Monitor del Ahorro

Los in­ver­sores buscan la se­gu­ridad de la in­ver­sión frente a una mayor ren­ta­bi­li­dad.

En qué fijarse antes de contratar un depósito a plazo fijo

Factores a tener en cuenta: tipo de in­te­rés, re­ti­rada de efec­tivo o fis­ca­lidad de in­tereses

Presentación de Cuenta Facto en Madrid
Presentación de Cuenta Facto en Madrid

A la hora de in­vertir nues­tros aho­rros, existen mu­chas op­cio­nes, cada una con un ín­dice de ren­ta­bi­lidad y de riesgo dis­tinto. Un de­pó­sito a plazo fijo puede ser una de las me­jores op­ciones para el in­versor me­dio, que desee ver crecer sus aho­rros sin arriesgar de­ma­siado. Este pro­ducto ban­cario fun­ciona de una ma­nera muy sen­ci­lla: el cliente rea­liza una ce­sión de di­nero a una en­tidad ban­caria que lo guarda du­rante un pe­riodo de tiempo fijo, a cambio de la ga­rantía de su de­vo­lu­ción ín­tegra más los in­tereses ge­ne­rados por el di­nero.

En un principio, el inversor pacta con el banco el tiempo en el que el dinero permanecerá inmovilizado y los intereses que éste generará, para una vez transcurrida la fecha acordada, retirarlo. Por supuesto, cuanto mayor sea la flexibilidad y personalización del depósito, mejor, y cuanto mayor sea su rentabilidad, recomendable comparar su interés TAE, también. Por eso, antes de contratar un depósito debemos asegurarnos de varias cosas. En primer lugar, del interés que nos proporciona la entidad bancaria; en segundo, de la fecha de vencimiento del mismo – y de si podremos retirar o no nuestro dinero durante su duración -. Asimismo, también debemos tener en cuenta la fiscalidad de los intereses generados y si la contratación del producto implica el cobro o no de comisiones, ya sean directas o indirectas.

Como decíamos al principio, un depósito proporciona cierta seguridad a la hora de garantizar una remuneración por la inversión, que a pesar de poder ser menor que en otras inversiones de mayor riesgo, es patente. Frente a modelos como los títulos de Deuda Pública, nos ofrece una mayor rentabilidad; frente a inversiones en bienes inmuebles, materiales preciosos o bienes materiales, una garantía de cobro y de estabilidad en su valor, que no es variable.

A la hora de contratar un depósito, es esencial fijarnos en que éste quede respaldado por un Fondo de Garantía de Depósitos. Es decir, por un organismo superior existente en determinados países, que respalda tanto los fondos de la entidad bancaria como nuestra inversión, garantizando la devolución de nuestro dinero indefectiblemente. Esto significa, que a pesar de que la entidad bancaria quiebre, nuestro dinero será devuelto – hasta cierta cantidad “x” fijada por el propio Fondo de Garantía -.

El pasado viernes se presentó en Madrid Cuenta Facto, un depósito, en donde el dinero invertido queda respaldado por el Fondo Interbancario Di Tutela Dei Depositi. El depósito de la Cuenta Facto ofrece una alta flexibilidad, de 3 a 36 meses, un alto interés TAE del 2% y el respaldo de un fondo de garantía internacional. Además, el proceso de contratación de la Cuenta Facto es muy sencillo y 100% online, por lo que puedes darte de alta en unos minutos y sin moverte de casa. Simplemente tendrás que elegir el importe que quieres depositar (de un mínimo de 10.000 euros hasta un máximo de 3.000.000 euros) firmar el contrato (online o tradicionalmente) y hacer una transferencia desde otra entidad a la Cuenta Facto.

Si te animas a probar con una inversión de este tipo, te recomendamos este producto, que por su sencillez y seguridad puede ser una buena opción para la inversión particular por las razones ya enumeradas.

Artículos relacionados