Hace un mes, Vasile había amor­ti­zado todas sus ac­ciones pro­pias equi­va­lentes al 10% del ca­pital

Mediaset y Atresmedia, atenazados por las dudas, desaprovechan el tirón bursátil

Los múl­ti­ples re­cursos pre­sen­tados ante el Tribunal Supremo pueden di­na­mitar el Plan Nacional de la TDT

Mediaset España
Mediaset España

La in­cer­ti­dumbre dentro del duo­polio te­le­vi­sivo es pal­pable y pese a la buena marcha de los fun­da­men­tales del ne­gocio (penetración, in­gresos pu­bli­ci­ta­rios y cos­tes), el mer­cado se está vol­viendo algo es­quivo con los dos grandes grupos que do­minan el co­ta­rro: Mediaset y Atresmedia. El ba­lance bur­sátil del año es bueno, pero en los úl­timos tres meses las ac­ciones de ambos gi­gantes han en­trado en un mo­vi­miento casi la­teral y que úl­ti­ma­mente se torna en cas­tigo.

Ni siquiera Mediaset, embarcada en su segundo plan masivo de compra de títulos para ser después amortizados, consigue levantar el vuelo y ganarse el favor del dinero fresco. La acción del grupo italiano escala el 15% en 2015, frente a casi el 19% de su rival aunque bien es verdad que en las últimas semanas las ventas han sido más condescendientes con Mediaset.

Los italianos están acometiendo ahora mismo en un programa de recompra de acciones de hasta un máximo de 170 millones o 14.137.500 de títulos (3,9% del total) con una duración hasta finales de junio. Hasta el 29 de mayo ha recomprado 1,379 millones de acciones a un precio medio de 11,97 euros con una inversión de 16,5 millones (9,7% del total).

Previamente, a principios del mes de mayo, el grupo televisivo dirigido por Paolo Vasile había amortizado en bloque todas sus acciones propias, adquiridas en un largo proceso de compras. Se trató de una operación sobre el 10% del capital que a precios de mercado hubiera ascendido a cerca de 500 millones de euros.

El obetivo es im¬pulsar el be¬ne¬ficio por ac¬ción y el di¬vi¬dendo, op¬ciones que nor¬mal¬mente suelen tener re¬flejo en el mer¬cado. Y más aún si la de¬ci¬sión coin¬cide con la puesta en marcha de un con¬curso pú¬blico para ad¬ju¬dicar nuevos ca¬nales de te¬le¬vi¬sión en el que el grupo ita¬liano tiene grandes po¬si¬bi¬li¬dades de in¬cre¬mentar de nuevo las fre¬cuen¬cias en ex¬plo¬ta¬ción.

Las prisas del Gobierno por dejar atado el asunto de los nuevos ca¬nales de TDT se so¬lapa a su vez con in¬tensos ru¬mores que em¬pa¬rejan a Mediaset con otros grandes grupos eu¬ro¬peos del sec¬tor.

El resultado de este concurso abierto por el gobierno es uno de los factores de incertidumbre que pesa sobre el grupo explotador de Telecinco y Factoría de Ficción, entre otros canales. El otro son los múltiples recursos presentados ante el Tribunal Supremo relativos al plan Nacional de la TDT.

El alto tribunal debe decidir si admite las diversas alegaciones que se han presentado al plan que regula este sistema audiovisual. Esta instancia judicial tendrá que decidir si, por ejemplo, da por buenos los argumentos que afirman que esta normativa incumple las leyes españolas y europeas que regulan este sector, e incluso algunas disposiciones dictadas anteriormente por el propio tribunal. En caso de que considerase estas tesis, el Plan Nacional de la TDT pendería de un hilo y podría poner patas arriba el sector a pocos meses vista de unas elecciones generales.

Algunos recursos alegan que se incumple la Directiva Marco de Telecomunicaciones (2002/21/CE) y la Ley 9/2014, al no “garantizar un uso eficiente” del espectro radioeléctrico porque deja la puerta abierta a que, en caso de que las compañías de televisión con licencia para emitir en la TDT cierren algún canal, de forma voluntaria o forzosa, mantengan el espacio del espectro que les fue asignado en un principio.

En cuanto a las últimas cifras de audiencia, sonríen más a los italianos que a la emisora de Planeta. Así en el global de las 24 horas del día, Mediaset sube en mayo 0,8 puntos porcentuales sobre abril hasta 31,8%, Atresmedia cae 0,9 pp hasta el 25,5%, y se sitúa en mínimos desde julio de 2014, y TVE crece 0,5 pp hasta el 17,2%.

En Prime Time, el grupo italiano sube 0,5 pp sobre abril 2015 hasta 31,1%, Atresmedia baja 0,8 pp hasta el 26,0%, en mínimos desde julio de 2014, y TVE sube 0,8 pp hasta el 17,7%.

Artículos relacionados