En mí­nimo los in­ver­sores que creen que la ten­dencia será al­cista los pró­ximos meses

Los bajistas agravan la caída del Ibex y se hacen de oro con un puñado de valores

El sector ener­gé­tico en ge­neral sigue a res­guardo de los hedge salvo ex­cep­ciones

Sede de Gamesa
Sede de Gamesa

Los es­pe­cu­la­dores ba­jistas vuelven a pisar fuerte en los mer­cados tras el aciago arranque de año y el des­agra­dable re­gusto que había de­jado el cierre del ejer­cicio an­te­rior. Los hedge vuelven a buscar presas sin di­si­mulo en el mer­cado de va­lores es­pañol. Retornan a va­lores que se ha­bían sa­cu­dido esa lacra en los úl­timos me­ses, como Gamesa, y agitan con fuerza su pre­sencia en otros que no ha­bían con­se­guido za­farse del todo de ellos. En este úl­timo caso en­con­tramos a Sacyr, por ejem­plo.

La constructora que preside Manuel Manrique ha visto como en enero las posiciones cortas o bajistas han subido hasta superar por primera vez el nivel del 6% del capital. Además, los títulos prestados han rebasado el nivel de los 100 millones, con un subida del 6% en las diez primeras sesiones del ejercicio bursátil 2016.

Al mismo tiempo, de forma paradójica, el gran activo de Sacyr, Repsol, ha visto en los últimos días como, pese al desplome del petróleo, se aflojaba algo la presión de los cortos. De atesorar casi el 4% después del verano ahora bajan su posición en el capital hasta el entorno del 2,3%.

Amadeus, una de las grandes del Ibex, ve también como el acoso de bajistas sube hasta el entorno del 3%. En Abertis, la presencia es mucho menor, pero también crece en este arranque del año. Gamesa, valor estrella estos dos últimos años por su subida en vertical, es otro de los objetivos redescubiertos por los cortos, que de los niveles del 1,3% que atesoraban en octubre de 2015 pasan en el primer mes del año en curso a controlar el 2,6%, en paralelo a la pérdida de fuelle del valor. Son niveles no vistos desde mediados de octubre de 2012. Entonces los cortos representaban el 3,39%.

Y también en el sector energético, que en general sigue a resguardo de los hedge salvo algunas excepciones, Enagás, pendiente de si un eventual cambio de gobierno puede modificar su estable marco regulatorio, sufre un salto cualitativo importante de estos inversores. De poco más del 0,4% registrado en noviembre, salta al 1,3% en los primeros días de este año.

También sufre el azote especulativo la primera Socimi del Ibex, Merlin, que pasa del 1,8% de cortos del pasado otoño al 2,7% en su capital ahora. AENA, otro de los grandes triunfadores alcistas de 2015, siente en sus carnes una ligera presión de los hedge, que declaran el 1% tras niveles estables del 0,7% desde el inicio del otoño. Mención aparte merece técnicas Reunidas, que padece las cotas más altas de presión bajista del selectivo. Nada menos que algo más del 10%, muy por encima de los niveles del pasado otoño, cuando la posición corta conjunta rondaba el 7%. La situación ha mejorado ligeramente respecto a los niveles superiores al 11% contabilizado a final de año.

En general, esta radiografía de los valores del Ibex sometida al azote especulativo es un mosaico que refleja un sentimiento general del mercado, en España y fuera de ella. Los mercados muestran que el porcentaje de inversores que creen que la tendencia será alcista durante los próximos seis meses se encuentra en mínimos a niveles similares a los que hubo en el gran ajuste del mercado que se produjo entre 2008-2009.

Así lo refleja el índice AAII US Investor Sentiment, que sin embargo a diferencia de aquel entonces, refleja que el número de bajistas está aumentando pero aún está lejos de los niveles que se alcanzaron en 2008 y 2009, según revela Gurusblog.

De media los alcistas han representado un 38% de los encuestados y los bajistas un 30%. El resto ven el mercado de forma neutral.

Artículos relacionados