MI PALCO SOBERANO

Campaña de alto voltaje cara al “27-S”

Presión ju­di­cial, ame­naza mi­li­tar, ten­sión em­pre­sa­rial y di­vi­sión so­cial marcan el arranque del '27-S”

Sin título
Artur Más se divierte.

Mientras el mi­nistro de Defensa, Pedro Morenés, alerta de una even­tual ac­ción mi­litar en Cataluña, el pre­si­dente Artur Mas, no des­carta una Cataluña in­de­pen­diente con de­fensa pro­pia, aunque “pequeña”, según de­cla­ra­ciones al diario Financial Times. Son tan sólo nuevos chis­pazos de los mu­chos que se pro­du­cirán en la cam­paña elec­toral de alto vol­taje, que em­pieza la noche del jueves día 10 de sep­tiem­bre, cara a las elec­ciones au­to­nó­micas del pró­ximo día 27 de sep­tiem­bre.

El revuelo originado por el ministro Morenés, criticado por los partidos de la oposición y, sobre todo, por los partidos catalanes pro independistas, obligo a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a puntualizar que "no hay ninguna perspectiva, ninguna previsión ni ninguna intención" de que las Fuerzas Armadas actúen en Cataluña. “Estamos en que se cumpla la ley, no en otro tipo de intenciones”, zanjó Sáenz de Santamaría. “Hay tribunales a los que se puede acudir para que establezcan la legalidad y el respeto a la Constitución” dijo la vicepresidenta, en unas declaraciones a La Sexta televisión.

En la línea de reforma del Tribunal Constitucional que el Partido Popular aprobará, contra viento y marea, como artillería política a una eventual destitución del próximo president de la Generalitat que surja del voto del “27-S”. O sea, Artur Mas, si logra, como previsible, gobernar con mayoría parlamentaria tras el “27-S”, sin olvidar que la sanción sería aplicable a la propia institución de la Generalitat de Catalunya.

Así las cosas, en una espiral de tensión que continuará, al menos, durante los quince días de campaña, el propio presidente del gobierno, Mariano Rajoy, podría ya quedarse a vivir en Cataluña durante la campaña.

El pasado sábado estuvo en Lloret de Mar, (Girona), en la Escuela de Verano del PP. Ayer en Martorell (Barcelona) conmemorando el 40 aniversario del Centro de Investigación de Seat y, cara a las dos semanas entrantes, tiene previstos otros cinco viajes a Cataluña. Nunca una campaña electoral autonómica había requerido tanta movilización gubernamental.

Todo ello porque el proceso secesionista patrocinado por la coalición Junts pel Sí (CDC, ERC, Ómnium, ANC y líderes políticos y sociales), junto a la CUP, parece que superaran los 68 escaños que necesitan para la mayoría parlamentaria. Aunque no el 51 % de votos (las encuestas les pronostican una subida y pueden llegar al 47 %) que aspirarían para poner en marcha el proceso independentista.

De ahí que Artur Mas matice sus argumentos y, sin ya hablar de declaración unilateral de independencia, apunte a que “no se trata de declarar la independencia de inmediato. Se trata de iniciar el proceso que conduce hacia el Estado catalán independiente”, dijo en su entrevista al F-T.

Y, en medio de esa espiral hacia una clara inestabilidad política, a la multinacional Volkswagen no parece inquietarle el futuro empresarial en Cataluña, al menos de puertas para afuera, y confirmó ayer en presencia de Mariano Rajoy, la inversión de 3.300 millones de euros en la factoría de Seat, en Martorell, en presencia del presidente Rajoy.

Entretanto, el president Artur Mas, estaba en la Generalitat en un acto de castellers, después del tradicional Consell del Govern de Catalunya. Así arranca la campaña, sin olvidar que el primer día, el próximo viernes, coincide con la Diada, donde los pro independistas esperan llenar la avenida Meridiana con más de un millón de personas.

Artículos relacionados