El hombre fuerte de la fa­milia compra casi 9.000 ac­ciones del fa­bri­cante de en­vol­turas

Los March, a lo de suyo de siempre: un 10% de Euskaltel, Viscofán y BME

La irrup­ción de Alba en la ope­ra­dora man­tiene la es­tra­tegia de crecer paso a paso en las otras dos

Drugstore_Juan March, de crímenes y fundaciones
El viejo patriarca, Juan March.

Los March dis­paran en la bolsa es­pañola por tie­rra, mar (el Mediterráneo, el de los pi­ra­tas) y aire justo antes del co­mienzo del pe­ríodo es­ti­val. Y lo hacen con grandes ope­ra­ciones como la compra del 8% de Euskaltel o con más mo­destas com­pras pun­tuales de al­gunos de los miem­bros más re­le­vantes de la fa­milia como las rea­li­zadas por Juan March de la Lastra en Viscofán, de donde es con­se­jero. La com­pañía fa­bri­cante de en­vol­turas ce­lu­ló­sicas es una de las grandes apuestas de la casa en los úl­timos tri­mes­tres.

Juan March de la Lastra es el nuevo presidente de Banca March desde el pasado mes de abril. El nuevo hombre fuerte de una de las mayores fortunas del país ha adquirido 8.986 acciones en la última semana de junio a precios comprendidos entre los 55,5 y los 56 euros por título. Son sus primeras compras desde que en mayo fue nombrado consejero dominical de Viscofán en representación de Corporación Financiera Alba, el brazo armado en los mercados de la familia March.

Las compras refuerzan el compromiso de la casa March con la compañía navarra. Durante todo el año pasado, Alba registró una fuerte actividad compradora en el valor, en el que superó el 5% del capital hace ahora doce meses. Desde entonces, ha seguido la estrategia de la mancha de aceite. Ya cuenta con el 6,79% del capital y, según fuentes del mercado, el objetivo del grupo es seguir ganando terreno en el valor hasta al menos un 10%. Las compras del consejero de los March no son sino una demostración más de confianza.

Es ahí, en los porcentajes de dos dígitos, donde Alba se encuentra más cómoda con sus participaciones. En Bolsas y Mercados Españoles (BME), su otra gran última apuesta en la bolsa española, ya suma un 8,28% que le ha convertido en el primer accionista del hólding. La irrupción de Alba en el capital de Euskaltel no interrumpirá la estrategia de crecer paso a paso en las dos empresas que se han convertido en pieza clave de la estrategia del hólding de inversiones.

Lo mismo puede ocurrir con la nueva ‘adquisición’ de Alba. Ha comprado el 8% de Euskaltel en el proceso de oferta pública de venta del grupo de telecomunicaciones, que empezó a cotizar este miércoles. La intención de los March era adquirir un 10% desde el primer momento, pero la fuerte demanda recibida por la compañía vasca obligó al grupo a conformarse con un porcentaje inferior que en cualquier caso le convierte en el segundo accionista de la empresa.

El paquete de títulos de Alba en Euskaltel está valorado en alrededor de 100 millones de euros, muy por encima de los 400 millones que el hólding inversor tenía en concepto de posición de caja al cierre del primer trimestre del año. Además, de esa cifra ya estaban descontados los casi 150 millones que Alba ha comprometido para la compra de la sede de Ahorro Corporación Financiera en Madrid.

Por lo tanto, los March tienen la cartera llena de billetes después de que la subida de la valoración de Aena de cara a su salida a bolsa impidiera la formación de un núcleo duro para el que Alba había reservado la friolera de 640 millones de euros. Un montante que desde el momento del desembarco fallido en el gestor de aeropuertos está buscando nuevos objetivos. Euskaltel ha sido el primero a gran escala.

Además, Alba sigue en plena reordenación de su cartera histórica de participaciones, lo que le está reportando una buena dosis de liquidez extra. Su participación en el grupo constructor y de servicios ACS, que a finales de 2013 superaba el 18%, ahora se ha reducido hasta el 12,4%. Las ventas son continuas y según fuentes del mercado continuarán en los próximos meses. En el primer trimestre de este año, también vendió un 3,10% de Acerinox en una colocación acelerada y un 0,61% de Indra.

Y fuera del mundo cotizado, el hólding vendió el pasado mes de febrero su 12,3% en Pepe Jeans junto con otros accionistas de la compañía. Un reajuste en toda regla que ha puesto en manos de los March toda la artillería posible para alcanzar el 10% en sus tres nuevas grandes apuestas bursátiles para cumplir con su objetivo número uno en cada operación: ser un inversor de referencia con voz y voto en las compañías.

Artículos relacionados