Monitor de Telecomunicaciones

Digital+ se ha con­ver­tido ahora en una 'amenaza' por los de­re­chos del fútbol

La CNMC la vuelve a armar contra Telefónica

Repetición de la ju­gada: la ope­ra­dora pone la pasta y Vodafone y Orange se lo llevan crudo

Jose-Maria-Marin-Quemada_ ...
Marin Quemada, pte. de la CNMC.

Marín Quemada ha vuelto a abrir la caja de Pandora y ha ido a por Telefónica para obligar a la te­leco a com­par­tir, con sus com­pe­ti­do­res, los de­re­chos de la Liga de Fútbol para las tres pró­ximas tem­po­ra­das. La CNMC no se ha pro­nun­ciado ofi­cial­mente pero todo apunta a que im­pe­dirá al pre­si­dente de Telefónica, César Alierta, emitir en ex­clu­siva el fútbol es­pañol pese a que así es­ta­blecía su acuerdo con Mediapro. Alierta vuelve a tener de frente a Competencia en un caso si­milar al ocu­rrido con la red de fi­bra.

Un nuevo guión cinematográfico pero similar trama para un problema que se repite entre el máximo ejecutivo de la teleco española y el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada. La Comisión pone esta vez en cuestión que Telefónica estaría incumpliendo los términos del acuerdo, según el cual se le permitió a Telefónica comprar en su día Canal+. En el expediente abierto, el órgano de control está analizando si el pacto con Mediapro por el que la compañía se ha hecho con los derechos en exclusiva del canal beInSports es compatible o no con los compromisos de fusión.

Según el acuerdo que Mediapro y Telefónica sellaron el pasado 12 de enero, Movistar+ emitirá un paquete de ocho partidos de Liga y la Champions y poder dar los partidos europeos que restan de la presente temporada. La compañía que preside César Alierta no podía transmitir esta temporada los partidos de la Champions y, tras el pacto con Mediapro, la teleco emitirá las eliminatorias que restan por jugarse. El acuerdo tendrá una duración de tres años por unos 2.400 millones de euros, una cifra que no ha sido del todo confirmada.

La CNMC quiere que Telefónica abra a la competencia tales derechos mediante el pago de un canon, es decir a Vodafone, Orange, Euskaltel y Telecable, entre otros. Sus competidores están presionando a la Comisión para que haga algo similar con lo que se ha hecho con la red de fibra y que comparta con el resto la emisión de los partidos de fútbol para las próximas tres temporadas.

La red de fibra, un precedente

Telefónica vuelve a tener un nuevo diferendo con el órgano de control de la competencia y puede verse obligada hacer lo mismo, aunque está dispuesta a dar la batalla en los tribunales. En el caso de la fibra óptica, Alierta no va a tener más remedio que compartir su red de fibra con sus competidores en todo el territorio español, excepto en 34 municipios una vez que la Comisión Europea ha dado la razón a la CNMC.

Alierta esperaba ganar en Bruselas su particular pelea con la CNMC pero la Comisión se ha pronunciado en contra, por lo que no les quedará otra que abrir la red de fibra a sus rivales mediante el pago de un canon que deberá establecerse. Es probable que el organismo que preside José María Marín Quemada introduzca más cambios en la nueva regulación y amplie hasta 50 el número de municipios en los que Telefónica no se verá obligada a alquilar sus redes, pero el principio está establecido.

La compañía sigue estando totalmente en contra de la medida por considerar que atenta contra el libre mercado y porque -asegura- “pone fuertes límites a la expansión de una compañía que ha apostado fuerte por este negocio, invirtiendo el dinero de sus accionistas”. Gracias al despliegue que ha hecho en la red de fibra, lleva varios años de ventaja a sus más directos rivales como son Vodafone y Orange. Alierta anunció en su día que, de producirse estas limitaciones, el grupo recortaría drásticamente sus inversiones y revisaría su plan de desarrollo en España. De hecho, estaba a la espera del dictamen de Bruselas para diseñar su plan para 2016.

El nuevo plan estratégico actual de la teleco prevé pasar de los 14 millones de hogares desplegados donde se puede contratar la fibra hasta 28 millones en 2020. Tras la imposición de la CNMC, el grupo se plantea ahora dejar de invertir los 1.400 millones de euros que tenía comprometidos realizar. Telefónica ha acelerado en los últimos dos años el despliegue de redes ultrarrápidas. A cierre del tercer trimestre, la empresa había alcanzado 13,4 millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra en España y 16,6 millones en Brasil. En cuanto a la cobertura LTE (Long Term Evolution o más conocida como 4G) en Alemania, alcanza ya el 73% de la población.

El futbol

Con la situación ahora del fútbol, la teleco se tropieza de nuevo con la CNMC, máxime cuando en el pasado mes de abril, Telefónica se comprometió para sellar la compra de Canal+ poner a disposición de sus competidores de televisión de pago una oferta mayorista de canales Premium, es decir los grandes eventos deportivos. En estas ofertas se incluye la Liga de Primera División, La Champions, la Copa del Rey de Fútbol, la Fórmula 1, Moto GP y los Juegos Olímpicos.

Con este compromiso, y el precedente que ya existe de la fibra, sus máximos rivales, como Vodafone y Orange, es casi seguro que van a mantener su reivindicación. Telefónica, en cambio, puede ver frustrado su plan de intentar bloquear los grandes eventos deportivos a sus competidores. El pacto que asumió con el control de Digital+ corre el riesgo de darse la vuelta, ya que en dicho compromiso la televisión de pago asumía no tener en exclusiva canales editados total o parcialmente por terceros.

Artículos relacionados