News Links

El Banco Mundial le asesta el IPC a los pobres del mundo y salen 148 millones más

El um­bral para medir la po­breza ex­trema pasa de golpe de 1,25 a 1.90 dó­lares al día

Pobreza
Pobreza

Poco más o poco menos será esa cifra de 148 mi­llones el nú­mero de seres hu­manos que viven en este pla­neta y que hoy no son ofi­cial­mente po­bres pero que lo serán con toda pro­ba­bi­lidad el pró­ximo 4 de oc­tu­bre. Y que el día 11 de ese mismo mes que­darán ofi­cial­mente con­si­de­rados po­bres de so­lem­ni­dad, junto a los otros 836 mi­llones que ya en este mo­mento so­bre­viven bajo el um­bral de la mi­se­ria.

¿Cuál es la diferencia? El Banco Mundial. La página web del organismo internacional informa de que hoy día, en este momento, hay 836 millones de personas que subsisten con menos de 1,25 dólares al día. Ese es actualmente el umbral de la pobreza extrema, de acuerdo con las estadísticas y los estudios de desigualdad, coste de vida, poder adquisitivo, paridad de poder adquisitivo, etc. El listón de ese umbral se fijó por primera vez en 1990 en 1 dólar al día y se ha ido actualizando periódicamente de acuerdo con la inflación global.

Más de un economista está en desacuerdo con esa fórmula, y con motivo: si de 1990 a 2015 han pasado 25 años, ¿cómo es posible que sólo haya subido ese baremo de pobreza un 25%? En estos 25 años, el PIB mundial se ha triplicado, de 27 a 77 billones de dólares. Por tanto, ya iba siendo hora de arreglar un poco el desfase.

Y como la asamblea anual de Banco Mundial se celebrará entre el 9 y el 11 de octubre en Lima, los expertos han hecho toda una machada. La semana anterior presentarán el nuevo listón, que sube de golpe un 50% por la aplicación ponderada del IPC en cuanto a poder adquisitivo. Ese nuevo umbral de la pobreza extrema quedará fijado en 1,90 dólares al día. Por tanto, un habitante del Tercer Mundo que hoy dispone de 1,70 dólares diarios no es pobre, pero lo será dentro de unos días.

La actualización coincide con el año 2015. Es el fin de los Objetivos del Milenio que se aprobaron en 2000 y que se fijaban unas metas a cumplir en 15 años. El primero de los Objetivos era reducir a la mitad la proporción de pobres extremos y de seres humanos con hambre. Los datos oficiales dicen que se ha conseguido, pero ahora hay nuevas ambiciones: otros objetivos a cumplir en los próximos 15 años.

En concreto: en 2030 tendrá que haber casi cero pobres de solemnidad. El compromiso específico es que esa pobreza extrema no azote a más del 3% de la población de los países menos favorecidos. En 1990 era casi el 50%, y ahora se ha reducido al 14%: de 1.900 millones de pobres se ha bajado a los 836 de ahora.

Eso no basta, claro. El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dice este jueves en una entrevista en Financial Times, que ha avanzado los nuevos datos, que se había hecho absolutamente necesario la actualización del umbral de pobreza en vista de los cambios en la paridad de poder adquisitivo. El nuevo listón ‘se ha investigado muy bien’.

Por lo tanto, y de acuerdo con la subida de 1,25 a 1,90, el número de pobres extremos en Asia oriental subirá de 157 millones ahora a unos 293 o algo menos. En América Latina la cifra subirá de 29 a 37 millones. En el sur de Asia crecerá un poquito, de 400 a 407 millones. Sólo en el África subsahariana quedará lo comido por lo servido: unos 416 millones de pobres.

También subirá la proporción de la renta, por así decir, de los 984 millones de pobres en el PIB mundial: unos 103.000 millones de dólares más. En total, 682.766 millones de dólares. Menos del uno por ciento de la riqueza mundial de 77,87 billones.

Artículos relacionados