cap­ta­ción de re­cursos de las em­presas para abordar el nuevo ciclo ex­pan­sivo

Inmobiliaria
Inmobiliarias y constructoras

Cuando el sector del la­drillo y de la cons­truc­ción apenas acaba de le­vantar ca­beza a trancas y ba­rrancas des­pués de un ajuste de ca­ballo que ha ge­ne­rado pér­didas bru­tales al sector pro­motor y al fi­nan­ciero en se­gunda ins­tan­cia, ya vuelve otra vez a ser pro­ta­go­nista a la hora de ab­sorber los es­casos re­cursos dis­po­ni­bles en el país para em­prender nuevos pro­yec­tos.

Por el contrario, el sector financiero sigue rumiando con retardo esa indigestión del ladrillo y opta por pedir menos dinero a sus accionistas y al mercado que un año antes, según un estudio de Axesor, la agencia de rating española. Y pese a todo, sigue siendo uno de los tres primeros sectores del país en captar recursos vía capital. En concreto, el negocio de actividades inmobiliarias registra el volumen de ampliaciones más elevado para el sector desde el año 2012, con 7.500 millones, con un incremento del 31,5% comparado con 2014. El segmento de actividades inmobiliarias fue, con diferencia, el más importante en el último mes del año, al anotar 748,21 millones de euros, un 26,8% más que en diciembre de 2014 y el importe mensual para el sector más alto en seis meses. A su vez, el otro sector vinculado al ladrillo, la construcción, cerró el ejercicio 2015 con una mejora del 14%, hasta 7.200 millones, si bien las cifras siguen siendo relativamente bajas para lo que es habitual en el sector y solo superan a las de los ejercicios 2014 y 2010. Es la segunda vez desde que empezó la crisis que las actividades inmobiliarias logran captar más dinero que las de construcción; la última vez fue en el año 2012

Este es el poco original, cuando menos, balance de cómo las empresas se preparan para afrontar un nuevo ciclo expansivo de la economía española, cuya duración también es bastante incierta. El tirón de inmobiliarias y constructoras se ve contrapesado precisamente por las entidades financieras, que reducen significativamente su apelación a los accionistas. El balance total es un retroceso en la captación de fondos por las empresas nacionales del 14%, hasta los 36.000 millones. El sector de actividades financieras y seguros movilizó en 2015 un total de 9.808,41 millones de euros a través de ampliaciones de capital. Aunque se trata de la partida sectorial más elevada de todas las categorías de actividad, la cifra implica un descenso del 35,7% comparado con los 15.250,3 millones de euros del año 2014. El 67,82% del capital canalizado por las sociedades mercantiles españolas va a parar a tres sectores concretos: actividades financieras y de seguros (9.808,413 millones de euros, un 27% del total), actividades inmobiliarias (7.563 millones de euros, una cuota del 20,83%) y construcción (7.253,2 millones de euros, una representatividad del 19,97%).

El dato de Axesor para las inmobiliarias viene a confirmar la información que emana de las empresas cotizadas del sector inmobiliario. A lo largo de 2015 se ha desatado una catatara de ampliaciones de capital, con Realia y Quabit a la cabeza. Se barrunta un repunte de los precios y de los alquileres. Las pro¬mo¬toras buscan y en¬cuen¬tran in¬ver¬sores para aden¬trarse en el nuevo ciclo de cre-ci¬miento del sec¬tor, sobre el que se ciernen sin em¬bargo al¬gunas du¬das. También hay pro-mo¬toras que si¬guen ta¬pando agu¬je¬ros, es de¬cir, que tratan de equi¬li¬brar su pa¬tri¬monio re-du¬ciendo deuda con esos nuevos re¬cur¬sos. Porque pese a la enorme mon¬taña de la¬drillo sin ven¬der, la de¬manda se man¬tiene en alza por sép¬timo tri¬mestre con¬se¬cu¬tivo y se es¬pera que en los pró¬ximos 12 meses los al¬qui-leres suban en todos los sub¬sec¬to¬res, con rentas es¬pe¬cial¬mente ele¬vadas en prime re¬tail y ofi¬ci¬nas. El movimiento de captación de fondos se ve espoleado por la evolución en bolsa de las empresas del ladrillo y la irrupción de las socimi. El sector inmobiliario cotizado ha firmado en los últimos tres años una relevante trayectoria bursátil que le ha llevado a multiplicar por cuatro su valor de mercado. En concreto, desde un mínimo de 3.620 millones de euros en mayo de 2012 a los cerca de 13.000 millones de euros actuales. Mucho más que el Ibex 35 o incluso el valor de los ladrillos en el mercado de la vivienda.

Artículos relacionados