News Links

Misión imposible: cómo Ecuador quiso burlar a 007 y escamotear a Julian Assange

‘Podría salir dis­fra­zado, atra­vesar los te­chos hacia el he­li­puerto cer­cano o per­derse entre la gente en Harrods’.

Julian Assange: I Told Google's Eric Schmidt to Embrace Bitcoin
Julian Assange.

Va una de es­pías. Es sobre el fil­trador fil­trado. Sobre el es­pio­naje al Sr. Huésped. Sobre cómo el Gobierno de Ecuador dio asilo di­plo­má­tico en su em­ba­jada en Londres al aus­tra­liano Julian Assange, el héroe o vi­llano de WikiLeaks con los miles de do­cu­mentos con­fi­den­ciales de EEUU ai­reados a los cuatro vien­tos. Y sobre el plan de es­cape pese a los 50 po­li­cías bri­tá­nicos que vi­gilan la sede di­plo­má­tica desde que ese Sr. Huésped se re­fugió allí en 2012 para no res­ponder de unos cargos por pre­suntos de­litos se­xuales en Suecia.

De pillo a pillo, pero a tres bandas. Por un lado, los funcionarios de la embajada tienen que convivir con la presencia de Assange en el recinto, que tampoco es tan grande, lo que ha provocado en estos tres años algunos incidentes. Ha habido discusiones, ha habido gritos, ha habido comportamiento errático del Sr. Huésped. Hasta el punto de que se ha llegado a dudar de su estabilidad mental.

En segundo lugar, están los agentes de la SENAIN, la Secretaría Nacional de Inteligencia de Ecuador. El CNI de allí, vamos. Han sometido a un control absoluto al Sr. Huésped, con utilización de micrófonos escondidos que se activaban en cuanto sonaba el teléfono. Y con fotos que revelan la vida cotidiana de un recluso voluntario: ver la tele, trabajar en el ordenador, hacer boxeo para mantenerse en forma.

Un alijo de documentos ‘secretos’ de la SENAIN sobre esa vigilancia de la inteligencia ecuatoriana ha llegado a manos de la parlamentaria Cynthia Viteri. Y parte de expediente se ha filtrado al portal digital Focusecuador. El lenguaje de los documentos es tan previsiblemente aburrido como se puede esperar de la burocracia: ‘Siendo aproximadamente las 20:30 horas, el Sr. Huésped abandona su habitación, dirigiéndose por el pasillo en dirección a la Sala de Juntas…’.

Los periodistas de Focusecuador tiran de oficio y hacen un relato mucho más interesante sobre el Sr. Huésped: ‘Vive en un cuarto de 19 metros cuadrados con un baño exterior y un área pequeña adaptada para cocina. A los pocos meses de estar asilado, la SENAIN puso en marcha el Operativo Hotel, direccionando a vigilar a Assange. Herramientas de video y audio, protocolos de seguridad extrema y otros parámetros de vigilancia sugieren una falta de confianza de Ecuador hacia su protegido. ¿Qué hay detrás de este nuevo episodio de espionaje?’.

Tras esta primera entrega de las filtraciones hace unos días, Focusecuador ha dado respuesta al menos parcial a su propia pregunta. Entre otras cosas, la SENAIN ha elaborado toda una serie de planes para escamotear a Assange y sacarlo de la embajada, presumiblemente para trasladarlo a Ecuador. Uno de los documentos lo certifica: ‘Escenarios de la posible salida de Assange’. Palabras clave: ‘inmunidad diplomática’, ‘salida discreta’, carro diplomático’, ‘valija diplomática’.

Problema: la policía británica no es tonta, como sabe cualquier lector de novela negra o amante de las películas de James Bond. Es la tercera pieza del entramado. Uno de esos planes de escape de Assange preparados por la SENAIN preveía escamotearlo en una valija diplomática, que goza de inmunidad y en condiciones normales no puede ser registrada.

¿Cómo se podría ejecutar el operativo? Así: ‘Assange podría salir disfrazado, tratar de atravesar los techos hacia el helipuerto cercano o perderse entre la gente en la tienda Harrods’.

Pero los ‘bobbies’ y agentes de Scotland Yard ya lo tenían previsto, como pudieron comprobar los espías ecuatorianos al fotografiar a distancia un papel en manos de un policía londinense con las órdenes de arriba: ‘Assange debe ser detenido bajo cualquier circunstancia. Si sale con inmunidad diplomática, en una valija o en un vehículo diplomático, hay que detenerlo’.

Otro de los planes para salvar al australiano proponía ‘nombrar a Assange su representante ante las Naciones Unidas’. No era nada seguro, porque ‘este nombramiento puede ser revocado por la Asamblea General de la ONU’. Pero el documento aporta la solución: la revocación ‘tomaría tiempo y puede ser aprovechado para que Assange pueda refugiarse en territorio ecuatoriano para ser protegido’.

Ni caso. Muchos planes, pero el tiempo ha pasado y nada de nada. Ha llegado antes la prescripción de algunos de los delitos de los que se acusa en Suecia a Assange. Quito y Estocolmo ha están en contacto para llegar a un acuerdo sobre el resto de cargos que afronta el Sr. Huésped. Esa salida sería más airosa.

Artículos relacionados