Andbank se lleva el mayor cas­tigo en un mes al perder 126,45 mi­llones

Secuelas de Banco Madrid: fuga de 236 millones de los bancos andorranos en España

El es­cán­dalo merma su saldo de de­pó­sitos tras la fuerte cap­ta­ción en fe­brero

Oficina de AndBank
Oficina de AndBank

El es­cán­dalo de Banca Privada de Andorra (BPA) y la in­ter­ven­ción de Banco Madrid, su fi­lial en España, ha gol­peado a las tres en­ti­dades an­do­rranas con pre­sencia en España. Justo en marzo, cuando se des­tapan todas las irre­gu­la­ri­da­des, Banco Madrid, Andbank y Banco Alcalá (propiedad de Credit Andorra) han su­frido una fuga de 236,23 mi­llones de euros en de­pó­sitos res­pecto al mes an­te­rior, en el que la cap­ta­ción de aho­rros fue muy in­tensa por parte de estas en­ti­da­des. Andbank es el banco que mayor im­pacto ha su­frido en tan sólo un mes.

La intervención de Banco Madrid el pasado 10 de marzo, ante las sospechas sobre su matriz Banca Privada de Andorra (BPA) por blanqueo de capitales, ha pasado factura a la imagen de todo el sistema financiero andorrano y ha tenido sus consecuencias directas sobre las entidades del Principado que tienen presencia en España, centrado principalmente en el negocio de banca privada.

Banco Madrid, BPA y Banco Alcalá, propiedad de Credit Andorra, han sufrido una fuga de depósitos conjunta de 236,23 millones de euros respecto al saldo que habían alcanzado un mes antes, lo que supone un 18% menos, según consta en los balances difundidos por la Asociación Española de Banca (AEB).

Pese a todo, los bancos andorranos presentes en España gestionan en conjunto más de 1.000 millones de euros al cierre del primer trimestre y serán claves las cifras de meses posteriores para comprobar si se trata de una retirada puntual en pleno escándalo o una pérdida de confianza por parte de los clientes que han confiado a estas entidades sus ahorros.

Esa confianza parecía a pruebas de bombas en febrero, cuando estos bancos captaron depósitos de manera considerable y elevaron sus saldos muy por encima de lo que habían acumulado en meses anteriores, aunque con una pequeña disminución en enero.

El banco más impactado ha sido Andbank que, tan sólo en marzo, ha visto cómo se escapaban 126,45 millones de euros respecto al saldo de depósitos que habían alcanzado en febrero. Esta entidad es la que más tarde ha apostado por el mercado español y en el último año el crecimiento de su negocio ha sido casi exponencial, tras cerrar la compra de Inversis a Banca March.

Andbank tenía en marzo de 2014 poco más de 79 millones de euros en depósitos de clientes y, pese al castigo sufrido en marzo de este año, aún gestiona 341,46 millones de euros en su filial en España.

Credit Andorra opera en España mediante Banco de Alcalá y su saldo de depósitos de clientes se ha situado a cierre de marzo por debajo de los 100 millones de euros (99,4 millones, en concreto). Esta entidad se ha dejado 44,28 millones, lo que supone un descenso del 30% respecto a los 143,68 millones que gestionaba en febrero.

De hecho, Banco de Alcalá fue el que más captó en términos porcentuales (21%) a primeros de año entre los bancos andorranos con presencia en España. La fuga que ha sufrido en el mes en el que se produjo la intervención de Banco Madrid sitúa su saldo incluso por debajo del que tenía un año antes, cuando superaba ligeramente los 102 millones de euros. Eso sí, al cierre de ejercicio había ampliado esa cifra hasta cerca de los 120 millones de euros.

Menor castigo

Precisamente, la menor fuga de depósitos ha sido la sufrida por Banco Madrid, al menos en términos porcentuales. La entidad intervenida cuando estaba como presidente José Pérez se ha dejado en marzo 65,5 millones de euros, un 9,61%, respecto a los 680,98 millones de euros que tenía en depósitos de clientes en febrero.

Pese a todo, Banco Madrid gestionaba 615,48 millones de euros a cierre de marzo, lo que supone un incremento del 30% respecto a los depósitos de clientes que tenía un año antes. Los ahorradores, desde luego, mostraban su confianza en una pequeña entidad que estaba controlada por un grupo andorrano sobre el que ya existían numerosas sospechas y que ha acabado en un proceso de liquidación.

El Gobierno de Estados Unidos ya había alertado en agosto de 2014 a las autoridades de Andorra para que tomara medidas urgentes para evitar el blanqueo de capitales que se producía en algunos de sus bancos. Sin embargo, el primer ministro de Andorra negaba haber recibido avisos desde el año pasado, una vez que se había producido la intervención de BPA y su filial en España.

Artículos relacionados