Es el primer banco eu­ropeo con un acuerdo con Google, Facebook, Linkedin y Twitter

BNP Paribas se adelanta al BBVA tan tecnológico y se alía con cuatro gigantes digitales

El sector fi­nan­ciero teme la com­pe­tencia que pueden plan­tear este tipo de com­pañías

La banca digital.
La banca digital.

Ver para creer. Tanto ha­blar para no decir nada. Y se le han ade­lan­tado en toda regla mie­tras se re­creaba en su dis­curso. El pre­si­dente del BBVA, Francisco González (FG), ha sido uno de los aban­de­ra­dos, casi hasta la ex­te­nua­ción, de la re­vo­lu­ción di­gital de la banca. Varias voces del sector se han su­mado más re­cien­te­mente a ese im­pa­rable pro­ceso, aunque con menos in­sis­ten­cia, y han ad­ver­tido de cómo al­gunos grandes grupos di­gi­tales del mundo po­dían con­ver­tirse en unos com­pe­ti­dores en el ne­gocio tí­pi­ca­mente ban­ca­rio. Pero BNP Paribas, sin ha­blar tanto, le ha to­mado la de­lan­tera.

Ante esa potencial amenaza, la respuesta ha venido desde el norte de los Pirineos. El grupo francés BNP Paribas ha firmado acuerdos con cuatro de los gigantes digitales mundiales: Google, Facebook, Linkedin y Twitter. De esta manera, se convierte en el primer banco europeo que se une "al enemigo" para poder desarrollar su propia estrategia digital.

La digitalización de la banca y el uso de nuevos canales por parte de los clientes para relacionarse con un banco es una realidad. Todo indica que irá a más, no se sabe si hasta el punto que profetiza el presidente del BBVA desde hace años de manera machacona o con algo más de mesura, como sostienen algunos colegas competidores.

Prueba de ello es el paso que ha dado BNP Paribas. Ante los temores de algunos por la potencial competencia que pueden suponer determinadas compañías, el grupo galo ha entablado una serie de acuerdos con Google, Facebook, Linkedin y Twiter. Se trata del primer banco europeo, con presencia en 75 países de todo el mundo (incluido España) que establece estas relaciones en todo el mundo y supone una ratificación de su plan estratégico de digitalizar el grupo para mejorar en su actividad principal: el negocio puramente bancario.

El consejero delegado de BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, ha indicado que tienen más de 500 millones de "interacciones digitales con sus clientes al año, lo que nos convierte en uno de los principales actores". La intención del banco galo con los acuerdos alcanzados es "reforzar nuestra relación con los clientes y potenciales clientes a través de estas plataformas", sostiene Bonnafé.

No obstante, los responsables de BNP Paribas tienen muy claro que su intención no es convertirse en una compañía tecnológica, como llegó a afirmar recientemente FG respecto a sus planes de futuro del BBVA. El objetivo principal es ofrecer a sus clientes una "experiencia bancaria" que incluya flexibilidad y todas las alternativas posibles.

En el fondo de los cuatro acuerdos alcanzados subyace una intención del banco de colaborar con las cuatro compañías digitales para analizar y gestionar "nuevas oportunidades de negocio", en un momento en el que la relación de los clientes con sus entidades se ha desplazado de manera vertiginosa con el uso de los móviles, sobre todo para asesoramiento o gestión de sus cuentas.

Viejos conocidos

La alianza de BNP Paribas con los cuatro gigantes digitales del mundo no se ha producido de manera precipitada. El grupo financiero ya mantenía una relación con todos ellos desde hace más o menos tiempo, aunque ahora se tratará de potenciar de una manera más interactiva.

Según el banco francés, el acuerdo de colaboración con Google es una oportunidad para conseguir "una mayor accesibilidad de los servicios a un número de personas más numeroso y una mejor adaptación de la oferta de servicios a las necesidades de los clientes". BNP Paribas fue el primero en lanzar un servicios para clientes en Google+ en 2013 y cada año se realizan más de 110 millones de solicitudes a la entidad.

Mientras tanto, la alianza con Twitter pretende favorecer la "digitalización de los negocios" del banco y "abrir nuevos horizontes", sobre todo en el uso de la información disponible. BNP Paribas lanzó su primera cuenta en Twitter en 2009 y ha sido pionero en el uso de esta plataforma en Francia al abrir un canal de atención al cliente.

Casi por las mismas fechas, el grupo galo también lanzó un servicio de atención al cliente en Facebook, en el que ha logrado 3,6 millones de seguidores. El objetivo ahora es intensificar la relación en algunas actividades como el tenis, el cine o la innovación, que el propio banco patrocina. Todo enfocado a una mejora de la marca.

El paso dado por BNP Paribas es muy significativo ya que se produce justo en el momento en el que el sector financiero español, más allá de las profecías del presidente del BBVA, se debate cómo poder frenar a esos gigantes tecnológicos que pueden entrar de lleno en el negocio bancario.

Tal vez la solución sea la de los franceses: si no se pueden vencer, por el rápido avance de las tecnologías, lo mejor será aliarse con ellos. Al menos por el momento, hasta que los reguladores tomaran medidas similares sobre las compañías que pretenden desarrollar una actividad bancaria pero al margen de las exigencias que se imponen a los bancos tradicionales.

Artículos relacionados